El Congreso de EEUU aprobó el presupuesto para evitar un cierre del Gobierno

El Congreso de EEUU aprobó el presupuesto para evitar un cierre del Gobierno


 

El Congreso de los Estados Unidos aprobó el jueves un proyecto de ley de financiación provisional en una rara demostración de unidad entre partidos para evitar un paralizante cierre del gobierno y mantener las luces encendidas durante otros dos meses, mientras los líderes demócratas luchaban por negociar la paz entre sus propios miembros en conflicto por la agenda nacional en peligro del presidente Joe Biden.

La votación para financiar agencias federales con una prolongación del actual presupuesto hasta el 3 de diciembre pasó cómodamente con los republicanos de la oposición que apoyan a los demócratas, y la Cámara de Representantes dio luz verde horas antes de la fecha límite de medianocheevitando un cierre parcial del gobierno similar al de fines de 2018 y principios de 2019, que duró 35 días.

La Cámara de Representantes votó por 254 votos contra 175 para mantener las luces encendidas otros dos meses con una resolución que ya había avanzado cómodamente desde el Senado.

“Este es un buen resultado, uno que estoy feliz de que estemos logrando”, dijo Chuck Schumer, el principal senador demócrata, a sus colegas en la cámara antes de la votación, que nunca estuvo en duda. “Con tantas cosas de las que ocuparse aquí en Washington, lo último que necesita el pueblo estadounidense es que el gobierno se detenga”.

El raro ejemplo de cooperación bipartidista viene con los líderes demócratas que intentan llegar a un acuerdo sobre el tambaleante paquete de gasto social de $ 3,5 billones de Biden, que no tiene apoyo republicano, y un proyecto de ley de infraestructura bipartidista de $ 1 billón.

Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, flanquean a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen (Reuters)
Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, flanquean a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen (Reuters)

La Cámara tenía previsto votar el proyecto de ley de inversión en infraestructura por 1 billón de dólares que fue aprobado por el Senado el mes pasado en una votación bipartidista. Desde entonces, los congresistas republicanos se han estado apartando del plan para negar una victoria a Biden.

Sin embargo, no está claro si la votación llegará a producirse. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se enfrentaba a una revuelta por parte de un influyente grupo de demócratas progresistas que exige retenerla hasta que se pacte el proyecto de inversión nacional más grande, el de 3,5 billones de dólares.

Los moderados están presionando por un paquete más pequeño, y las negociaciones al respecto podrían extenderse durante semanas o más.

Nancy Pelosi reunió a su equipo de liderazgo en una reunión celebrada a primera hora de la mañana y salió decidida a seguir adelante, llegar a un acuerdo con Biden y evitar lo que sería un revés de gran repercusión si la votación del proyecto de ley de obras públicas fracasa o tiene que ser desechada.

“Paso a paso”, dijo Pelosi en el Capitolio, sugiriendo que un acuerdo con Biden estaba al alcance. “Este es el camino - no es una bifurcación en el camino”, agregó. “Esta es la parte divertida”.

Además de mantener en funcionamiento las operaciones del gobierno, el proyecto de ley de gastos provisionales proporcionaría ayuda a las comunidades afectadas por huracanes, incendios forestales y otros desastres naturales. También se incluye dinero para ayudar a los refugiados afganos.

La atención se centra en los senadores Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona, demócratas centristas que contribuyeron a la aprobación de ese proyecto de ley bipartidista, pero les preocupa el tamaño global del plan de Biden. Lo consideran demasiado grande, pero han enfurecido a sus colegas al no hacer pública ninguna contrapropuesta.

Joe Manchin, cara visible del ala conservadora de los demócratas. Está en contra el megaplan de Biden (Reuters)
Joe Manchin, cara visible del ala conservadora de los demócratas. Está en contra el megaplan de Biden (Reuters)

Con los republicanos oponiéndose en bloque al gran plan del presidente, ridiculizándolo como un deslizamiento hacia el gasto de estilo socialista, Biden ha estado refugiado en la Casa Blanca tratando de llegar a un acuerdo con los miembros de su propio partido para un logro legislativo emblemático.

El presidente canceló un viaje previsto a Chicago en el que iba a hablar de la importancia de las vacunas COVID-19, se reunió por separado con Manchin y Sinema en la Casa Blanca e incluso apareció en el partido anual de béisbol del Congreso del miércoles por la noche, un gesto de buena voluntad durante el raro evento bipartidista entre los legisladores.

No obstante, hay otra batalla gestándose en el Congreso. Sigue el pulso entre demócratas y republicanos sobre si dar autoridad adicional al Departamento del Tesoro para obtener elevar el techo de deuda más allá del límite actual de 28,4 billones de dólares. Si el Congreso no actúa, podría producirse un incumplimiento histórico de los compromisos en torno al 18 de octubre, según indicó la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Los republicanos no quieren participar en el aumento del límite de la deuda, afirmando que es un problema de los demócratas, que controlan el Congreso y la Casa Blanca.

La Cámara de Representantes aprobó el miércoles por la noche un proyecto de ley que suspende el límite de la deuda hasta diciembre de 2022. Se espera que los senadores republicanos lo bloqueen, posiblemente el jueves.

(Con información de Reuters y AP)


Via | infobae

Publicar un comentario

0 Comentarios