El hielo marino de la Antártida alcanzó su mínimo histórico, alertó un nuevo estudio

El hielo marino de la Antártida alcanzó su mínimo histórico, alertó un nuevo estudio

 

El hielo marino antártico está en un mínimo histórico y los científicos se preocupan por ese retroceso (UNI BONN/ MICHAEL WEBER)
El hielo marino antártico está en un mínimo histórico y los científicos se preocupan por ese retroceso (UNI BONN/ MICHAEL WEBER)

El hielo marino antártico está en un mínimo histórico y se ha reducido a menos de 772.000 millas cuadradas (1.4 millones de kilómetros) desde que comenzaron los registros, advierte un nuevo estudio científico.

Mientras que el hielo marino del Ártico ha estado desapareciendo durante años como resultado del calentamiento global, hasta hace poco tiempo, el hielo marino de la Antártida estaba teniendo la experiencia opuesta.

Desde finales de la década de 1970, el hielo marino antártico ha experimentado un modesto aumento de alrededor del 1% por décadaSin embargo, las mediciones realizadas en febrero muestran que los niveles de hielo marino en el hemisferio sur se encuentran ahora en un mínimo histórico, desde el comienzo de las observaciones satelitales de los polos en 1978.

La masa helada se encuentra en un mínimo histórico y se reduce a menos de 1,4 millones de kilómetros cuadrados por primera vez desde que comenzaron los registros en 1978
La masa helada se encuentra en un mínimo histórico y se reduce a menos de 1,4 millones de kilómetros cuadrados por primera vez desde que comenzaron los registros en 1978

El 25 de febrero, los niveles de hielo marino en el mar de Bellingshausen, el mar de Amundsen y el mar de Weddell alcanzaron mínimos históricos de alrededor de un 30 por ciento por debajo del promedio de 1981-2010.

Las causas de la variabilidad del hielo marino antártico son complicadas y se han propuesto varios mecanismos en los últimos años, pero no hay consenso científico y el fenómeno sigue sin teorizarse, con mucho por explorar. Y así, la nueva aparición de una extensión mínima de hielo marino fresco en un período de tiempo tan corto llevó a un grupo de investigadores de la Universidad Sun Yat-sen y del Laboratorio de Ingeniería y Ciencias Marinas del Sur de Guangdong (Zhuhai) en China a descubrir qué había ocurrido y por qué.

Utilizando datos que comprenden los años 1979 a 2022 registrados por el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC), los investigadores de la Universidad Sun Yat-sen se propusieron comprender por qué esto era así.

Los pingüinos Adelie permanecen juntos mientras los científicos investigan el impacto del cambio climático en las colonias de pingüinos de la Antártida, en el lado oriental de la Península Antártica, Antártida 17 de enero de 2022.  REUTERS/Natalie Thomas
Los pingüinos Adelie permanecen juntos mientras los científicos investigan el impacto del cambio climático en las colonias de pingüinos de la Antártida, en el lado oriental de la Península Antártica, Antártida 17 de enero de 2022. REUTERS/Natalie Thomas

Su análisis reveló que, en verano, la termodinámica domina los procesos que hacen que el hielo marino se derrita. Un análisis de balance de hielo marino implica una consideración de la cantidad de entradas versus salidas del sistema de hielo marino, en otras palabras, el hielo marino que se agregó y el que se perdió, junto con la dinámica (incluidas las contribuciones de advección y divergencia) y la termodinámica (procesos relacionados con la congelación y fusión) que afectan esto. El análisis del balance de hielo marino se llevó a cabo para cubrir las temporadas de derretimiento y luego conectarlo con la circulación atmosférica durante los mismos períodos.

Según el equipo, esto ocurre a través de anomalías en el transporte de calor hacia el polo en los mares de Bellingshausen/Amundsen, el océano Pacífico occidental y el mar de Weddell oriental en particular.

La radiación infrarroja y la luz visible también aumentan en verano, como resultado de la retroalimentación positiva del ‘albedo’ (la blancura de la superficie) y la temperatura. Cuanto más blanca es la superficie, mayor es la reflexión de la radiación, mientras que cuanto más oscura es la superficie, mayor es la absorción.

Científicos argentinos Mariela Torres y Nathalie Bernard toman muestras de suelo antártico para su proyecto de uso de microorganismos nativos para limpiar polución de combustibles y, potencialmente, de plásticos en la Antártida. 30 de enero, 2022 (Florencia Brunetti/Handout via REUTERS)
Científicos argentinos Mariela Torres y Nathalie Bernard toman muestras de suelo antártico para su proyecto de uso de microorganismos nativos para limpiar polución de combustibles y, potencialmente, de plásticos en la Antártida. 30 de enero, 2022 (Florencia Brunetti/Handout via REUTERS)

El hielo marino es más blanco que el mar oscuro sin congelar, por lo que hay menos reflexión del calor y más absorción, lo que a su vez derrite más hielo marino, produciendo una mayor absorción de calor, en un círculo vicioso”, explicó Qinghua Yang, coautor del estudio.

Sin embargo, para la primavera, la dinámica de la pérdida de hielo en el mar de Amundsen hace que el hielo se desplace hacia el norte, hacia los trópicos, aumentando el derretimiento. Mientras tanto, el nuevo mínimo histórico para el hielo marino se registró casi al mismo tiempo que una combinación de La Niña y un Modo Anular del Sur (SAM) positivo.

SAM es un cinturón de fuertes vientos del oeste o de baja presión que rodea el continente, moviéndose hacia el norte o hacia el sur, mientras que La Niña es un patrón climático de poderosos vientos que soplan aguas cálidas de la superficie del océano desde América del Sur hasta Indonesia en los trópicos.

La mezcla de hielo, una combinación de fragmentos de la plataforma de hielo, nieve arrastrada por el viento y agua de mar congelada, puede actuar como un pegamento para fusionar grandes fisuras en el hielo flotante en la Antártida. (BECK / NASA OPERATION ICEBRIDGE)
La mezcla de hielo, una combinación de fragmentos de la plataforma de hielo, nieve arrastrada por el viento y agua de mar congelada, puede actuar como un pegamento para fusionar grandes fisuras en el hielo flotante en la Antártida. (BECK / NASA OPERATION ICEBRIDGE)

Juntos, tanto SAM como La Niña profundizan el Amundsen Sea Low (ASL), un centro de baja presión atmosférica sobre el sur del océano Pacífico y frente a la costa de la Antártida occidental.

Desafortunadamente, quedan varias preguntas sobre por qué estos fenómenos están causando un derretimiento del hielo marino sin precedentes. “Si la variabilidad tropical está teniendo tal impacto, es esa ubicación la que debe estudiarse a continuación”, agregó Jinfei Wang, uno de los otros autores del artículo.

Juan Manuel Lirio geólogo del Instituto Antártico Argentino explicó a Infobae que la reducción del hielo es notoria en la Antártida en las últimas décadas. “Tengo 62 años, y hace 30 años que voy a la Antártida a hace ciencia. Yo estudio lagos del norte de la península antártica, muy cercanos a las bases antárticas argentinas y vemos allí como los glaciares están retrocediendo y se forman cada vez más lagos, en cantidad y superficie”, explicó Lirio.

Los lagos que hay debajo de la capa de hielo de la Antártida pueden ser más hospitalarios de lo que se pensaba anteriormente, lo que les permitiría albergar más vida microbiana (PETER BUCKTROUT, BRITISH ANTARCTIC SURVEY)
Los lagos que hay debajo de la capa de hielo de la Antártida pueden ser más hospitalarios de lo que se pensaba anteriormente, lo que les permitiría albergar más vida microbiana (PETER BUCKTROUT, BRITISH ANTARCTIC SURVEY)

Y agregó: “Desde 1985 se han duplicado la cantidad de lagos en la Antártida, producto del retroceso de los glaciares. Lo preocupante es que la Antártida es el mayor espejo blanco de superficie que tiene la Tierra y sirve para rechazar la luz solar y evitar el calentamiento global. Es la principal ´heladera´ que tiene el planeta. Cuando el hielo marino que rodea al continente se derrite, esa superficie blanca que rechazaba el calor, ahora se transforma en azul, que es el agua, que lo atrae”.

El estudio se produce poco después de que la investigación revelara que los niveles globales del mar podrían aumentar hasta 3 metros si el glaciar Thwaites en la Antártida Occidental se derrumba. El aumento del nivel del mar amenaza a ciudades desde Shanghái a Londres, a franjas bajas de Florida o Bangladesh, ya naciones enteras como las Maldivas.

En el Reino Unido, por ejemplo, un aumento de 6,7 pies (2 metros) o más puede hacer que áreas como Hull, Peterborough, Portsmouth y partes del este de Londres y el estuario del Támesis corran el riesgo de quedar sumergidas. El colapso del glaciar, que podría comenzar con décadas, también podría sumergir ciudades importantes como Nueva York y Sydney. Partes de Nueva Orleans, Houston y Miami en el sur de los EEUU también se verían particularmente afectadas.

El estudio se produce poco después de que la investigación revelara que los niveles globales del mar podrían aumentar hasta 3 metros si el glaciar Thwaites en la Antártida Occidental se derrumba
El estudio se produce poco después de que la investigación revelara que los niveles globales del mar podrían aumentar hasta 3 metros si el glaciar Thwaites en la Antártida Occidental se derrumba

La Antártida contiene una gran cantidad de agua. Las tres capas de hielo que cubren el continente contienen alrededor del 70% del agua dulce de nuestro planeta, y todo esto se debe al calentamiento del aire y los océanos. Si todas las capas de hielo se derritieran debido al calentamiento global, la Antártida elevaría el nivel global del mar en al menos 183 pies (56 m). Dado su tamaño, incluso pequeñas pérdidas en las capas de hielo podrían tener consecuencias globales.

Además del aumento del nivel del mar, el agua de deshielo ralentizaría la circulación oceánica mundial, mientras que los cinturones de viento cambiantes podrían afectar el clima en el hemisferio sur. En febrero de 2018, la NASA reveló que los eventos de El Niño hacen que la plataforma de hielo de la Antártida se derrita hasta diez pulgadas (25 centímetros) cada año.

El Niño y La Niña son eventos separados que alteran la temperatura del agua del océano Pacífico. El océano oscila periódicamente entre más cálido que el promedio durante El Niño y más frío que el promedio durante La Niña. Usando imágenes satelitales de la NASA, los investigadores descubrieron que los fenómenos oceánicos causan que las plataformas de hielo antárticas se derritan y al mismo tiempo aumentan las nevadas.

En marzo de 2018, se reveló que más de un glaciar gigante del tamaño de Francia en la Antártida está flotando en el océano de lo que se pensaba anteriormente. Esto ha generado temores de que podría derretirse más rápido a medida que el clima se calienta y tener un impacto dramático en el aumento del nivel del mar.

Fuente: Infobae

Publicar un comentario

0 Comentarios