Opinión | Por qué la letal represión del régimen islámico no puede impedir que la rebelión en Irán se extienda

Opinión | Por qué la letal represión del régimen islámico no puede impedir que la rebelión en Irán se extienda

 Una motocicleta de la policía arde durante una protesta por la muerte de Mahsa Amini, asesinada tras ser detenida por la "policía de la moral" de la república islámica, en Teherán (Reuters)

Una motocicleta de la policía arde durante una protesta por la muerte de Mahsa Amini, asesinada tras ser detenida por la "policía de la moral" de la república islámica, en Teherán (Reuters)

Para el mundo exterior, los últimos diez días se han reproducido en fragmentos de vídeo publicados en las redes sociales. Las mujeres se quitan el hiyab o se cortan el pelo en público. Las multitudes cantan “muerte al dictador” y ahuyentan a los policías. Las familias lloran sobre los ataúdes de los parientes muertos en las protestas, y luego instan a sus compañeros de luto a seguir adelante.

En Irán, los acontecimientos desde el 16 de septiembre han sido un terremoto. Comenzaron tras la muerte en prisión de Mahsa Amini, una estudiante de 22 años, detenida a principios de mes por la policía de la moralidad en Teherán, la capital de Irán, por su hijab supuestamente incorrecto. Su muerte -las fotos y los testigos indican que fue muy golpeada- abrió un profundo pozo de agravios. Los iraníes están furiosos por una economía desastrosa y una serie de normas religiosas impuestas por una camarilla de clérigos de pelo gris. La muerte de la Sra. Amini se convirtió en el centro de esa ira.

Los disturbios han sido más intensos en las principales ciudades y en la región noroccidental de mayoría kurda, donde vivía. Pero se ha informado de protestas en las 31 provincias de Irán. Los medios de comunicación estatales cifran el número de muertos en 41, aunque probablemente sea mayor (NdR: son 76 los muertos de acuerdo a los últimos recuentos). La policía ha detenido a un número incalculable de manifestantes. Según el Comité para la Protección de los Periodistas, se ha detenido a 20 periodistas.

El gobierno ha adoptado una táctica conocida. Califica los disturbios de complot extranjero coordinado por Estados Unidos, Israel y otros lugares malvados (no lo es). Ha organizado contramanifestaciones, algunas de ellas con el aspecto desordenado de las multitudes. Y ha bloqueado Internet, dificultando el acceso de los iraníes a las redes sociales, a las VPN y a WhatsApp, a todo lo que podrían utilizar para comunicarse entre sí o con el mundo. Los preocupados iraníes de la diáspora tienen dificultades para contactar con sus familiares en el país.

Tales tácticas han permitido al régimen someter brotes anteriores de disturbios. En 2018 comenzó una ola de protestas laborales. Los altos precios desencadenaron manifestaciones masivas en 2019, cuando las fuerzas de seguridad mataron a cientos de personas. Ya en 2009, estallaron protestas masivas por unas elecciones presidenciales robadas.

Sin embargo, esas victorias del régimen empiezan a parecer pírricas. Muchos iraníes, especialmente los más jóvenes, se sienten desesperados. La economía es un desastre. El rial ha perdido el 80% de su valor desde 2018, cuando el presidente Donald Trump se retiró del acuerdo nuclear alcanzado con Irán en 2015 y restableció las sanciones estadounidenses. La pobreza se ha disparado. La inflación supera el 50%. En algunas partes del país los precios de los alimentos se han duplicado en un año.

Ebrahim Raisi, el presidente elegido el año pasado, no tiene respuesta a nada de esto. Los esfuerzos por reactivar el acuerdo nuclear están estancados. La última represión de su régimen contra los manifestantes dificultará aún más que las potencias occidentales lleguen a un nuevo acuerdo. Se habla de autosuficiencia o de impulsar los lazos económicos con China. Sin embargo, para la mayoría de los iraníes, el futuro parece tan sombrío como siempre.

Los ideólogos conservadores que dirigen el país no tienen a quién culpar. Durante décadas mantuvieron una fachada democrática. Las elecciones no eran libres -los clérigos decidían quién podía presentarse a las elecciones-, sino que ofrecían un mínimo de elección. Esa pretensión se ha abandonado. Aunque el Sr. Raisi era uno de los siete candidatos, su elección fue, en la práctica, incontestable: las alternativas populares no pudieron presentarse. La participación fue la más baja de la historia. Lo mismo ocurrió en las elecciones parlamentarias de 2020. La mitad de las 14.000 personas que se presentaron fueron descalificadas, entre ellas 90 diputados en activo. Ante una lista monocromática de candidatos de línea dura, la mayoría de los iraníes no se molestaron en votar.

En gran medida, lo hicieron con la vista puesta en la transición que se avecina. Alí Khamenei, el líder supremo, tiene 83 años y una salud precaria, y su sucesor sigue siendo una incógnita. Una de las opciones es el propio Raisi, que parece contar con el apoyo de algunos sectores clave. La otra es el hijo de KhameneiMojtaba, que últimamente ha asumido un papel más destacado. Pero la sucesión hereditaria sería impopular, por no hablar de la ironía de un régimen que llegó al poder derrocando una monarquía. Ninguno de los dos es popular y ninguno quiere compartir el poder, una opción que, de todos modos, está prohibida por la Constitución iraní.

Sin embargo, al tratar de apuntalar el régimen, los hombres en el poder también lo han socavado. Si sobrevive a esta ronda de protestas, no podrá reparar los agravios que la provocaron; seguirán más. Sin perspectivas de reforma, los iraníes no tienen más remedio que salir a la calle y exigir un cambio radical. Sin esperanza de una economía mejor y una cierta integración en el mundo, sienten que no tienen nada que perder.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Publicar un comentario

0 Comentarios