La dependencia de Rusia a los mercenarios expone la debilidad de su ejército en Ucrania y desnuda la estrategia de Putin para desviar la culpa

La dependencia de Rusia a los mercenarios expone la debilidad de su ejército en Ucrania y desnuda la estrategia de Putin para desviar la culpa

 Una antigua posición de los soldados rusos capturados por las Fuerzas Armadas de Ucrania durante una operación de contraofensiva, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, en la región de Kharkiv, Ucrania, en esta imagen de mano publicada el 11 de septiembre de 2022. Servicio de prensa del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania/Handout via REUTERS/Archivo

Una antigua posición de los soldados rusos capturados por las Fuerzas Armadas de Ucrania durante una operación de contraofensiva, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, en la región de Kharkiv, Ucrania, en esta imagen de mano publicada el 11 de septiembre de 2022. Servicio de prensa del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania/Handout via REUTERS/Archivo

Las fuerzas ucranianas están ganando terreno en la guerra contra Rusia. Desde principios de septiembre de 2022, han lanzado una contraofensiva masiva en la región nororiental ucraniana de Kharkiv, recuperando grandes franjas de territorio.

La repentina ofensiva -probablemente el resultado de varios factores, entre ellos la eficacia de los juegos de guerra y la incompetencia militar rusa- ha suscitado el optimismo sobre la capacidad de Ucrania para hacer retroceder a Rusia del territorio ucraniano.

Rusia está ahora a la defensiva en el noreste de Ucrania. Y una dinámica importante en el período previo a la contraofensiva ucraniana fue la creciente dependencia de Rusia de las empresas militares privadas en la guerra. Está claro que Rusia está aumentando el uso de estos grupos, pero no se sabe exactamente en qué medida.

Al igual que muchos otros países, incluido Estados Unidos, Rusia ha utilizado durante años empresas militares privadas, que son organizaciones con ánimo de lucro que prestan servicios militares durante la guerra. Ha recurrido cada vez más a estos mercenarios para ayudar a combatir las guerras y participar en los esfuerzos antiterroristas en lugares como Siria, Libia y la República Centroafricana.

Como académico que investiga las empresas militares privadas, creo que la creciente visibilidad de estos grupos en Ucrania revela la tenue situación de los esfuerzos militares de Rusia, así como la inestable situación política interna de Moscú.

En última instancia, el uso de estos grupos muestra que la escasez de mano de obra de Rusia se ha convertido en un lastre en su guerra en Ucrania.

Marat Gabidullin, ex mercenario del Grupo Wagner, posa durante una entrevista con Reuters en Neuilly-sur-Seine, cerca de París, Francia 9 de mayo de 2022. REUTERS/Christian Hartmann/Archivo
Marat Gabidullin, ex mercenario del Grupo Wagner, posa durante una entrevista con Reuters en Neuilly-sur-Seine, cerca de París, Francia 9 de mayo de 2022. REUTERS/Christian Hartmann/Archivo

Cómo funcionan las empresas militares privadas

No es un fenómeno nuevo que gobiernos como el de Rusia y el de Estados Unidos utilicen empresas militares privadas para ayudar a aumentar su poder durante los conflictos.

Estos grupos, en general, son “empresarios del conflicto” que buscan beneficiarse durante la guerra ofreciendo una variedad de servicios a los mejores postores.

La mayoría de las veces son los gobiernos los que contratan a estos grupos para que refuercen sus capacidades bélicas y los ayuden en una multitud de tareas militares, desde el suministro de inteligencia hasta la lucha en operaciones de primera línea. A veces, se recurre a empresas militares privadas porque son más baratas a largo plazo, ya que no exigen que los gobiernos paguen las jubilaciones y las prestaciones sanitarias de los soldados, por ejemplo.

En otros casos, gobiernos como el de Rusia contratan a empresas militares privadas porque sus ejércitos carecen de suficiente poder para librar una guerra o porque ven un valor estratégico en ello.

Sin embargo, las empresas militares privadas rusas -grupos como el Grupo Wagner y organizaciones similares como Patriot- son una especie de anomalía en el mercado de la seguridad privada en general.

Miembros del Grupo Wagner
Miembros del Grupo Wagner

Una razón clave es que las empresas militares privadas son técnicamente ilegales en Rusia. Sólo pueden operar gracias a sus conexiones directas con el Kremlin.

Por ejemplo, el Grupo Wagner -la empresa militar privada más conocida de Rusia- está financiado por un rico oligarca ruso, Yevgeny Prigozhin, que tiene profundos vínculos con el Kremlin. La base principal del Grupo Wagner en Rusia también se comparte con unidades de las fuerzas especiales rusas.

El uso del Grupo Wagner por parte de Rusia en Ucrania se remonta a cuando Rusia se anexionó Crimea por la fuerza en 2014. Si bien el Grupo Wagner se formó en esa época, la industria militar privada rusa ha estado en auge desde principios de la década de 1990.

Ahora, la mayor visibilidad del grupo en la “operación militar especial” de Rusia, como la ha llamado el presidente ruso Vladimir Putin, señala un cambio importante en la guerra de Ucrania.

Llenar un vacío para los soldados rusos

Las fuerzas armadas rusas han sido simplemente menos eficaces en el combate de lo que muchos esperaban, un subproducto de la mala formación, logística y estrategia.

Además, muchos soldados rusos han resultado heridos o muertos. En general, “los rusos probablemente han sufrido 70.000 u 80.000 bajas en menos de seis meses”, dijo Colin Kahl, subsecretario de Defensa de Estados Unidos para la política, en agosto de 2022.

Imagen sensible. Cadáveres de dos soldados rusos en Irpin, cerca de Kiev. EFE/EPA/ROMAN PILIPEY/Archivo
Imagen sensible. Cadáveres de dos soldados rusos en Irpin, cerca de Kiev. EFE/EPA/ROMAN PILIPEY/Archivo

Las evaluaciones de la comunidad militar y de inteligencia de Estados Unidos también señalan que a principios de agosto de 2022, Rusia estaba perdiendo más de 500 soldados al día. Los funcionarios ucranianos, por su parte, informaron de la pérdida de entre 100 y 200 soldados al día por esas fechas.

Las pérdidas en el campo de batalla han presionado a Putin, que recientemente ordenó un mayor reclutamiento militar en Rusia. Rusia está tratando de añadir casi 140.000 nuevos soldados a sus actuales 900.000 efectivos en servicio activo para principios de 2023.

Mientras tanto, la confianza de Rusia en las empresas militares privadas, que tuvieron éxito en la captura de territorio ucraniano donde otras fuerzas no pudieron, proporciona al Kremlin un remedio parcial y a corto plazo para sus deficiencias de personal.

Una tapadera para Moscú

El empleo por parte de Moscú de soldados del Grupo Wagner también parece ser un movimiento políticamente estratégico.

Los combatientes de grupos militares privados, que a menudo están mejor pagados que el ejército regular, pueden “permitir al Kremlin reunir más soldados sin alterar la situación interna del país”, es decir, el orden político y el apoyo a Putin. Permite a Putin promover la falsa narrativa de que esto no es una guerra. Esto es importante porque la pérdida continua de soldados rusos supone un riesgo político para Putin, por ejemplo, cuando los soldados rusos muertos regresan en bolsas de cadáveres desde Ucrania.

Putin quiere mantener un sentimiento público positivo sobre la guerra y evitar un reclutamiento, que sería muy impopular en Rusia. El Kremlin no ha detallado cómo piensa aumentar sus tropas sin un reclutamiento.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. AFP/Archivo
El presidente de Rusia, Vladimir Putin. AFP/Archivo

Las investigaciones también demuestran que la gente suele ser menos sensible a las bajas de los contratistas que a la muerte del personal militar.

Por último, recurrir a fuerzas auxiliares como las empresas militares privadas da a Moscú cierta cobertura potencial a medida que más informes independientes muestran que los soldados rusos han cometido abusos contra los derechos humanos en Ucrania.

Las investigaciones demuestran que los gobiernos pueden utilizar fuerzas auxiliares como el Grupo Wagner para desviar la responsabilidad de la violencia sexual y otras atrocidades de guerra que ocurren durante el conflicto.

Este es el libro de jugadas exacto que el Kremlin está utilizando en la República Centroafricana y Malí, donde la violencia contra los civiles se ha disparado desde que las fuerzas de Wagner llegaron para apoyar los esfuerzos antiterroristas de Rusia en estos países en 2017 y 2021, respectivamente.

Grupo Wagner
Grupo Wagner

Atrapados en el punto de mira

Ucrania acusó a los mercenarios de Wagner de asesinar a civiles en mayo de 2022. La inteligencia alemana también interceptó comunicaciones de radio que implicaban al Grupo Wagner en la masacre de Bucha a finales de marzo de 2022.

Los recientes esfuerzos de reclutamiento de Wagner, que ahora incluyen el recurso a la población carcelaria de docenas de colonias penales rusas, han aumentado los temores de que aumenten los crímenes de guerra, incluida la violencia contra los civiles.

Los observadores estiman que se han reclutado entre 7.000 y 10.000 convictos desde junio, y recientemente ha salido a la luz un vídeo en el que se ve a Prigozhin apelando personalmente a los presos para que se unan a las filas de Wagner. El aumento del número de delincuentes y de personas con escasa formación que se unen a Wagner afectará con toda seguridad a su eficacia operativa.

Sin embargo, por el momento -y sobre todo teniendo en cuenta la reciente contraofensiva de Ucrania- parece que Rusia seguirá confiando en Wagner para complementar sus fuerzas armadas.

Esta estrategia tiene sus riesgos, entre ellos el de exacerbar los agravios en el ejército ruso, donde la moral sigue bajando. Estas fricciones pueden ser buenas para el esfuerzo bélico de Ucrania, pero la continua dependencia de Rusia de las empresas militares privadas podría empeorar la guerra para los civiles atrapados en el punto de mira.

Artículo publicado originalmente en The Conversation- Christopher Michael Faulkner es Profesor adjunto de Asuntos de Seguridad Nacional en la Facultad de Educación a Distancia, US Naval War College


Fuente: Infobae

Publicar un comentario

0 Comentarios