India, el país donde el coronavirus agravó la crisis de la tuberculosis

India, el país donde el coronavirus agravó la crisis de la tuberculosis

 Un médico revisa un examen de una paciente con síntomas de tuberculosis.

Un médico revisa un examen de una paciente con síntomas de tuberculosis.

Cerca de medio millón de personas murieron de tuberculosis en India en 2021, lo que implica un aumento del 5 por ciento en comparación con 2020 en el país que tiene la mayor carga mundial de casos. De hecho, esta cifra representa poco menos de un tercio de las muertes por tuberculosis en el mundo, según la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Después del COVID-19, la tuberculosis es la enfermedad infecciosa más mortal del mundo, y con la pandemia del SARS-CoV-2 se ha vuelto aún más letal. Debido al coronavirus, los esfuerzos por controlar la tuberculosis en India se vieron afectados por una menor asignación de recursos para el diagnóstico, tratamiento y prevención. Como resultado, muchas personas que sufren de tuberculosis no fueron diagnosticadas ni tratadas.

"La pandemia y los confinamientos asociados interrumpieron el manejo de una serie de enfermedades no relacionadas con el COVID-19, incluyendo la tuberculosis. Lo que preocupa es que no se están haciendo esfuerzos para abordar esa situación", dice a DW Vandana Prasad, un pediatra comunitario y trabajador de la salud pública india.

Causa miles de muertes

La tuberculosis es causada por una bacteria que ataca los pulmones, la Mycobacterium tuberculosis. La enfermedad se propaga principalmente por el aire y afecta mayoritariamente a adultos, especialmente a personas malnutridas e inmunocomprometidas que viven en países en vías de desarrollo. En 2019 era la causa número 13 de muerte a nivel mundial, pero debido a la pandemia, se estima que actualmente es la segunda causa, después del COVID-19.

Infografik Tuberkulose weltweit ES

Prasad señala que después de que la amenaza de la pandemia ha remitido un poco, el sistema sanitario indio no ha sido capaz de poner nuevamente a pleno funcionamiento la inmunización contra la tuberculosis.

Esta mirada es compartida por K. Srinath Reddy, fundador y profesor de la Public Health Foundation of India. El experto señala que los recursos sanitarios indios están enfocados en contener la transmisión del coronavirus, tratar a los pacientes con COVID-19 y también en el masivo programa de vacunación contra este virus.

"Esto redundó en una reducción en la tasa de detección de casos y un aumento en los tratamientos contra la tuberculosis interrumpidos. El sistema de salud tiene que intensificar sus esfuerzos para recuperar el terreno perdido debido a la pandemia", explica Reddy a DW.

Un informe reciente de Haystack Analytics, una firma con sede en Bombay, señala que India sigue teniendo la mayor proporción de casos de tuberculosis del mundo. La información también señala que el 65 por ciento de los casos son reportados en pacientes de entre 15 y 45 años, es decir quienes constituyen el segmento de la población más activo económicamente.

Más muertes, menos casos reportados

Pese a que la tuberculosis se cobró más vidas durante la pandemia del coronavirus, el número de casos notificados había disminuido. En 2020, las autoridades registraron un 41 por ciento menos de casos que en 2019. En 2021, la caída fue del 29 por ciento. En otras palabras, una gran cantidad de casos de tuberculosis simplemente no son registrados por el sistema de salud.

El médico Vikas Bajpai dijo a DW que las muertes por tuberculosis ya aumentaban incluso antes de la pandemia. "El surgimiento de la pandemia se convirtió en una excusa legítima para cerrar la atención a todo tipo de enfermedades que no sean el COVID-19", explicó.

Bajpai señala que el principal problema es que en realidad se ha hecho muy poco para siquiera evaluar el daño causado por la pandemia en el sistema de atención sanitaria. Desde su perspectiva, ha habido interrupciones en el diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis tanto en la demanda como en la oferta.

En 2018, el primer ministro de India, Narendra Modi, había previsto acabar con la tuberculosis en India hacia el año 2025, por delante de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, que espera conseguirlo en 2030.

El Ministerio de Salud de India también recibe la asistencia técnica de la OMS para la planificación, desarrollo de capacidades, supervisión, seguimiento y promoción de la investigación para el Programa Nacional de Eliminación de la Tuberculosis. El presupuesto nacional para enfrentar esta enfermedad ha aumentado un 6,9 por ciento, de 544 millones de dólares en 2020 a 582 millones el año pasado.

Aun así, todo indica que conseguir los objetivos de Modi de acá al 2025 está cuesta arriba. "Se necesita hacer mucho. Ante todo, hay que aumentar los servicios como las visita casa a casa y los exámenes masivos. Para ello tiene que haber voluntad política", dijo Bajpai.

(dz/ct)

Publicar un comentario

0 Comentarios