Remolinos azules radiantes y una guardería estelar, las nuevas imágenes capturadas por el telescopio Hubble

Remolinos azules radiantes y una guardería estelar, las nuevas imágenes capturadas por el telescopio Hubble

La galaxia espiral NGC 6956 aparece con sus remolinos estelares que brillan en total esplendor

La galaxia espiral NGC 6956 aparece con sus remolinos estelares que brillan en total esplendor

 Contra un fondo negro como la tinta, los remolinos azules de la galaxia espiral NGC 6956 se destacan radiantemente en una de las últimas y más espectaculares fotografías tomadas por el telescopio espacial Hubble de la NASA.

NGC 6956 es una galaxia espiral barrada, un tipo común de galaxia espiral con una estructura de estrellas en forma de barra en su centro. Esta galaxia existe a 214 millones de años luz de distancia en la constelación de Delphinus.

El telescopio espacial cumplió 32 años de servicio y sigue maravillando con sus imágenes. (REUTERS/NASA)
El telescopio espacial cumplió 32 años de servicio y sigue maravillando con sus imágenes. (REUTERS/NASA)

Los científicos utilizaron el Hubble para obtener imágenes de NGC 6956 para estudiar sus estrellas variables Cefeidas, que son estrellas que se iluminan y se oscurecen en períodos regulares. Dado que el período de las estrellas variables Cefeidas es una función de su brillo, los científicos pueden medir qué tan brillantes se ven estas estrellas desde la Tierra y compararlo con su brillo real para calcular su distancia. Como resultado, estas estrellas son extremadamente útiles para determinar la distancia de los objetos cósmicos, que es una de las piezas de información más difíciles de medir para los objetos extragalácticos.

Esta galaxia también contiene una supernova del Tipo Ia, que es la explosión de una estrella enana blanca que fue acrecentando gradualmente materia de una estrella compañera. Al igual que las estrellas variables Cefeidas, el brillo de este tipo de supernovas y la rapidez con que se atenúan con el tiempo permite a los científicos calcular su distancia.

Ahora, los científicos pueden usar las medidas obtenidas de las estrellas variables Cefeidas y las supernovas del Tipo Ia para refinar nuestra comprensión de la tasa de expansión del universo, también conocida como la Constante de Hubble.

Nube cósmica repleta de estrellas

NGC 6530 es un cúmulo estelar salpicado de estrellas muy grande capturado por el Hubble
NGC 6530 es un cúmulo estelar salpicado de estrellas muy grande capturado por el Hubble

En otra espectacular toma realizada por el telescopio espacial de la NASA, una porción del cúmulo abierto NGC 6530 aparece como una pared de humo salpicada de estrellas. La galaxia es una colección de varios millones de estrellas que se encuentran a unos 4350 años luz de la Tierra en la constelación de Sagitario.

El cúmulo se encuentra dentro de la Nebulosa de la Laguna más grande, una gigantesca nube interestelar de gas y polvo. El Hubble ha fotografiado previamente la Nebulosa de la Laguna varias veces, incluidas estas imágenes publicadas en 2010 y 2011 que tiene una apariencia humeante, con nubes de gas y polvo interestelar que se extienden de un lado a otro de la imagen.

Los astrónomos investigaron NGC 6530 utilizando la Cámara Avanzada para Sondeos y la Cámara Planetaria de Campo Ancho 2 del Hubble. Recorrieron la región con la esperanza de encontrar nuevos ejemplos de próplidos, una clase particular de discos protoplanetarios iluminados que rodean a las estrellas recién nacidas. La gran mayoría de los próplidos conocidos se encuentran en una sola región, la cercana Nebulosa de Orión. Esto hace que la comprensión de su origen y vida útil en otros entornos astronómicos sea un desafío.

El telescopio espacial, con la Tierra detrás sigue maravillando a los astrónomos y público (REUTERS/NASA)
El telescopio espacial, con la Tierra detrás sigue maravillando a los astrónomos y público (REUTERS/NASA)

La capacidad del Hubble para observar en longitudes de onda del infrarrojo cercano, particularmente con la Cámara de Campo Ancho 3, lo ha convertido en una herramienta indispensable para comprender el nacimiento de estrellas y el origen de los sistemas exoplanetarios.

Las capacidades de observación sin precedentes del nuevo Telescopio Espacial James Webb de la NASA/ESA/CSA en longitudes de onda infrarrojas complementarán las observaciones del Hubble al permitir a los astrónomos mirar a través de las envolturas polvorientas alrededor de las estrellas recién nacidas e investigar las etapas más tempranas y más débiles del nacimiento estelar.

Publicar un comentario

0 Comentarios