Estuvo preso 37 años y era inocente: un testigo admitió ahora que había mentido a cambio de drogas y sexo

Estuvo preso 37 años y era inocente: un testigo admitió ahora que había mentido a cambio de drogas y sexo




 

Un hombre de Filadelfia salió de la cárcel el lunes, 37 años después de haber sido condenado por el asesinato de una mujer, una acusación que ha negado con vehemencia, y después de que un tribunal federal determinara que los fiscales suprimieron las pruebas del falso testimonio prestado por un testigo clave, informó la Fiscalía.

La liberación de Willie Stokes se produce después de que el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Este de Pensilvania anulara su condena por asesinato la semana pasada, concluyendo que el Estado violó los derechos constitucionales de Stokes al “ocultar” pruebas cruciales sobre el falso testimonio de un testigo clave en el caso, según los documentos judiciales.

El tribunal ordenó que Stokes fuera juzgado de nuevo en un plazo de 120 días o puesto en libertad, y la Fiscalía de Filadelfia reconoció que las pruebas suprimidas desmoronaban la base legal de la acusación y “socavaban fatalmente la confianza” en la condena de Stokes.

Se espera que Stokes comparezca ante el tribunal el 27 de enero, cuando la oficina del fiscal del distrito probablemente informará de su decisión final de desestimar el asunto o volver a juzgarlo, dijo su abogado Michael Diamondstein en una entrevista el lunes.

Esta tarde ha respirado por primera vez en libertad después de casi 40 años, y está muy contento y humilde”, dijo Diamondstein, y añadió que el primer deseo de Stokes tras ser liberado fue ir “a por un hoagie de carne en conserva”.

El lunes, el fiscal del distrito de FiladelfiaLarry Krasner, reconoció que el “extraordinario” caso de Stokes formaba parte de las malas prácticas policiales y de la fiscalía que fueron omnipresentes “durante los llamados años 80 y 90 de dureza contra el crimen, y que desgraciadamente persisten en demasiadas jurisdicciones hoy en día”, dijo en un comunicado de prensa.

Los fiscales tienen la obligación de buscar la justicia y de redefinir el éxito de la fiscalía, no por las ‘victorias’ en forma de condenas, sino por la precisión y la equidad en la resolución de las investigaciones y los procesos penales”, añade la declaración.

Krasner señaló que el calvario legal de Stokes de casi cuatro décadas -durante el cual presentó numerosos recursos de amparo y apelaciones para anular su condena, sólo para ser rechazados por motivos de procedimiento- subrayó “la urgencia del sistema jurídico penal que busca la justicia por encima de la finalidad”.

No fue hasta finales de noviembre cuando el Tribunal de Distrito de EE.UU. en Pensilvania accedió a celebrar una vista. Tras revisar las pruebas, la jueza Carol Sandra Moore Wells concluyó que durante 37 años los fiscales no revelaron a Stokes ni a sus abogados defensores que Franklin Lee, el testigo clave que le había acusado de asesinato, había admitido que su testimonio era mentira y que había sido condenado por perjurio por ello, por lo que Stokes tenía derecho a una reparación.

En 1984, Lee estaba en la cárcel enfrentándose a cargos de asesinato y violación cuando fue abordado por dos detectives de homicidios que le ofrecieron “sexo, drogas y un trato”, a cambio de inculpar a Stokes, según su testimonio en noviembre.

Dijeron que no cumpliría más de dos a cinco, como mucho siete años”, dijo.

Willie Stokes fue puesto en libertad luego de 37 años en la cárcel por un crimen que no cometió (AP)
Willie Stokes fue puesto en libertad luego de 37 años en la cárcel por un crimen que no cometió (AP)

Lee añadió que para ayudar a persuadirle de que testificara contra Stokes, los detectives permitieron que su novia se reuniera con él en privado en la sede de la policía. En otra ocasión, dijo, los detectives le proporcionaron preservativos y una trabajadora sexual.

Los dos detectives, Lawrence Gerrard Ernest Gilbert, se han enfrentado a acusaciones de utilizar “métodos coercitivos” similares para obtener testimonios falsos de testigos en otros casos, según muestran los documentos judiciales.

Según el Philadelphia Inquirer, las acusaciones surgieron por primera vez hace más de 30 años, cuando un juez federal anuló la condena de Arthur Lester, quien dijo que Gilbert Gerrard utilizaron esas tácticas para coaccionar su confesión. Al menos otros cinco hombres siguen en prisión por condenas manchadas por afirmaciones similares, informó el periódico local.

Durante la vista preliminar de Stokes en 1984, Lee afirmó que Stokes estaba en su “casa bebiendo, fumando y apostando”, y que en su sótano admitió haber matado a Leslie Campbell en el norte de Filadelfia, según los documentos judiciales.

No había ninguna otra prueba que vinculara a Stokes directamente con el crimen. Una segunda víctima superviviente del ataque a tiros testificó que Stokes no era el tirador. Sólo un testigo presencial dijo haber visto a Stokes en la escena del crimen con una pistola en la mano, pero sin disparar.

Pero durante el juicio por asesinato de Stokes, Lee se retractó sorprendentemente de su testimonio, que según los fiscales no era creíble dado su propio historial delictivo.

No obstante, el 21 de agosto de 1984, un jurado condenó a Stokes por asesinato en primer grado y posesión de un instrumento delictivo y lo condenó a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Poco después, también acusaron a Lee de perjurio por su falso testimonio en la vista. Pero esa información nunca fue revelada a Stokes, que podría haberla utilizado para su defensa y el litigio de la apelación.

Stokes tardó décadas en descubrir que la Fiscalía de Filadelfia había procesado a Lee por acusarle falsamente.

Durante la audiencia de noviembre, Lee, de 62 años, testificó que su declaración inicial dada a la policía y en la audiencia preliminar implicando a Stokes en el asesinato de Campbell era falsa.

Sr. Lee, ¿le dijo alguna vez Willie Stokes que había matado a Leslie Campbell?”, le preguntó Diamondstein, el abogado de Stokes, a Lee en la audiencia de noviembre.

No”, respondió.

¿Le dijo alguna vez Willie Stokes que había cometido algún asesinato?”, preguntó el abogado.

No”, respondió.

Tras su testimonio, Lee se disculpó con Stokes -que había estado escuchando por teleconferencia desde la Institución Correccional Estatal de Chester-.

Y me gustaría, para que conste, si puedo, pedir disculpas al señor Stokes y a la familia por el problema que he causado, sinceramente”, dijo.

El abogado de Stokes le aconsejó que no respondiera.

Que conste en acta que está llorando”, señaló Moore, el juez del tribunal de distrito. “Voy a considerar que sus lágrimas indican que acepta las disculpas”.

Tras la vista, Moore recomendó que se anulara la condena de Stokes, al considerar que había una “probabilidad razonable” de que Stokes hubiera sido absuelto sin el testimonio de Lee y concluyó que el veredicto del juicio era “por tanto, poco fiable”.

Lo que ocurrió aquí fue una abominación”, dijo Diamondstein. “Durante demasiados años, las fuerzas del orden de Filadelfia han tratado a los negros y a los marrones como si fueran prescindibles y este caso es un duro recordatorio de que tiene que acabar”, añadió.

Stokes fue liberado de la Institución Correccional Estatal el lunes por la tarde.

(C) The Washington Post.-

Publicar un comentario

0 Comentarios