“Estamos vivos que es lo importante, aunque sin luz”

“Estamos vivos que es lo importante, aunque sin luz”

 

“Estamos vivos que es lo importante, aunque sin luz”
Foto suministrada que muestra una cerca destrozada. (FUENTE EXTERNA)

La parte alta de Fort Myers despertó el jueves con un sol radiante, ausencia de lluvias y mucho calor, mientras zonas cercanas a la playa aún permanecían bajo agua y los escombros y rastros de destrucción, signos del paso del huracán Ian por la costa oeste de La Florida. 

La dominicana Maribeida Reynoso fue de los residentes en el condado Lee que, dado su ubicación, se encontraban fuera de los efectos del ciclón categoría 4 que tocó tierra en la tarde del miércoles cerca de Cayo Costa.

Sin embargo, los fuertes vientos de Ian derrumbaron cercas, dejaron casas sin techos, árboles en las calles y varios pies menos de inundaciones en comparación a los alcanzados en Fort Myers Beach, la parte más afectada, indicó Reynoso, quien dijo que la situación se repite en el caso de sus conocidos.

Ante la inminente llegada del huracán a las costas de La Florida, las autoridades del estado comenzaron a cortar el servicio de energía eléctrica a partir de las 12:00 del mediodía del pasado miércoles, en el lugar donde reside la dominicana fue el último que sufrió el corte de luz y, desde la 1:30 hasta las cinco de la tarde del jueves, no había sido restablecido. 

Dominicanos se ponen al día

El huracán Ian desató toda su furia en la zona de Clean Water en Tampa, donde vive una gran comunidad dominicana, y fueron evacuados casi por completo. Algunos fueron trasladados a refugios y a hoteles y otros acogidos en los hogares de compatriotas donde el huracán de categoría 4 llegaría con menos fuerza. Algunos todavía no han salido de los lugares donde se refugiaron para poder presenciar la magnitud de los daños y pérdidas materiales en sus residencias. Por el momento, el presidente Biden ha declarado a La Florida como zona de desastre, lo que permitirá a los residentes del estado buscar asistencia individual de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

Aunque, al momento de Reynoso hablar con Diario Libre, había unidades que trabajaban para devolver la electricidad a la zona donde vive, debido a la cantidad de comercios que alberga, así como el cuerpo de bomberos y una cárcel preventiva que, también, están ubicados en la zona. 

Indicó que las personas abarrotaron una estación de gasolina que se encontraba abierta el jueves, pero otros negocios, como los supermercados, se encontraban cerrados, lo que se extenderá en aquellos lugares donde el fenómeno atmosférico dejó mayores daños.

Las autoridades de La Florida aún se mantienen cautas ante la cantidad de muertos por el huracán Ian, sin embargo, Maribeida Reynoso cree que hay una cantidad considerable ante lo que vivió Fort Myers Beach, lo que calificó de “desastre” y más porque supo de personas que no acataron las órdenes de evacuación obligatoria.

Tampa se recupera, pero sigue a oscuras

“Estamos vivos que es lo importante, aunque sin luz y con mucha agua”, dijo con buen ánimo la señora Rosa Sanz al conversar con Diario Libre.

Tampa era una de las zonas en la que Ian llegaría con toda su furia, pero al igual que en Fort Mayers, la parte baja sufrió menos daños. 

“Los dominicanos que fueron evacuados de sus casas y están en refugios han informado que se encuentran bien y eso es lo importante. Con los que todavía no hemos podido comunicarnos son con los que residen en Clean Water, pues por ahí la cosa fue más fuerte”, dice Sanz.

Doña Rosa, que utilizó su casa para albergar a algunos dominicanos que habían sido trasladados a hoteles, por el peligro de inundación de sus residencias por el inminente paso del huracán Ian, aseguró que hay miles de personas sin electricidad y dice estar agradecida por haber salido viva del azote del huracán categoría 4.

“No quiero ni imaginar lo que hubiese pasado si el ojo hubiese tocado esta zona de Tampa. Si miras lo que pasó aquí en 1921, fue terrible”, dijo Rosa.

Ian es actualmente uno de los huracanes más potentes que ha azotado la zona del suroeste de La Florida, y que tocó tierra este miércoles alrededor de las 3 de la tarde, dejando a su paso inundaciones, personas atrapadas y miles de hogares destruidos.

Se espera que las lluvias se mantengan hasta el sábado, mientras el huracán sigue su curso hacia Carolina del Sur.


Publicar un comentario

0 Comentarios