El Covid-19 arrasa China

El Covid-19 arrasa China

Trabajadores médicos atienden a pacientes en la unidad de cuidados intensivos del departamento de urgencias del hospital Beijing Chaoyang, durante el brote de COVID-19 en Beijing, China, este 27 de diciembre de 2022 (Reuters)

Trabajadores médicos atienden a pacientes en la unidad de cuidados intensivos del departamento de urgencias del hospital Beijing Chaoyang, durante el brote de COVID-19 en Beijing, China, este 27 de diciembre de 2022 (Reuters) 

Tras casi tres años de aislamiento autoimpuesto, China vuelve a abrirse. A principios de diciembre se eliminaron las restricciones a los viajes internos, los requisitos de pruebas masivas y los cierres draconianos de la política de “Covid-cero”. El 8 de enero China reabrirá también sus fronteras. Las personas que lleguen del extranjero ya no tendrán que atravesar una cuarentena. Se permitirán más vuelos a China. Se concederán visados a los viajeros de negocios y estudiantes (aunque todavía no a los turistas). Y los ciudadanos chinos podrán viajar al extranjero sin necesidad de justificarse ante las autoridades.

Pero para hacerse una idea de hasta qué punto ha cambiado la situación de la covigilancia en China, miremos a Japón India. Ahora exigen que los viajeros chinos que llegan al país se sometan primero a una prueba de detección de coronavirus. En el lapso de un par de meses, China ha pasado de ser un país con un número increíblemente pequeño de infecciones a ser, quizás, el mayor foco de Covid del mundo.

Es difícil calcular cuántos chinos se han infectado hasta ahora. Es probable que el gobierno central esté modelando el brote, pero los datos que publica son inútiles. Sólo ha estado informando de unos pocos miles de nuevos casos al día, una cifra muy alejada de la real. Algunos gobiernos regionales han proporcionado estimaciones más plausibles. Las autoridades de Zhejiang, una rica provincia oriental de unos 65 millones de habitantes, declararon el 25 de diciembre que se estaban produciendo un millón de nuevas infecciones al día. Esperan que esta cifra se duplique en torno al año nuevo.

La mayor parte de la población china nunca ha estado expuesta al Covid y muchos ancianos están subvacunados. Por tanto, aunque la variante Omicron del virus causará síntomas relativamente leves en la mayoría de las personas, un gran número de chinos siguen siendo vulnerables a una enfermedad grave. El débil sistema sanitario del país ya está sometido a una enorme presión. En un hospital de Beijing, nuestro corresponsal vio a pacientes ancianos respirando con botellas de oxígeno en camillas que se extendían por pasillos y salas de espera abarrotadas. Los vídeos que circulan por Internet muestran escenas similares en toda China. Ha habido informes de pacientes que han sido rechazados en hospitales de ciudades más pequeñas debido a la falta de camas. Las autoridades afirman que en el país hay unas 10 camas en unidades de cuidados intensivos (UCI) por cada 100.000 habitantes, muy por debajo de lo necesario. También escasea el personal médico. Un funcionario de sanidad ha advertido de que algunas regiones se acercan al “punto crítico” en el suministro de camas de UCI.

Los medicamentos utilizados para tratar el Covid están muy solicitados. En muchas farmacias se han agotado los medicamentos para la fiebre y los analgésicos. El Paxlovid, un antivírico que ayuda a prevenir la enfermedad grave, está especialmente solicitado. Los precios de este medicamento se han disparado y muchos hospitales no disponen de él. Algunos han buscado versiones no autorizadas de Paxlovid enviadas desde el extranjero. Mientras tanto, WeChat, una omnipresente aplicación de mensajería, ha lanzado una función que intenta poner en contacto a las personas que necesitan medicamentos para la fiebre y otros suministros con quienes los tienen.

Según el gobierno, en lo que va de diciembre sólo han muerto 13 personas a causa del Covid. La cifra real es sin duda mucho mayor. China sólo contabiliza como muertes por Covid las que se producen por insuficiencia respiratoria o neumonía. Pero el virus suele causar la muerte al dañar otros órganos. (Gran Bretaña, por ejemplo, cuenta como muerte por coronavirus a cualquiera que fallezca tras haber dado positivo recientemente en las pruebas del virus). Los crematorios de China están muy concurridos. La policía se ha apostado en el exterior de uno de Beijing que ha atraído a los periodistas. A principios de este mes, Airfinity, una empresa de datos con sede en Londres, calculó que probablemente más de 5.000 personas morían de Covid en China cada día. Nuestro modelo predice que, en el peor de los casos, 1,5 millones de chinos morirán a causa del virus en los próximos meses.

En China, como en otros lugares, la vacunación es la mejor herramienta para reducir la mortalidad. Tres inyecciones de una vacuna china proporcionan una protección razonable contra la enfermedad grave y la muerte. Pero, a finales de noviembre, sólo el 40% de los mayores de 80 años habían recibido las tres inyecciones. Algunos fueron vacunados hace tanto tiempo que la eficacia de la vacuna estará desapareciendo. Cuando los casos aumentaron a principios de diciembre, China intensificó sus esfuerzos. La media de dosis administradas pasó de menos de 1 millón al día a más de 3 millones el 21 de diciembre. Pero desde entonces la campaña parece haberse ralentizado de nuevo. Las vacunas extranjeras más eficaces siguen estando prohibidas.

China podría haber hecho más para prepararse para este momento, almacenando medicamentos, administrando vacunas con más urgencia y elaborando directrices de tratamiento. Ahora las autoridades intentan darle la vuelta a la situación. Han cambiado el nombre de la enfermedad causada por el virus de “nueva neumonía por coronavirus” a “nueva infección por coronavirus”, que suena más suave. En una conferencia de prensa celebrada el 27 de diciembre, Li Bin, de la Comisión Nacional de Salud, declaró que China está “librando una batalla para la que nos hemos preparado. No nos vamos a dejar llevar pasivamente”.

Pero un indicio de lo mal que van las cosas puede detectarse en las acciones del líder supremo de ChinaXi Jinping. Cuando el virus estaba bajo control, Xi fue aclamado como el “comandante en jefe” de la “guerra popular” contra el virus. Hablaba a menudo de la necesidad de perseverar en la lucha contra el virus. Sin embargo, desde que empezaron a aumentar los casos, ha permanecido en silencio y solo ha hecho referencias indirectas al brote. El 26 de diciembre declaró que “la prevención y el control de la epidemia en el país se enfrentan a nuevas circunstancias y nuevas tareas”. Esto es un eufemismo.

Cuando el número de infecciones se disparó a principios de diciembre, las calles de Beijing y otras grandes ciudades se vaciaron. Ahora vuelven a llenarse lentamente. Pero la epidemia dista mucho de haber terminado. En las próximas semanas, millones de personas regresarán a sus pueblos de origen con motivo del año nuevo lunar. Propagarán el virus en zonas rurales con sistemas de salud en ruinas. Es probable que se produzcan múltiples oleadas del virus. Por muy mal que estén las cosas hoy en China, la verdadera prueba está aún por llegar.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Publicar un comentario

0 Comentarios