Opinión | El brutal ataque de Rusia en todo el territorio ucraniano puede marcar el comienzo de un nuevo capítulo en la guerra

Opinión | El brutal ataque de Rusia en todo el territorio ucraniano puede marcar el comienzo de un nuevo capítulo en la guerra

Autos, en llamas después de los ataques de misiles rusos en Kiev (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

 Autos, en llamas después de los ataques de misiles rusos en Kiev (REUTERS/Valentyn Ogirenko)

Ucrania se preparaba para un ataque. El 8 de octubre, el puente de Kerch, que conecta a Rusia con Crimea, resultó gravemente dañado por una gran explosión. “Se trata de un acto terrorista”, declaró un día después Vladimir Putin, presidente de Rusia, culpando a los servicios de inteligencia ucranianos, aunque Ucrania no ha confirmado ni negado su participación. “Las emociones se han disparado”, dijo el gobernador de Crimea nombrado por Rusia. “Hay un sano deseo de buscar venganza”. El 10 de octubre llegó. Una enorme andanada de misiles se abalanzó sobre Kiev y ciudades de toda Ucrania, haciendo llover una destrucción generalizada y aparentemente indiscriminada.

El ataque concertado, de múltiples ondas y cohetes, comenzó durante la hora punta de la mañana, poco después de las 8, hora local. Fue el mayor desde el día de inicio de la guerra, y la primera vez que el centro de Kiev ha sido atacado. Un portavoz de las fuerzas aéreas ucranianas dijo que Rusia había lanzado 83 misiles, entre ellos misiles de crucero Kalibr disparados desde barcos en los mares Caspio Negro, misiles de crucero Kh-101 disparados desde aviones y misiles balísticos Iskander. Imágenes y vídeos desde el mismo corazón de la capital mostraron edificios calcinados, coches destruidos y árboles derribados. El impacto de un misil dejó un cráter en el principal bulevar de entrada a la ciudad. Otro misil cayó cerca de la estación de tren de la ciudad. Un tercero impactó en el llamado puente de cristal, símbolo de la reciente regeneración de Kiev, donde los residentes se toman selfies panorámicos. Otros impactaron en edificios de oficinas.

La ciudad de Lviv se quedó sin electricidad tras el ataque ruso (REUTERS/Roman Baluk)
La ciudad de Lviv se quedó sin electricidad tras el ataque ruso (REUTERS/Roman Baluk)

Muchos misiles no cayeron cerca de ningún objetivo militar plausible, lo que sugiere que los proyectiles eran imprecisos o que el bombardeo pretendía ser indiscriminado. Se cree que Rusia ha agotado una gran proporción de sus misiles guiados de precisión -hasta el 70% de los que tiene en stock, según una fuente militar occidental- e incluso esas armas han fallado con frecuencia sus objetivos a lo largo de la guerra. Un gran cráter humeante se encontraba a unos metros de un parque infantil en el parque Shevchenko, uno de los más concurridos de la ciudad y que suele estar lleno de familias. Volodimir Zelensky, presidente de Ucrania, grabando un mensaje de vídeo frente a su oficina de Kiev en medio del asalto, dijo que Rusia se había centrado en dos objetivos: las instalaciones energéticas y las personas. “Les ruego -dijo- que no abandonen los refugios. Cuiden de sí mismos y de sus seres queridos. Resistamos y seamos fuertes”. El Ministerio de Defensa de Ucrania se mostró desafiante, tuiteando: “Nosotros. Nunca. Nos rendiremos”. Los canales rusos pro-guerra en Telegram, una plataforma de mensajería social, estaban jubilosos: “Es un día que habíamos esperado durante mucho tiempo”.

Un hombre herido tras el ataque ruso en Kiev (Reuters)
Un hombre herido tras el ataque ruso en Kiev (Reuters)

Kiev no fue el único objetivo. El alcalde de Lviv, en el oeste de Ucrania, dijo que los misiles rusos habían atacado infraestructuras críticas, incluidas las redes de telefonía móvil y las instalaciones de energía agua. Añadió que se estaban utilizando generadores de reserva para bombear agua y que un tercio de los semáforos estaban fuera de servicio. El gobernador de Mykolaiv, una ciudad del sur cercana al Mar Negro, dijo que Rusia había lanzado al menos tres oleadas de ataques en todo el país, y que la tercera incluía 47 misiles. El bombardeo también incluyó diez municiones de merodeo, o drones suicidas, suministradas por Irán y enviadas desde Bielorrusia, dijo. Muchas otras ciudades fueron alcanzadas por bombardeos de varios cohetes, como DniproKryvyi Rih y Zaporizhia, en el centro de Ucrania, y Kharkiv, en el este. Kharkiv se ha quedado completamente sin electricidad. Las autoridades militares de Odessa informaron de que también se habían lanzado misiles y aviones no tripulados contra la ciudad portuaria.

Las defensas aéreas ucranianas interceptaron algunos de los misiles lanzados. Ucrania afirmó que al menos 43 de los 83 misiles habían sido derribados -de ser cierto, una tasa de interceptación impresionante. Oleksiy Kuleba, jefe de la administración militar de Kiev, pidió a los residentes que no fotografiaran ni filmaran los lugares de aterrizaje de los misiles, ni los daños causados a las infraestructuras, presumiblemente para no ayudar a Rusia a determinar qué ataques pasaron y cuál fue su precisión. Pero también hay pruebas de que las defensas ucranianas no dan abasto, con los misiles tierra-aire agotados, y de que la ayuda extranjera ha tardado en llegar.

Un hombre camina al lado de su auto quemado en Kiev (REUTERS/Gleb Garanich)
Un hombre camina al lado de su auto quemado en Kiev (REUTERS/Gleb Garanich)

El ataque puede marcar el comienzo de un nuevo y duro capítulo en una guerra ya cruel. Parece ser una declaración de intenciones de Putin y de Sergei Surovikin, el general nombrado comandante general de la guerra el 8 de octubre. Antes del ataque, un alto funcionario de la inteligencia ucraniana dijo que Ucrania esperaba pocas cosas buenas del nombramiento de un “hombre cruel” con un pasado sangriento. En agosto de 1991 fue uno de los pocos oficiales que siguieron las órdenes de los golpistas que pretendían derrocar a Mijaíl Gorbachov y aplastar un levantamiento democrático. El general Surovikin pasó seis meses en la cárcel, pero fue liberado sin juicio. Luego obtuvo una condena penal, posteriormente anulada, por comercio ilegal de armas. Su ascenso, al parecer, fue fuertemente impulsado por Yevgeny Prigozhin, que tiene su propio ejército privado de mercenarios, el grupo Wagner. El funcionario ucraniano dijo que había estudiado la participación del general Surovikin en Afganistán, en dos guerras chechenas y en la guerra aérea de Rusia en Siria, y que había llegado a una sencilla conclusión: “Es un carnicero”.

Vladimir Putin asiste a una reunión con miembros del Consejo de Seguridad a través de una videoconferencia en San Petersburgo (Reuters)
Vladimir Putin asiste a una reunión con miembros del Consejo de Seguridad a través de una videoconferencia en San Petersburgo (Reuters)

La guerra también puede ampliarse de otras maneras. Bielorrusia, aunque fue un importante punto de apoyo para la invasión inicial de Rusia en febrero, y un trampolín para algunos ataques aéreos desde entonces, ha mantenido sus tropas fuera del conflicto. El 10 de octubre, Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, acusó a Ucrania de “abrir un frente” contra su país. Dijo que él y Putin habían acordado el 7 de octubre desplegar un “grupo regional de fuerzas rusas y bielorrusas”. El jefe de las fuerzas fronterizas bielorrusas había acusado anteriormente a Ucrania de volar los puentes hacia Bielorrusia y de minar las carreteras fronterizas. Sin embargo, no está claro si este grupo se desplegará en Ucrania, lo que supondría un gran avance, o permanecerá en el lado bielorruso de la frontera.

Personas heridas se encuentran en el lugar de un ataque de misiles rusos en Kiev (REUTERS/Vladyslav Musiienko)
Personas heridas se encuentran en el lugar de un ataque de misiles rusos en Kiev (REUTERS/Vladyslav Musiienko)

Mientras tanto, Rusia, incluso mientras golpeaba a Ucrania, estaba lidiando con las secuelas del ataque al puente de Kerch. El 9 de octubre, buzos rusos inspeccionaron el puente para evaluar los daños. Los medios de propaganda rusos pusieron una cara valiente. El tráfico ferroviario y por carretera “se ha restablecido”, insistió Tass, una agencia de noticias estatal. La inteligencia de defensa británica se mostró más escéptica. Señaló que dos de las cuatro calzadas para el tráfico por carretera se habían derrumbado más de 250 metros. Aunque los coches habían empezado a circular por las otras dos, “la capacidad se verá seriamente degradada”. El tráfico ligero también ha circulado por el puente ferroviario dañado, pero sólo en una dirección. Tras una reunión con su consejo de seguridad el 10 de octubre, Putin lanzó más amenazas. “Si los ataques [en lugares que Putin considera parte de Rusia] continúan”, advirtió, “las respuestas serán duras y corresponderán a la escala de las amenazas”. Pero más ataques punitivos no salvarán su tambaleante guerra.


THE ECONOMIST

Publicar un comentario

0 Comentarios