Opinión | Cómo podría terminar la guerra de Putin en Ucrania

Opinión | Cómo podría terminar la guerra de Putin en Ucrania

Vladimir Putin (Reuters)

 Vladimir Putin (Reuters)

La semana pasada fue una semana interesante para estar en Europa hablando con expertos en seguridad nacional, funcionarios y ejecutivos de empresas sobre Ucrania. Ucrania y sus aliados acababan de obligar a los invasores rusos a una caótica retirada de un gran trozo de territorio, mientras que los líderes de China e India parecían dejar claro a Vladimir Putin que la inflación alimentaria y energética que su guerra ha avivado estaba perjudicando a sus 2.700 millones de habitantes. Por si fuera poco, una de las estrellas pop más emblemáticas de Rusia dijo a sus 3,4 millones de seguidores en Instagram que la guerra estaba “convirtiendo a nuestro país en un paria y empeorando la vida de nuestros ciudadanos”.

En resumen, fue la peor semana de Putin desde que invadió Ucrania, sin sabiduría, justicia, piedad o un plan B.

Y sin embargo... tal vez me estaba juntando con la gente equivocada, pero detecté una cierta resaca de ansiedad en muchas de mis conversaciones con los aliados europeos de Ucrania.

Hace tiempo que aprendí como corresponsal en el extranjero que a veces las noticias están en el ruido, en lo que se dice y se grita, y a veces las noticias están en el silencio, en lo que no se dice. Y mi interpretación de lo que no se dijo la semana pasada fue la siguiente: Sí, es estupendo que Ucrania haga retroceder un poco a los rusos, pero ¿pueden responderme a la pregunta que lleva rondando desde que empezaron los combates? ¿Cómo termina esta guerra con un resultado estable?

Todavía no lo sabemos. Al sondear esa pregunta en mis conversaciones, discerní tres posibles resultados, algunos totalmente nuevos, otros conocidos, pero todos con efectos secundarios complicados e imprevisibles:

El resultado 1 es una victoria ucraniana total, que corre el riesgo de que Putin haga una locura cuando la derrota y la humillación le miren a la cara.

El resultado 2 es un acuerdo sucio con Putin que asegura un alto el fuego y detiene la destrucción, pero corre el riesgo de dividir a los aliados occidentales y enfurecer a muchos ucranianos.

El resultado 3 es un acuerdo menos sucio: volvemos a las líneas en las que estaban todos antes de que Putin invadiera en febrero. Ucrania podría estar dispuesta a vivir con eso, y tal vez incluso el pueblo ruso lo haría también, pero Putin tendría que ser expulsado primero, porque nunca soportaría la innegable implicación de que su guerra fue completamente inútil.

(Sputnik/Reuters)
(Sputnik/Reuters)

La variación entre estos resultados es profunda, y pocos de nosotros no se verán afectados por el camino que tome. Puede que a usted no le interese la guerra de Ucrania, pero la guerra de Ucrania le interesará a usted, a sus precios de la energía y los alimentos y, lo que es más importante, a su humanidad, como han descubierto incluso los “neutrales”: China e India.

Así que vamos a analizar los tres posibles finales.

Resultado 1: Nadie espera que el ejército ucraniano sea capaz de seguir inmediatamente sus sustanciales ganancias militares de las últimas dos semanas simplemente barriendo al resto del ejército ruso a través de la frontera. Pero por primera vez pude oír a la gente preguntarse: “¿Qué pasa si el Ejército ruso realmente se derrumba?”

Seguramente más de un soldado ruso, y los ucranianos de habla rusa que se lanzaron con ellos pensando que ganarían y se quedarían para siempre, se están haciendo ahora la pregunta de John Kerry sobre la guerra de Vietnam: “¿Cómo se le pide a un hombre que sea el último en morir por un error?”

Todo el mundo puede ver ahora la gran mentira que fue toda esta guerra. Todo el mundo oye las historias de que algunos de los refuerzos que Putin está enviando al frente son convictos que salieron de la cárcel por trueque aceptando luchar en Ucrania durante seis meses. Muchos otros son mercenarios de lugares tan lejanos como Siria.

Un momento. Si Ucrania se ha convertido realmente, como afirma Putin, en un Estado dirigido por “nazis” y en la punta de lanza de un plan de la OTAN para avanzar hacia el este, hacia la patria rusa, ¿cómo no iba a pedir Putin al pueblo ruso que se movilizara para esa lucha? Si la causa era tan justa y la guerra tan necesaria, ¿por qué tuvo Putin que pagar a criminales y mercenarios para que se levantaran y esperar que las clases medias de Moscú y Leningrado se callaran?

La gente habla, y cada soldado ruso o ucraniano de habla rusa que se puso del lado de Putin tiene que estar pensando: “¿Me quedo? ¿Huyo? ¿Quién me protegerá si se rompe el frente?”. Una alianza así es muy vulnerable a un colapso en cascada, primero lentamente y luego rápidamente. Cuidado.

¿Por qué? Porque Putin ya ha aludido varias veces a que está dispuesto a contemplar el uso de un arma nuclear si Ucrania y sus aliados de la OTAN empiezan a abrumar a sus fuerzas y se enfrenta a una completa humillación. Espero que la CIA tenga un plan encubierto para interrumpir la cadena de mando de Putin para que nadie pulse el botón.

Resultado 2: No puedo imaginar que el presidente Volodimir Zelensky acepte un alto el fuego o algo parecido en este momento, con sus fuerzas teniendo actualmente tanto impulso y habiéndose comprometido a recuperar cada centímetro de territorio ucraniano, incluida Crimea. Pero ten en cuenta este resultado cuando llegue el invierno y la negativa de Putin a vender gas natural a Europa haga subir tanto los precios de la energía que obligue a cerrar más fábricas y a los europeos más pobres a elegir entre calentarse o comer.

Aunque esto significaría que las ganancias de la guerra de Putin quedaron muy lejos de sus objetivos, puede estar interesado en aprovechar este resultado, para tener al menos algo que mostrar por todas sus pérdidas y evitar la humillación total.

(Reuters)
(Reuters)

Muchos líderes europeos aceptarían este acuerdo, aunque no lo digan en voz alta. Así es como lo explicó un alto estadista europeo retirado, que habló a condición de no ser citado por su nombre, en un seminario de negocios y política al que asistí.

El objetivo de Ucrania es ganar, dijo. El objetivo de la Unión Europea es un poco diferente. Es tener paz, y si hay un precio por ello, algunos líderes en Europa estarían dispuestos a pagar el precio adecuado. Estados Unidos está muy lejos, y para Estados Unidos, añadió, no es lo peor mantener la guerra para debilitar a Rusia y asegurarse de que no tiene energía para otras aventuras.

Sin duda, añadió, la UE está más unida que antes de que empezara la guerra. Sin embargo, en los próximos meses las cosas se pondrán bastante difíciles. Habrá una gran división en la UE, y será cada vez más difícil porque los objetivos serán cada vez más diferentes, dijo el ex estadista. Aunque las declaraciones públicas sean las mismas, la U.E. está dividida sobre cómo afrontar la guerra -no sobre la gran cuestión de si Putin tiene razón o hay una amenaza, sino sobre cómo afrontar toda la situación, especialmente cuando surgen las reacciones populistas cuando la gente está totalmente estresada este invierno.

Algunos líderes europeos empezarán a preguntarse: “¿Hay una salida a través de las negociaciones?”. Seguro que algunos, como los países bálticos, apoyarán al 100% a Zelensky. Pero a otros no les importará la congelación para Donetsk o Luhansk, concluyó.

Como me dijo Michael Mandelbaum, el autor de “Las cuatro edades de la política exterior estadounidense”: Putin puede oler esto y decidir que su mejor jugada para salvar una pizca de dignidad y “exponer las divisiones en la U.E. es anunciar que está dispuesto a negociar un alto el fuego en el lugar y que reanudaría los envíos de gas a la U.E. si se puede llegar a un acuerdo. Pero esto requeriría seguramente ofrecer a Zelensky el aliciente de unas garantías de seguridad permanentes y vinculantes, tal vez la plena adhesión a la OTAN”.

Este resultado es sucio porque significaría que Putin se salió con la suya tanto en el asesinato como en el hurto, demostrando que puede cambiar las fronteras de Europa por la fuerza. Pero si no crees que algunos europeos (y más de unos cuantos congresistas republicanos MAGA) no lo aprovecharían y presionarían si la guerra se extiende hasta el invierno, te estás engañando.

Tampoco descartaría un resultado 2-B, en el que Putin se redobla para asegurarse de que puede llevarse a casa unilateralmente al menos un bocado de Ucrania, tratando de hacer más daño a las ciudades ucranianas que no controla y haciendo que su parlamento títere apruebe la legislación para permitir que cuatro regiones ucranianas ocupadas por Rusia celebren “referendos” para unirse a Rusia. Los movimientos de esta semana para celebrar referendos parecen tener dos objetivos: detener el pánico en estas regiones entre los ucranianos prorrusos de que podrían ser abandonados y señalar a Kiev, Estados Unidos y la UE: “Todavía tengo muchos cohetes y ninguna conciencia. Si no me dais alguna tajada para salvar la cara y poder justificar esta guerra ante mi pueblo, destruiré de verdad este lugar”. Recuerden Grozny y Alepo”.

Putin parece tener en cuenta este resultado, a juzgar por su decisión de llamar a miles de reservistas el miércoles.

Resultado 3: Esto ES un acuerdo menos sucio, pero con el pueblo ruso, no con Putin. En este escenario, la OTAN y los ucranianos proponen un alto el fuego sobre la base de las líneas del 24 de febrero: donde Rusia y las fuerzas ucranianas estaban antes de la invasión de Putin. Ucrania se ahorra más destrucción y se mantiene el principio de la inadmisibilidad de cambiar las fronteras por la fuerza. Pero Putin tendría que admitir ante su pueblo: “Hemos sufrido unas 70.000 bajas, hemos perdido miles de tanques y vehículos blindados y hemos sufrido terribles sanciones económicas, y no os he conseguido nada”.

Por supuesto, es imposible imaginarlo diciendo eso. Pero un acuerdo de este tipo podría ser de interés para el pueblo ruso. Así que, por lo que puedo imaginar, Putin probablemente tendría que ser derrocado por un movimiento popular de protesta masiva, o por un golpe de palacio. Toda la culpa de la guerra podría recaer sobre él, y Rusia podría prometer que volvería a ser un buen vecino si Occidente levantara sus sanciones. Zelensky tendría que renunciar a su sueño de recuperar las zonas de Ucrania tomadas por Rusia en 2014, pero Ucrania podría comenzar a sanar y al menos reanudar el proceso de adhesión a la Unión Europea, y tal vez incluso a la OTAN.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky (Reuters)
El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky (Reuters)

Esta fue siempre la guerra de Putin. Nunca fue la guerra del pueblo ruso. Y aunque hasta ahora el pueblo ruso pueda pensar que no ha pagado un gran precio por permanecer en silencio, se equivoca.

Cuando todas las presuntas masacres perpetradas por Rusia en Ucrania se documenten y se compartan con el mundo, el pueblo ruso no podrá escapar de lo que ha hecho Putin en su nombre y a sus nombres. Cuando cesen los combates y el mundo exija que las reservas de divisas de Rusia ahora congeladas en los bancos occidentales -unos 300.000 millones de dólares- se desvíen a Ucrania para reconstruir sus hospitales y puentes y escuelas destruidos por el ejército ruso, el pueblo ruso empezará a comprender que esta guerra no ha sido gratuita. Cuando los documentalistas reúnan todos los testimonios de las mujeres ucranianas que dicen haber sido violadas por soldados rusos, ningún ciudadano ruso podrá viajar por el mundo sin vergüenza durante mucho tiempo.

De nuevo, no soy ingenuo. Si Putin fuera sustituido de alguna manera por Alexei Navalny, el nacionalista, anticorrupción y cruzado antibélico, a quien se cree que Putin envenenó primero y encarceló después, un alto el fuego con Ucrania podría seguir siendo difícil de negociar o mantener. Además, las leyes represivas y una policía secreta despiadada, la falta de líderes y el temor legítimo de que Putin haga a su propio pueblo lo que está haciendo a los ucranianos, son argumentos en contra de que Putin sea expulsado del cargo por un movimiento popular.

También soy consciente de que, como parte de este resultado, Putin podría ser sustituido por alguien peor, alguien de su derecha ultranacionalista que afirme que Putin no luchó lo suficiente o que fue saboteado por sus generales. O bien, Putin podría ser sustituido por un vacío de poder y desorden, en un país con miles de cabezas nucleares.

Pero consideren este extraordinario ejemplo de protesta pública contra Putin, según informaron el fin de semana pasado mis colegas del Times que cubren Rusia, que les dice que estos son días extraordinarios para ese país y podrían convocar respuestas extraordinarias: “La estrella del pop rusa del siglo XX, Alla Pugacheva, declaró el domingo su oposición a la invasión de Ucrania, convirtiéndose en la celebridad más importante que se ha manifestado en contra de la guerra mientras el presidente Vladimir V. Putin se enfrenta a crecientes desafíos dentro y fuera del campo de batalla. Pugacheva, de 73 años, escribió en un post en Instagram, donde tiene 3,4 millones de seguidores, que los rusos estaban muriendo en Ucrania por “objetivos ilusorios”.

Todo esto ayuda a explicar la resaca que detecté en Europa la semana pasada, la sensación de que esta guerra podría terminar de muchas maneras diferentes, algunas mejores, otras peores, pero ninguna fácil.

Y eso incluso sin el resultado 4, algo que nadie puede predecir.

© The New York Times 2022

Publicar un comentario

0 Comentarios