Rusia lanza ataques aéreos contra instalaciones de energía y agua en Ucrania

Rusia lanza ataques aéreos contra instalaciones de energía y agua en Ucrania

 

Rusia lanza ataques aéreos contra instalaciones de energía y agua en Ucrania
Bomberos sacan un cadáver de entre los escombros tras el ataque de un dron contra edificios residenciales en Kiev, Ucrania, el 17 de octubre de 2022. (AP Foto/Yevhenii Zavhorodnii) (AP)

Rusia lanzó el martes ataques aéreos que cortaron los suministros de agua y electricidad a centenares de miles de ucranianos, como parte de lo que el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, ha descrito como una campaña de Moscú para dejar al país sumido en el frío y la oscuridad, y que imposibilita las negociaciones de paz.

Zelenskyy aseguró que casi la tercera parte de las estaciones eléctricas ucranianas han sido destruidas en la última semana, “provocando apagones masivos en el país”.

“No queda espacio para las negociaciones con el régimen de Putin”, tuiteó el mandatario.

Privar a la gente de agua, electricidad y calefacción cuando el invierno empieza a sentirse, y el uso extendido de los llamados drones suicidas han abierto una nueva fase en la guerra de Ucrania. Los ataques parecen tratar de desgastar la notable resistencia que los ucranianos han mostrado en los casi ocho meses desde que comenzó la invasión de Moscú.

En tanto, en el frente, la situación sigue siendo “muy complicada” para las fuerzas rusas en la ciudad de Jersón, en el sur de Ucrania, según el nuevo comandante ruso Sergei Surovikin.

Surovikin dijo a reporteros en Moscú que las fuerzas armadas rusas ayudarían a evacuar a la población civil en anticipación a una ofensiva ucraniana.

Jersón es una de las cuatro regiones que Rusia se anexó ilegalmente el mes pasado. El jefe regional Vladimir Saldo señaló el martes que los residentes de Berislav, Belozersky, Snigiryovsky y Alexandrovsky serían trasladados al otro lado del río Dniéper, lejos de donde los soldados rusos construyen “fortificaciones defensivas a gran escala”.

Saldo llamó a los residentes a conservar la calma y dijo que seguirían “bajo la confiable protección del ejército ruso”.

El viernes pasado, Saldo también había instado a los residentes de Jersón a evacuar. Las autoridades rusas prometen un traslado y hospedaje sin costo a todo aquel que vaya a Rusia, la única ruta que les han ofrecido.

Incluso lejos de las líneas del frente, los servicios básicos ya no están garantizados, pues los ataques rusos por todo el país dañan instalaciones clave a diario.

La última ciudad desprovista de electricidad fue Zhytomyr, donde se ubican bases militares, industrias y bulevares frondosos, y situada a unos 140 kilómetros (85 millas) al oeste de Kiev. El alcalde dijo que toda la ciudad de 250.000 habitantes se quedó sin luz y agua al principio. Las reparaciones devolvieron la electricidad rápidamente a algunas casas, pero 150.000 personas seguían sin luz horas después del ataque matutino, informaron las autoridades regionales.

Pavlo Raboschuk, un reparador de computadoras de 33 años en Zhytomyr, dijo que en su camino al trabajo sólo vio abiertos pequeños comercios que podían estar sin luz.

“Sólo puedo pensar en malas palabras”, manifestó. Se prepara para un “duro y oscuro invierno” y ya tiene provisiones de alimentos deshidratados, ropa abrigadora y baterías.

Los hospitales de la ciudad encendieron sus generadores de respaldo después de un ataque con misiles contra una instalación de energía, declaró el alcalde Serhiy Sukhomlyn.

En la capital Kiev, ataques con misiles dañaron dos instalaciones eléctricas y mataron a dos personas, aseguraron las autoridades de la ciudad. El ataque dejó a 50.000 personas sin electricidad durante algunas horas, informó el operador de las instalaciones.

Los misiles también causaron daños graves en una instalación de energía en la ciudad de Dnipro. Además, hubo ataques en la región nororiental de Sumy.

Rusia está diversificando sus ataques.

Drones cargados con explosivos causaron un incendio en instalaciones de la región sureña de Zaporiyia, reportó el gobernador regional.

Misiles antiaéreos S-300, que Rusia ha estado utilizando como armas terrestres ante la escasez de otros proyectiles, impactaron la ciudad sureña de Mykolaiv. En la ciudad de Járkiv, en el este de Ucrania, ocho cohetes lanzados desde el otro lado de la frontera con Rusia alcanzaron una zona industrial, de acuerdo con el gobernador de la región.

En Zhytomyr, la directora de una escuela, Iryna Kolodzynska, hizo que los estudiantes regresaran a sus aulas 30 minutos después de que dejaron de sonar las sirenas de ataque aéreo. Sin electricidad para sus computadoras, usaron el pizarrón para trabajar en ecuaciones matemáticas.

“No debemos desmoronarnos”, afirmó. “Hay regiones que sufrieron mucho más por la guerra que nosotros”.

Un funcionario occidental, que habló bajo condición de anonimato para poder comentar información de inteligencia, opinó que Rusia está siguiendo una estrategia de “intentar destruir la red eléctrica de Ucrania” con ataques de largo alcance que están causando bajas civiles en lugar de minar a su ejército.

AP

Publicar un comentario

0 Comentarios