El FBI halló información nuclear de un gobierno extranjero en la residencia de Donald Trump en Mar-a-Lago

El FBI halló información nuclear de un gobierno extranjero en la residencia de Donald Trump en Mar-a-Lago

 Un documento que describe la defensa militar de un gobierno extranjero, incluida su capacidad nuclear, fue hallado por los agentes del FBI que allanaron la residencia y el club privado del ex presidente Donald Trump en Mar-a-Lago el mes pasado

Un documento que describe la defensa militar de un gobierno extranjero, incluida su capacidad nuclear, fue hallado por los agentes del FBI que allanaron la residencia y el club privado del ex presidente Donald Trump en Mar-a-Lago el mes pasado

Un documento que describe la defensa militar de un gobierno extranjero, incluida su capacidad nuclear, fue hallado por los agentes del FBI que allanaron la residencia y el club privado del ex presidente Donald Trump en Mar-a-Lago el mes pasado, informaron fuentes anónimas familiarizadas con la investigación, lo que enciende las preocupaciones entre la inteligencia de EEUU y varios funcionarios del gobierno sobre el material clasificado escondido en la propiedad de Florida.

Algunos de los documentos incautados detallan operaciones ultra secretas de EEUU, tan rigurosamente protegidas que muchos altos funcionarios de seguridad nacional no las conocen. Solo el presidente o algunos miembros de su gabinete podrían autorizar a otros funcionarios gubernamentales a conocer los detalles de estos programas de acceso especial.

Los documentos sobre las operaciones altamente clasificadas requieren autorizaciones especiales. Algunos programas de acceso clasificado pueden tener tan solo un par de docenas de personal gubernamental autorizado para conocer la existencia de una operación. Los registros que se ocupan de dichos programas se guardan bajo llave, casi siempre en una instalación de información segura, con un oficial de control designado para vigilar cuidadosamente su ubicación.

Pero dichos documentos se almacenaron en Mar-a-Lago, con una seguridad incierta, más de 18 meses después de que Trump dejara la Casa Blanca.

Después de meses de intentos, según documentos judiciales del gobierno, el FBI recuperó este año más de 300 documentos clasificados de Mar-a-Lago: 184 en un conjunto de 15 cajas enviadas a la Administración Nacional de Archivos y Registros en enero, 38 más entregados por un abogado de Trump a los investigadores en junio, y más de 100 documentos adicionales descubiertos en una búsqueda aprobada por la corte el 8 de agosto.

Fue en este último lote, dijeron las personas familiarizadas con el caso, que se encontró la información sobre la defensa nuclear de un gobierno extranjero. Estas personas no identificaron al gobierno extranjero en cuestión, no dijeron dónde se encontró el documento en Mar-a-Lago ni ofrecieron detalles adicionales sobre una de las investigaciones de seguridad nacional más delicadas del Departamento de Justicia.

Un portavoz de Trump no hizo comentarios sobre esta información. Los voceros del Departamento de Justicia y el FBI se negaron a comentar.

The Washington Post informó anteriormente que los agentes del FBI que registraron la casa de Trump buscaban, en parte, documentos clasificados relacionados con armas nucleares
The Washington Post informó anteriormente que los agentes del FBI que registraron la casa de Trump buscaban, en parte, documentos clasificados relacionados con armas nucleares

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional está realizando una evaluación de riesgos para determinar cuánto daño potencial representó la eliminación de la custodia del gobierno de cientos de documentos clasificados.

The Washington Post informó anteriormente que los agentes del FBI que registraron la casa de Trump buscaban, en parte, documentos clasificados relacionados con armas nucleares. Después de que se publicó esa versión, Trump la comparó en las redes sociales con una serie de investigaciones gubernamentales anteriores. “El tema de las armas nucleares es un engaño, al igual que Rusia, Rusia, Rusia fue un engaño, dos juicios políticos fueron un engaño, la investigación de Mueller fue un engaño y mucho más”, escribió, y sugirió que Los agentes del FBI podrían haber sembrado pruebas en su contra.

Una citación del gran jurado emitida el 11 de mayo exigía la devolución de “todos los documentos o escritos bajo la custodia o el control de Donald J. Trump y/o la Oficina de Donald J. Trump con marcas de clasificación”, incluido “Alto secreto” y categorías de “Secreto” y “Confidencial”.

La citación, emitida al custodio de registros de Trump, enumeró más de dos docenas de subclasificaciones de documentos, incluido “S/FRD”, un acrónimo de “Anteriormente datos restringidos”, que está reservado para información relacionada principalmente con el uso militar o de armas nucleares. A pesar del “anteriormente” en el título, el término no significa que la información ya no esté clasificada.

Una persona familiarizada con el allanamiento en Mar-a-Lago dijo que el objetivo era asegurar la recuperación de todos los registros clasificados en la propiedad.

Los investigadores se alarmaron cuando comenzaron a revisar los documentos recuperados de la residencia de Trump y su oficina en agosto. El equipo no tardó en encontrar registros extremadamente restringidos, hasta el punto de que incluso algunos de los más altos funcionarios de seguridad nacional de la administración de Biden no estaban autorizados a revisarlos. Un archivo del gobierno aludió a esta información cuando señaló que los agentes de contrainteligencia del FBI y los fiscales que investigaban los documentos de Mar-a-Lago no estaban autorizados al principio a revisar parte del material incautado.

Entre los más de 100 documentos clasificados incautados en agosto, algunos estaban marcados como “HCS”, una categoría de información gubernamental altamente clasificada que se refiere a los “Sistemas de Control HUMINT”, que son sistemas utilizados para proteger la inteligencia obtenida de fuentes humanas secretas. Una declaración jurada parcialmente desvelada dice que los documentos encontrados en las cajas que se enviaron a los Archivos Nacionales en enero estaban relacionados con el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera. También había material que nunca debió ser compartido con naciones extranjeras.

La investigación sobre el posible mal manejo de información clasificada, así como la posible ocultación, manipulación o destrucción de registros del gobierno, se hizo aún más compleja el lunes cuando un juez federal en Florida concedió la solicitud de Trump de nombrar un maestro especial para revisar el material incautado
La investigación sobre el posible mal manejo de información clasificada, así como la posible ocultación, manipulación o destrucción de registros del gobierno, se hizo aún más compleja el lunes cuando un juez federal en Florida concedió la solicitud de Trump de nombrar un maestro especial para revisar el material incautado

La investigación sobre el posible mal manejo de información clasificada, así como la posible ocultación, manipulación o destrucción de registros del gobierno, se hizo aún más compleja el lunes cuando un juez federal en Florida concedió la solicitud de Trump de nombrar un maestro especial para revisar el material incautado en el registro del 8 de agosto y eliminar los documentos que puedan estar cubiertos por el privilegio ejecutivo, una norma legal que, aplicada a los ex presidentes, está mal definida.

La jueza del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Aileen M. Cannon, dictaminó que el maestro especial también examinará los casi 13.000 documentos y objetos que el FBI se llevó para identificar cualquiera que pueda estar protegido por el privilegio abogado-cliente, aunque los abogados del Departamento de Justicia han dicho que un equipo de “filtro” ya ha completado esa tarea.

El fallo de Cannon podría ralentizar y complicar la investigación penal del Gobierno, sobre todo si el Departamento de Justicia decide apelar por las cuestiones pendientes y delicadas del privilegio ejecutivo que puede tener un ex presidente. El juez dictaminó que los investigadores no pueden “utilizar” el material incautado en su investigación hasta que el juez especial concluya su examen.

Todavía no se ha designado un maestro especial; Cannon ha pedido a Trump y al Departamento de Justicia que se pongan de acuerdo en una lista de candidatos cualificados antes del viernes. Los expertos legales señalaron que el Departamento de Justicia aún puede entrevistar a testigos, utilizar otras pruebas y presentar información a un gran jurado mientras el maestro especial examina el material incautado.

En su orden, Cannon dijo que el nombramiento de un maestro especial era necesario “para garantizar al menos la apariencia de imparcialidad e integridad en las circunstancias extraordinarias que se presentan”.

También razonó que un maestro especial podría mitigar el daño potencial a Trump “por medio de la divulgación indebida de información sensible al público”, sugiriendo que el conocimiento o los detalles del caso eran perjudiciales para el ex presidente, y podrían ser disminuidos mediante la inserción de un maestro especial en el proceso de revisión de documentos.

En una entrevista que se emitió el viernes, el ex fiscal general de Trump, William P. Barr, dijo que no hay ninguna razón para que los documentos clasificados hayan estado en Mar-a-Lago después de que Trump haya dejado el cargo.
En una entrevista que se emitió el viernes, el ex fiscal general de Trump, William P. Barr, dijo que no hay ninguna razón para que los documentos clasificados hayan estado en Mar-a-Lago después de que Trump haya dejado el cargo.

“En función de la antigua posición del demandante como Presidente de los Estados Unidos, el estigma asociado a la incautación del asunto está en una liga propia”, escribió Cannon. “Una futura incautación, basada en cualquier grado en una propiedad que debería ser devuelta, resultaría en un daño a la reputación de un orden de magnitud decididamente diferente”.

Mientras que la búsqueda del FBI ha provocado una fuerte condena de Trump y sus aliados republicanos, que acusan al Departamento de Justicia de actuar con malicia política contra un presidente pasado que puede buscar el cargo de nuevo en 2024, algunos republicanos han dicho que la acción podría haber sido necesaria.

En una entrevista que se emitió el viernes, el ex fiscal general de Trump, William P. Barr, dijo que no hay ninguna razón para que los documentos clasificados hayan estado en Mar-a-Lago después de que Trump haya dejado el cargo.

“La gente dice que esto no tiene precedentes”, dijo Barr a Fox News. “Pero tampoco tiene precedentes que un presidente tome toda esta información clasificada y la ponga en un club de campo, ¿de acuerdo?”.

(Con información de The Washington Post)

Publicar un comentario

0 Comentarios