Nueva York ya no es “la ciudad que nunca duerme”: crimen y falta de personal ha obligado a cerrar negocios que abrían 24 horas

Nueva York ya no es “la ciudad que nunca duerme”: crimen y falta de personal ha obligado a cerrar negocios que abrían 24 horas

 Calle vacía de noche en Midtown East, NYC.

“Quiero despertar en una ciudad que nunca duerme…”, dice la famosa canción New York, New York de Fred Ebb en referencia a las muchas actividades que se podían hacer las 24 horas en la urbe más poblada de EE.UU., especialmente en restaurantes, bares, tiendas de conveniencia y bazares turísticos.

Pero desde la pandemia muchos negocios que nunca cerraban ya lo están haciendo. Las razones básicas son el crimen en calles y Metro -agudizado por la reforma penal y la indigencia- y la falta de personal, según los expertos. Otro factor es la pérdida de población en Manhattan, gracias a la opción de trabajo híbrido.

Más bares y restaurantes están cerrando sus puertas a horas más tempranas”, resumió The New York Times esta semana. Incluso iconográficas estaciones de correo USPS antes abiertas las 24 horas ahora cierran para evitar la indigencia.

La escritora Rachel Sugar, experta en gastronomía, dice que la nueva “hora pico” en los restaurantes es las 6 p.m., dos horas antes de lo habitual. También hay mucha más gente pidiendo comida a domicilio que antes. En consecuencia, las bicicletas eléctricas son actualmente el motor de sustento de por lo menos 65,000 repartidores en NYC.

Ciertamente hay vecindarios más activos que otros, pero incluso en la meca turística mundial Times Square algo típico como tomar un trago o comer al salir de una obra de Broadway o una película se ha vuelto complicado.

Para muchos residentes y turistas acostumbrados a una ciudad que funcionaba 24 horas como su Metro en los cinco condados, los horarios de cierre más temprano pueden ser desconcertantes y frustrantes. Los más expertos saben que la antigua escena nocturna en el centro de la ciudad se ha transformado y migrado a otras zonas, pero en ninguna hay garantía de hallar opciones abiertas hasta tarde como antes.

La mayoría de los cines y bares están cerrando antes o alrededor de la medianoche, y las cocinas mucho más temprano. También los cocteles ahora suelen comenzar a las 5 ó 6 p.m.

Sitios como “L’Express French Bistro” en Park Ave. South había estado operando las 24 horas del día desde que abrió hace 25 años. Ahora cierra a las 11 p.m. de domingo a jueves y a las 2 a.m. los viernes y sábados. “La razón principal es que estamos un poco preocupados por la seguridad de los empleados que regresan a casa”, dijo a Fox News el gerente, Hugo Rodríguez. Curiosamente su vecino “Morton Williams” es uno de los pocos supermercados en NYC que siguen abiertos 24 horas.

“Wo Hop” en Chinatown abría hasta las 4:30 a.m. y ahora cierra a las 10 p.m. Pocos bares restaurantes como “JG Melon” (Midtown East) funcionan hasta las 3 a.m. seis noches a la semana y el legendario “Katz’s Delicatessen” del bullicioso y bohemio Lower East Side ahora sólo opera 24 horas el sábado, lo que implica estar abierto corrido sólo desde las 8 a.m. del viernes hasta las 11 p.m. del domingo. Otras zonas de mayor margen de operación nocturna es West Village (Manhattan) y Williamsburg (Brooklyn).

Kathryn Wylde, del grupo empresarial “Partnership for New York City” (PFNYC), admite que la seguridad es un problema generalizado para los trabajadores. “Hemos visto dificultades para que los empleados y clientes vengan a trabajar las 24 horas del día, los 7 días de la semana. La gente está más nerviosa por las condiciones de seguridad durante la noche”.

La pandemia, el clima anti policial y la reforma penal han sido identificados como factores que han disparado el crimen en NYC, particularmente los robos en tiendas, farmacias y bodegas.

Adicionalmente se ha disparado la violencia e indigencia en el Metro, el principal medio de transporte en NYC porque cubre toda la ciudad las 24 horas. El alcalde Eric Adams, cuya campaña electoral se centró en la seguridad pública, ha anunciado varias medidas para hacer que el subterráneo sea más seguro, incluyendo desplegar más policías en estaciones y vagones. Pero hasta ahora el crimen sigue en auge.

Adams, cuya campaña electoral se centró en la seguridad pública, ha anunciado varias medidas para hacer que el subterráneo sea más seguro, incluyendo desplegar más policías en estaciones y vagones. Pero hasta ahora el crimen sigue en auge.

Además de la delincuencia, los accidentes de tránsito han sido otro gran reto para el nuevo alcalde Adams. La ciudad de Nueva York ya había experimentado en abril un aumento del 35% en accidentes de tránsito sobre todo en las noches, alertó NYPD. A finales de ese mes hubo una racha trágica a un promedio de una persona muerta por arrollamiento cada día.

Fuente: EL Diario NY

Publicar un comentario

0 Comentarios