Los retos ambientales de República Dominicana

Los retos ambientales de República Dominicana

  Dominikanische Republik I Nationalpark I Parque Nacional de Nuevo Valle

El asesinato del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales de República Dominicana, Orlando Mera, ha conmocionado al país centroamericano. La muerte de Mera se produjo un día antes de la puesta en marcha de un programa de pagos de compensación en el Parque Nacional de Valle Nuevo, en el que se desarrollan actividades agrícolas. Este hecho ha sido criticado duramente por ambientalistas de República Dominicana ya que ahí “nace la fuente de agua más importante del país”, asegura a DW Eleuterio Mart, quien fuera presidente del comité técnico que creó esta área protegida en 1983.

“El Parque de Valle Nuevo es la ‘Madre de las Aguas’ por el volumen de agua que produce y que distribuye a los cuatro puntos cardinales y a cuatro grandes cuencas de agua de las siete estratégicas del país”, complementa a DW Milton Martínez, docente investigador de la Escuela de Agronomía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

“La pérdida trágica y repentina del ministro Orlando Mera representa el potencial estancamiento del proceso de rescate de esta área protegida en la vertiente norte, en tanto que la vertiente sur permanece con ocupación militar, en una especie de letargo a la espera de que se apliquen las medidas para la eliminación definitiva de las actividades agrícolas, que tiene plazos vencidos y otros por vencer”, explica a DW Nelson Bautista, Coordinador de la Fundación Acción Verde.

“Los grandes empresarios son los que tienen muchos intereses en el parque”, apunta Mart, actualmente Vicepresidente de la Academia de Ciencias de República Dominicana. “El gobierno va a pagar a los campesinos, los grandes ahora tienen que retirarse”, considera.

Se trata de una cuestión que arrastra el país centroamericano desde hace años. “Hay agricultores ausentes que ocupan hectáreas por décadas y que arman viviendas improvisadas para los migrantes”, recuerda Martínez. “La agricultura muy extensiva es el principal problema, pero no el único”, dice, apuntando a la existencia de viviendas en este territorio, así como al “secuestro del agua hacia las periferias del parque”.

Cuestiones pendientes

Se trata de uno de los temas que quedan pendientes tras la muerte de Mera, pero no es el único. Además de concluir la tarea de recuperación del Parque Nacional de Valle Nuevo, su sucesor también tendrá que “emprender el rescate y colocar en condiciones de control de la autoridad varias áreas protegidas como los Parques Nacionales Sierra de Bahoruco, Los Haitises, Nalga de Maco y otros que durante años han sido sometidos a un proceso de depredación con actividades agrícolas y ganaderas”, explica el coordinador de la Fundación Acción Verde.

Para Mart, “el primer reto es la ley de aguas; se está operando con una ley de los años 70”. Asimismo, recordó que “hace mucho tiempo que se está pidiendo una Ley de Ordenamiento Territorial, que está en la Constitución de la República”. Pero “el gobierno ha manifestado su interés en llevar a cabo estas leyes en esta legislatura”, puntualizó el actual vicepresidente de la Academia de Ciencias de República Dominicana.

Otras tareas pendientes son el fortalecimiento de la institucionalidad y el restablecimiento de la autoridad y presencialidad en todo el territorio nacional.

En este sentido, según Martínez, “el problema capital es que la Fiscalía de Medio Ambiente no puede contar con el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente porque siempre está al lado del violador de la ley”. “La concesión minera tiene prioridad por encima del derecho de propiedad de las tierras y se queda con el agua, aunque la ley dice que es de propiedad pública”, agrega, criticando que “el Ministerio de Ambiente es un comodín, el ambiente no es un tema prioritario para el Estado, no hay presupuesto para la agenda medioambiental del país”.

El mejor ataque: una buena defensa

A pesar de los retos pendientes, Bautista considera que el aumento de la conciencia ciudadana en la defensa del patrimonio natural del país, “ha posibilitado el poder presionar un poco más a la clase política sobre la necesidad de cumplir con la legislación vigente y también se han impulsado la aprobación de algunas Leyes necesarias.

Para Bautista, el incremento de la concienciación ciudadana es uno de “los mayores avances en materia medioambiental de la República Dominicana en los últimos años”. Asimismo, asegura que “hay una serie de organizaciones cuya coherencia y persistencia han trascendido al tiempo, se han convertido en un referente moral y su liderazgo ha marcado el norte a seguir”.  “Los funcionarios, los gobiernos, vienen y van, pero los ecosistemas, el patrimonio natural de todo el pueblo, sigue teniendo defensores de voluntad inquebrantable”, concluye.

(ers) /dw.com

Publicar un comentario

0 Comentarios