Abinader desafiado por el Consorcio Azucarero Central CAC

Abinader desafiado por el Consorcio Azucarero Central CAC


Por Germán Reyes

Santo Domingo.- Mientras en medio de una eventual crisis alimentaria a consecuencia del conflicto Rusia-Ucrania el presidente Luis Abinader instó al gobierno a propiciar la siembra y plantación de cultivos que generen productos alimenticios, el Consorcio Azucarero Central, que administra el Ingenio Barahona, dispuso la extinción de platanales con sustancias químicas desde sus troncos.

La denuncia fue formulada por los productores Linares Edward, alias Varón; y Cornelio Reyes Peña, cuyas plantaciones de plátano están ubicadas en los alrededores del batey 1.

De acuerdo a sus informaciones, el CAC dispone que sus empleados echen sustancias químicas en los troncos de las matas de plátano para provocar que mueran.

Nílcido Matos, un agricultor que tiene una demanda en curso, cultiva en un terreno del distrito municipal La Hoya. Asegura que el método de la fumigación aérea de herbicidas que realiza el Consorcio a sus plantaciones de caña le ha dañado sus sembradíos cuando la sustancia llega a predios colindantes. Ahora pelea por una producción de guineos que perdió

Edward y Reyes dijeron que llevan 44 y 22 años, respectivamente, en sus labores agrícolas en esas tierras.

“Esa es la única vía que tenemos para conseguir el sustento de la familia y el de nosotros mismos”, declaró Reyes Peña.

“Esa es una acción criminal”

El agrónomo Manuel Pérez, vocero de los pequeños productores agrícolas de la región de Tamayo y comunidades vecinas, reaccionó con alarmas ante la denuncia formulada por pequeños productores agrícolas de zonas aledañas a algunos de los bateyes del central azucarero.

“Esa es una acción criminal que golpea en la cara las disposiciones del presidente Abinader cuando manda a los funcionarios a estimular la siembra y plantación de rubros que produzcan comida”, dijo Pérez, conocido en su zona como Manuel Lemba.

Pérez encabezó el proceso de resistencia de los agricultores de Tamayo, Galván y otros pueblos a los cuales el CAC les demolió sus cultivos con sus equipos pesados, razón por la que instalaron tres campamentos donde se mantuvieron durante 13 meses hasta que Abinader en febrero pasado les otorgara cientos de miles de tareas.

También la fumigación aérea

Según el experto, los ejecutivos del CAC aplican productos químicos por vía aérea, con avionetas, para acelerar la maduración de sus plantaciones de caña.

“Resulta que una parte de esas sustancias generan partículas que se expanden en el aire y queman las hojas de matas de plátanos y de frutos menores”, dijo el agrónomo Pérez.

En su opinión, esa es una de las razones de sacar a los campesinos que tienen conucos en los alrededores de los campos cañeros y sus alrededores.

Rompen la armonía

El dirigente de los productores recordó que cuando el Ingenio Barahona era administrado por el Estado los campesinos y la producción de caña cohabitaban con armonía.

Agregó que en aquellos años los chivos, las vacas, la producción de alimentos y la crianza de peces en los drenajes “era algo muy natural”.

Asimismo, en aquellos tiempos, los días de pago de salarios a empleados y trabajadores dinamizaban la economía, porque los ingresos se quedaban en los bateyes y comunidades aledañas.

“En este tiempo, en cambio, los ingresos van al gran patrón, el CAC, y una migaja a los trabajadores de tercera, cuarta y quinta categorías”, dijo Pérez.

Fuente: Fututo

Publicar un comentario

0 Comentarios