Irán: ¿qué es la "policía de la moral"?

Irán: ¿qué es la "policía de la moral"?

 Una mujer protesta en Irán.

Las protestas tras la muerte de Amini se han extendido por todo el país.

La llamada "policía de la moral" detuvo a la joven de 22 años Mahsa Amini el 14 de septiembre en Teherán, bajo el cargo de usar de forma inapropiada su hiyab, un pañuelo que cubre la cabeza y los hombros. La joven fue ingresada a una comisaría, de la que salió en estado de coma. Tres días más tarde murió en el hospital. Su deceso desató un malestar generalizado que se ha extendido en forma de protestas a docenas de ciudades.

El gobierno del presidente Ebrahim Raisi ha desplegado a las fuerzas de seguridad para intentar contener las manifestaciones. Cifras divulgadas por la prensa iraní hablan de al menos 41 muertos, aunque algunas ONG aumentan ese número a más de 50. "Las mujeres iraníes usan su velo de forma voluntaria", dijo el mandatario ultraconservador en una entrevista con la CBS, el domingo 18 de septiembre. Un duro contraste con docenas de videos que muestran a mujeres quemando sus velos para denunciar que son obligadas a portarlo.

¿Qué es la "policía de la moral"?

Las "Gasht-e-Ershad", que puede traducirse como "patrullas de orientación", más conocidas como "policía de la moral", son una unidad de las fuerzas de seguridad iraníes cuya tarea es revisar que se cumplan las leyes del código de vestimenta islámico en público.

Según la normativa, todas las mujeres después de la pubertad deben cubrirse la cabeza y llevar ropa holgada en público, aunque la edad exacta a partir de la cual se hace obligatorio hacerlo no está claramente definida. En las escuelas, las mujeres tienen que usar el hiyab desde los siete años, pero esto no significa que deban usarlo también en la calle.

Una parte importante de las leyes sociales iraníes están basadas en la interpretación de la sharía, la ley islámica que pide a hombres y mujeres vestir de forma modesta. Sin embargo, en la práctica, la "policía de la moral" actúa principalmente contra las mujeres. Tampoco hay claridad sobre cuáles son los tipos de ropa que calificarían como inapropiados, dejando demasiado espacio a la interpretación personal de cada funcionario.

Las detenidas por la "policía de la moral" reciben un aviso o, en algunos casos, son trasladadas a un "centro de educación y asesoramiento" o a una estación policial, donde deben asistir a una charla obligatoria sobre el velo y los valores islámicos. Luego deben llamar a alguien que les proporcione "ropa adecuada" para poder ser liberadas.

Agentes iraníes en las calles de Teherán.

El gobierno iraní desplegó a las fuerzas de seguridad para intentar controlar la situación.

¿Se ha impuesto el uso del velo islámico?

Sin embargo, muchas mujeres iraníes han encontrado fórmulas para desafiar los códigos ultraconservadores, e incluso han llegado a usar vestimentas apretadas o ponerse un velo colorido más bien como accesorio, dejando amplias zonas de la cabeza al descubierto.

Un sondeo publicado en 2018 por el Parlamento de Irán mostró que entre el 60 y el 70 por ciento de las mujeres no sigue estrictamente "los códigos de vestimenta islámicos" en público. Activistas llevan décadas luchando contra el uso obligatorio del velo, y varias de ellas están ahora en prisión.

Bajo el gobierno ultraconservador de Raisi, la "policía de la moral" ha aumentado su presencia en las grandes ciudades. Como respuesta, miles de mujeres comenzaron a salir a las calles sin sus velos y, en un giro sin precedentes, cientos de mujeres religiosas comenzaron a criticar en redes sociales el uso obligatorio del velo. Incluso algunas figuras conservadoras cuestionaron la ley y la existencia de la "policía de la moral".

¿Por qué el Gobierno no disuelve la "policía de la moral"?

El gobierno de Raisi se enfrenta a otros problemas graves, como la creciente inflación, las sanciones internacionales a su economía, una crisis del agua y las tensiones regionales. A la vez, el descontento ciudadano aumenta. En los últimos años, Irán ha vivido varios episodios de disturbios de alcance nacional que se han vuelto violentos, mientras que a nivel local cada tanto hay revueltas.

No obstante, algunos observadores sostienen que Raisi no tiene más opción que mantener el uso de esta policía, porque lo que está en juego no es solamente el uso del velo. Analistas como el periodista Fereshte Sadeghi creen que esto es algo mucho más profundo, que apunta a las bases mismas de la república islámica.

(dzc/cp)

Publicar un comentario

0 Comentarios