Estufas y camas ‘no aparecieron’ en Samaná

Estufas y camas ‘no aparecieron’ en Samaná

 

  • Estufas y camas ‘no aparecieron’ en Samaná

    Las casas siguen destechadas y en espera de ayuda.

María Tejada Lorenzo
Samaná, RD

Luego de que el Gobierno anunciara que brindará asistencia a los damnificados por el huracán Fiona que afectó gran parte del territorio nacional hace más de un mes, algunos sectores de Samaná todavía no han recibido las ayudas “completas” de lo prometido por las autoridades. 

En el caso de Villa Progreso II y el barrio Panchito, ubicado en Santa Bárbara de Samaná, estos “no han sido agraciados” con raciones de comida suficientes, ni con los artículos del hogar como neveras, estufas y camas; que muchos habitantes perdieron tras el paso del ciclón. 

“Hemos podido conseguir que techaran algunas casas, pero de comer solo fueron 10 cartones de huevos, como 15 sacos de arroz y algunos plátanos. Pero todo eso ha sido atento a ‘pleito’ y reclamos, de lo contrario no llega”, afirmó el dirigente comunitario Israel Quirino. 

Dijo que las autoridades locales les aseguraron estufas y camas, pero “no aparecieron” nunca.    “Esos camiones llenos con todo eso, pasaban en la noche para no dárselas a nadie. Eso fue un robo total. No entiendo para dónde cargaron todo porque aquí no llegó”, agregó Quirino.

  Domingo Mendoza, uno de los residentes afectados, señaló que la mitad de su casa se le fue el techo porque la brisa se lo llevó y todavía nadie le ha dado ayuda. 

“Vivo con mi esposa y mis cuatro hijos. Necesito que me arreglen mi casa, soy pescador y trabajo por temporada, mi esposa es ama de casa. Somos pobres”, explicó el hombre de 47 años. 

En lo relacionado a su experiencia el pasado lunes 19 de septiembre por Fiona, narró que sintió mucha desesperación cuando vio volar el techo y tuvo que moverse con toda su familia hacia cualquier vecino que le abriera las puertas.

 José Maldonado dijo que permanece a la espera de que también arreglen su techado, que hasta el momento un ingeniero ha ido a medir, pero aún nada.   “El zinc mío se fue completo, tuve que arreglar una esquinita para poder dormir de ese lado. Aquí vino un ingeniero, supuestamente dice que esta semana llegará una patana a traer el zinc y la madera”, manifestó Maldonado. 

Otras problemáticas de este sector es el agua y luz, que a estas alturas no poseen.  “No hay agua ni luz. Para la luz nos ingeniamos con alambres sencillos, pero Edenorte no la pone. Tampoco hay agua, para conseguir es con pedazo de tubo, no hay tuberías de agua”, reclamó Quirino.

“El alcalde de Samaná ha metido asfalto en todos lados menos aquí. Y lo de la luz, hicieron un levantamiento para ponerla hace dos años, hasta un contrato y nada. Ahora ni lo cogen el teléfono”, afirmó. 

Publicar un comentario

0 Comentarios