Opinión | Vladimir Putin es esclavo de una marca distintiva del fascismo ruso

Opinión | Vladimir Putin es esclavo de una marca distintiva del fascismo ruso

El jefe del régimen ruso, Vladimir Putin, en un acto por el Día de la Armada en San Petersburgo este 31 de julio (Reuters)


 El jefe del régimen ruso, Vladimir Putin, en un acto por el Día de la Armada en San Petersburgo este 31 de julio (Reuters)

Lo que más importa en Moscú estos días es lo que falta. Nadie habla abiertamente de la guerra en Ucrania. La palabra está prohibida y hablar es peligroso. El único rastro de los combates que tienen lugar a 1.000 kilómetros al sur son las vallas publicitarias cubiertas con retratos de soldados heroicos. Y sin embargo, Rusia está en plena guerra.

Del mismo modo, en Moscú no hay desfiles de antorchas. Las exhibiciones de la medio esvástica “Z”, que representa el apoyo a la guerra, son escasas. Las tropas de asalto no organizan pogromos. Vladimir Putin, el anciano dictador de Rusia, no reúne a multitudes de jóvenes extasiados ni llama a la movilización de masas. Y sin embargo, Rusia está en las garras del fascismo.

Al igual que Moscú oculta su guerra tras una “operación militar especial”, también oculta su fascismo tras una campaña para erradicar a los “nazis” en Ucrania. Sin embargo, Timothy Snyder, profesor de la Universidad de Yale, detecta los síntomas reveladores: “La gente no está de acuerdo, a menudo con vehemencia, sobre lo que constituye el fascismo”, escribió recientemente en The New York Times, “pero la Rusia de hoy cumple la mayoría de los criterios”.

El Kremlin ha construido un culto a la personalidad en torno al Sr. Putin y un culto a los muertos en torno a la Gran Guerra Patriótica de 1941-45. El régimen del Sr. Putin anhela restaurar una edad de oro perdida y que Rusia se purgue mediante la violencia curativa. Se podría añadir a la lista de Snyder un odio a la homosexualidad, una fijación con la familia tradicional y una fe fanática en el poder del Estado. Nada de esto es natural en un país secular con una fuerte vena anarquista y opiniones permisivas sobre el sexo.

Entender hacia dónde va Rusia bajo el mandato de Putin significa entender de dónde viene. Durante gran parte de su mandato, Occidente vio a Rusia como un Estado mafioso que presidía una sociedad atomizada. Eso no estaba mal, pero era incompleto. Hace una década, la popularidad de Putin empezó a decaer. Respondió recurriendo al pensamiento fascista que había resurgido tras el colapso de la Unión Soviética.

Puede que esto comenzara como un cálculo político, pero el Sr. Putin quedó atrapado en un ciclo de agravio y resentimiento que ha dejado muy atrás la razón. Ha culminado en una guerra ruinosa que muchos pensaron que nunca se produciría precisamente porque desafiaba la ponderación de riesgos y recompensas.

Bajo la forma de fascismo del Sr. PutinRusia ha tomado un rumbo que no tiene vuelta atrás. Sin la retórica del victimismo y el uso de la violencia, Putin no tiene nada que ofrecer a su pueblo. Para las democracias occidentales, esta marcha hacia adelante significa que, mientras esté en el poder, las relaciones con Rusia estarán marcadas por la hostilidad y el desprecio. Algunos en Occidente quieren volver a la normalidad una vez terminada la guerra, pero no puede haber una verdadera paz con una Rusia fascista.

Vladímir Putin enciende una vela en la catedral de Pedro y Pablo tras la ceremonia de firma del Día de la Armada en San Petersburgo, Rusia, el 31 de julio de 2022 (Reuters)
Vladímir Putin enciende una vela en la catedral de Pedro y Pablo tras la ceremonia de firma del Día de la Armada en San Petersburgo, Rusia, el 31 de julio de 2022 (Reuters)

Para Ucrania, esto significa una larga guerraEl objetivo de Putin no es sólo tomar territorio, sino aplastar el ideal democrático que está floreciendo entre los vecinos de Rusia y su sentido de identidad nacional separada. No puede permitirse perder. Incluso si se produce un alto el fuego, está decidido a hacer fracasar a Ucrania, con un nuevo uso de la fuerza si es necesario. Esto significa que utilizará la violencia y el totalitarismo para imponer su voluntad en su país. No sólo quiere aplastar a una Ucrania libre, sino que también está librando una guerra contra los mejores sueños de su propio pueblo. Hasta ahora está ganando.

La guerra es la paz

¿Qué es el fascismo ruso? La palabra “F” se utiliza a menudo de forma casual. No tiene una definición establecida, pero se alimenta del excepcionalismo y el resentimiento, una mezcla de celos y frustración nacida de la humillación. En el caso de Rusiala fuente de esta humillación no es la derrota por parte de potencias extranjeras, sino el abuso sufrido por el pueblo a manos de sus propios gobernantes. Privados de agencia y temerosos de las autoridades, buscan compensación en una venganza imaginaria contra los enemigos designados por el Estado.

El fascismo implica representaciones -piensen en todos esos mítines y uniformes-, mezcladas con la emoción de la violencia real. En todas sus variedades, dice el Sr. Snyder, se caracteriza por el triunfo de la voluntad sobre la razón. Su ensayo se titula “Deberíamos decirlo. Rusia es fascista”. De hecho, los primeros en hablar de ello fueron los propios rusos. Uno de ellos fue Yegor Gaidar, el primer primer ministro postsoviético. En 2007, vio cómo se alzaba un espectro de la nostalgia postimperial rusa. “Rusia está atravesando una fase peligrosa”, escribió. “No debemos sucumbir a la magia de los números, pero el hecho de que haya habido una brecha de 15 años entre el colapso del Imperio alemán y el ascenso de Hitler al poder y 15 años entre el colapso de la URSS y Rusia en 2006-07 da que pensar...”.

En 2014, Boris Nemtsov, otro político liberal, lo tenía claro: “La agresión y la crueldad son atizadas por la televisión, mientras que las definiciones clave son suministradas por el amo del Kremlin, ligeramente poseído... El Kremlin está cultivando y premiando los instintos más bajos de la gente, provocando el odio y la lucha. Este infierno no puede terminar pacíficamente”.

Un año más tarde, Nemtsov, por entonces calificado de “traidor nacional”, fue asesinado junto al Kremlin. En su última entrevista, pocas horas antes de su muerte, advirtió que “Rusia se está convirtiendo rápidamente en un estado fascista. Ya tenemos una propaganda calcada a la de la Alemania nazi. También tenemos un núcleo de brigadas de asalto... Eso es sólo el principio”.

Nadie ha señalado la creciente influencia del fascismo con más fuerza que el Sr. Putin y sus acólitos. Lejos de las prósperas calles de Moscú, el Kremlin ha marcado tanques, personas y canales de televisión con la letra Z. La media esvástica ha sido pintada en las puertas de críticos de cine y teatro rusos, promotores del arte occidental “decadente y degenerado”. Pacientes de hospitales y grupos de niños, algunos de ellos arrodillados, han sido dispuestos para formar medias esvásticas que se publican en Internet.

En los años 30, Walter Benjamin, un crítico cultural alemán exiliado, analizó el fascismo como una performance. “El resultado lógico del fascismo es la introducción de la estética en la vida política”, escribió. Esta estética fue diseñada para suplantar a la razón y su máxima expresión fue la guerra.

Hoy, los dos rostros de la guerra en la televisión, Vladimir Solovyov Olga Skabeeva, son caricaturas de propagandistas nazis. El Sr. Solovyov suele ir vestido con una chaqueta negra de doble botonadura al estilo bávaro. La Sra. Skabeeva, severa y cincelada, tiene un toque de dominatrix. Proyectan odio y agresividad. Ellas y sus invitados denuncian a Occidente por haber declarado la guerra a Rusia y suplican teatralmente a Putin que lo reduzca a cenizas desplegando todo el poderío del arsenal nuclear ruso.

Este Armagedón de fantasía tiene como contrapartida la violencia real, base de la relación entre el Estado ruso y su pueblo. Una encuesta de Levada encargada por el Comité contra la Tortura (que ahora está en la lista negra) demostró que el 10% de la población rusa ha sufrido torturas por parte de las fuerzas del orden en algún momento. Existe una cultura de la crueldad. El maltrato doméstico ya no es un delito en Rusia. En la primera semana de la guerra, las jóvenes manifestantes fueron humilladas y abusadas sexualmente en las celdas de la policía. Casi el 30% de los rusos dicen que la tortura debería estar permitida.

Las atrocidades cometidas por el ejército ruso en Bucha y otras ciudades ocupadas no son sólo excesos de la guerra o una ruptura de la disciplina, sino un rasgo de la vida del ejército que los veteranos difunden más ampliamente. La 64ª Brigada de Fusileros Motorizados, que supuestamente llevó a cabo las atrocidades, fue honrada por el Sr. Putin con el título de “Guardias” por defender la “patria y los intereses del Estado” y elogiada por su “heroísmo y valor de masas, tenacidad y valor”. La brigada, con sede en el Extremo Oriente, es conocida en Rusia por sus abusos e intimidaciones.

Un hombre pasa por delante de una pintada que representa un tanque con el símbolo Z en el centro de San Petersburgo. La propaganda del Kremlin tiende a enfatizar el nacionalismo y buscar enemigos en Occidente (Reuters)
Un hombre pasa por delante de una pintada que representa un tanque con el símbolo Z en el centro de San Petersburgo. La propaganda del Kremlin tiende a enfatizar el nacionalismo y buscar enemigos en Occidente (Reuters)

Como muchas otras cosas que vienen del Kremlin, el fascismo es un proyecto de arriba abajo, un movimiento de la élite gobernante más que un movimiento de base. Requiere la aceptación pasiva en lugar de la movilización de las masas. Su objetivo es desvincular a la gente e impedir cualquier forma de autoorganización. El Kremlin y los jefes de las televisiones pueden dar un giro de 180 grados. En los primeros años de su presidencia, Putin utilizó el dinero para mantener a la gente fuera de la política. Cuando la economía se estancó en 2011-12 y la clase media urbana salió a la calle para exigir más derechos, avivó el nacionalismo y el odio. Durante la calma política después de la anexión de Crimea en 2014, el fascismo se apagó tan repentinamente como había surgido.

Su resurgimiento en 2021-22 se produjo tras el declive de la legitimidad del Sr. Putin, las protestas por el envenenamiento y la detención de Alexei Navalny, un líder de la oposición, y la creciente alienación de los rusos más jóvenes, menos susceptibles a la propaganda televisiva y más abiertos a Occidente. Para ellos, Putin era un abuelo envejecido, vengativo y corrupto que tenía un palacio secreto expuesto por la muy vista película de Navalny en YouTube en 2021. El Sr. Putin necesitaba volver a subir el volumen y Ucrania le ofrecía los medios.

La libertad es la esclavitud

El fascismo ruso tiene raíces profundas, que se remontan a principios del siglo XX. Las ideas fascistas florecieron entre los emigrantes blancos tras la revolución bolchevique y fueron reimplantadas en parte a la Unión Soviética por Stalin después de la guerra. Temía que una victoria sobre el fascismo, ganada con Estados Unidos Gran Bretaña, potenciara y liberara a su propio pueblo. Así que convirtió el éxito soviético en el triunfo del totalitarismo y del nacionalismo imperial ruso. Volvió a calificar a los aliados de la guerra como enemigos y fascistas empeñados en destruir a la Unión Soviética y privarla de su gloria.

En las décadas siguientes, el fascismo se vio limitado por la ideología comunista oficial y por la experiencia personal de los rusos de luchar contra los nazis junto a los aliados occidentales. Sin embargo, tras el colapso soviético, ambas limitaciones desaparecieron y se liberó la materia oscura. Además, la élite liberal de los años 90 rechazó por completo los viejos valores soviéticos, barriendo una fuerte tradición de literatura y arte antifascista.

Todo el tiempo el fascismo se había enconado de forma encubierta, dentro del KGB. A finales de los 90, Alexander Yakovlev, el arquitecto de las reformas democráticas bajo el mandato de Mijaíl Gorbachov, hablaba abiertamente de los servicios de seguridad como cuna del fascismo. “El peligro del fascismo en Rusia es real porque desde 1917 nos hemos acostumbrado a vivir en un mundo criminal con un Estado criminal al mando. El bandidaje, santificado por la ideología, es una expresión que conviene tanto a los comunistas como a los fascistas”.

Esta ambigüedad se puso de manifiesto en “Diecisiete momentos de la primavera”, una serie de televisión de 12 capítulos enormemente popular realizada por orden del KGB en la década de 1970. A primera vista, la serie no era más que un intento de renombrar a la policía secreta estalinista. Yuri Andropov, entonces jefe de la KGB y posteriormente líder soviético, quería dar glamour a los espías soviéticos y atraer a una nueva generación de jóvenes al servicio. Al final, los programas contribuyeron a introducir una estética nazi en la cultura popular rusa, una estética que acabaría siendo explotada por Putin.

El héroe es un espía soviético ficticio que se infiltra en el alto mando nazi bajo el nombre de Max Otto von Stierlitz. Es un Standartenführer de alto rango en la SS, cuya misión es frustrar un plan secreto forjado entre la CIA Alemania cerca del final de la guerra. Interpretados por los actores soviéticos más queridos, los nazis de la película son humanos y atractivos. Vyacheslav Tikhonov, que interpretó el papel de Stierlitz, era un modelo de perfección masculina. Alto y guapo, con unos pómulos perfectos, brillaba con un elegante uniforme nazi que había sido confeccionado en el Ministerio de Defensa soviético.

Los rusos de a pie estaban hipnotizados. Dmitry Prigov, artista y poeta ruso, escribió: “Nuestro maravilloso Stierlitz es el perfecto hombre fascista y el perfecto hombre soviético al mismo tiempo, haciendo transiciones transgresoras de uno a otro con una facilidad subyugante e imposible de rastrear... Es el precursor de una nueva era, una época de movilidad y manipulación”.

El Sr. Putin fue el beneficiario. En 1999, justo antes de ser nombrado presidente de Rusia, los votantes dijeron a los encuestadores que Stierlitz sería una de sus opciones ideales para el cargo, detrás de Georgy Zhukov, el comandante del Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial. Putin, antiguo miembro del KGB que estuvo destinado en Alemania del Este, había cultivado la imagen de un Stierlitz de los últimos tiempos.

Cuando VTSIOM, uno de las encuestadoras, repitió el ejercicio en 2019, Stierlitz quedó en primer lugar. “Se ha producido una inversión”, dijeron los encuestadores. “En 1999, Putin parecía el candidato preferido porque se parecía a Stierlitz; en 2019, la imagen de Stierlitz sigue siendo relevante porque la lleva a cabo el político más popular del país”. El 24 de junio de este año se inauguró una estatua a Stierlitz frente a la sede del Servicio de Inteligencia Exterior (SVR) que formaba parte del KGB soviético.

Para el Sr. Putin, la estética fascista va acompañada de una filosofía fascista claramente rusa. Él y la mayoría de sus antiguos compañeros del KGB abrazaron el capitalismo y se alzaron contra los liberales y los socialistas. También proyectaron la humillación que habían sufrido en la primera década postsoviética sobre todo el país, retratando el final de la guerra fría como una traición y una derrota.

Su profeta es Ivan Ilyin, un pensador de principios del siglo XX que fue enviado al exilio por los bolcheviques en los años 20 y abrazó el fascismo en Italia AlemaniaIlyin veía el fascismo como un “fenómeno necesario e inevitable... basado en un sano sentido de patriotismo nacional”. Justificaba su autoproclamado papel de guardianes del Estado. Como tal, tenían derecho a controlar sus recursos.

Tras la Segunda Guerra MundialIlyin rechazó lo que consideraba errores de Hitler, como el ateísmo, y sus crímenes, incluido el exterminio de los judíos. Pero mantuvo su fe en la idea fascista del resurgimiento nacional. En 1948 escribió que “el fascismo es un fenómeno complejo y polifacético e, históricamente hablando, está muy lejos de ser superado”. En consecuencia, Putin abrazó la religión, rechazó el antisemitismo y evitó el liderazgo colectivo en favor de su propio gobierno directo, confirmado por plebiscitos.

El libro de Ilyin, “Nuestras tareas”, fue recomendado por el Kremlin como lectura esencial para los funcionarios del Estado en 2013. Termina con un breve ensayo dirigido a un futuro líder ruso. La democracia y las elecciones al estilo occidental traerían la ruina a Rusia, escribió Ilyin. Sólo “un poder estatal unido y fuerte, de alcance dictatorial y de esencia estatal-nacional” podría salvarla del caos.

La obra de Ilyin que se dice que ha leído y releído es “Lo que el desmembramiento de Rusia significaría para el mundo”, escrita en 1950. En ella el autor sostiene que las potencias occidentales intentarán “llevar a cabo su hostil y ridículo experimento incluso en el caos postbolchevique, presentándolo engañosamente como el triunfo supremo de la ‘libertad’, la ‘democracia’ y el ‘federalismo’... La propaganda alemana ha invertido demasiado dinero y esfuerzo en el separatismo ucraniano (y quizá no sólo ucraniano)”.

En 2005, tras el primer levantamiento popular en Ucrania, conocido como la revolución naranja, Putin calificó el colapso de la Unión Soviética como la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX. Aprovechando los sentimientos anti-ucranianos en Rusia, puso a su país en la senda de la confrontación con Occidente. Ese mismo año, el cuerpo de Ilyin fue traído a Rusia desde Suiza, donde había muerto en el exilio en 1954. Putin pagó la lápida con sus propios ahorros. En 2009 depositó flores en la tumba de Ilyin.

La ignorancia es la fuerza

El hecho de que el Sr. Putin haya abrazado métodos y pensamientos fascistas encierra un mensaje alarmante para el resto del mundo. El fascismo funciona creando enemigos. Convierte a Rusia en la valiente víctima del odio de los demás, incluso cuando justifica los sentimientos de odio hacia sus enemigos reales e imaginarios en el país y en el extranjero.

Dmitry Medvedev, ex presidente y “modernizador”, publicó recientemente en las redes sociales: “Los odio. Son bastardos y degenerados. Nos quieren a nosotros, a Rusia, muertos... Haré todo lo posible para que desaparezcan”. No se molestó en decir a quiénes tenía en mente. Pero la hostilidad de Rusia tiene tres objetivos: el Occidente liberal, Ucrania y los traidores en casa. Todos ellos deben hacer un balance de lo que significa el fascismo ruso.

Los invasores rusos cometieron atrocidades en varias ciudades ucranianas en el marco de la "operación militar especial" que promociona el Kremlin. Bucha, un símbolo de esos abusos a los derechos humanos (AP)
Los invasores rusos cometieron atrocidades en varias ciudades ucranianas en el marco de la "operación militar especial" que promociona el Kremlin. Bucha, un símbolo de esos abusos a los derechos humanos (AP)

El Sr. Putin lleva mucho tiempo tratando de socavar las democracias occidentales. Ha apoyado a partidos de extrema derecha en Europa, como la Agrupación Nacional en Francia, el Fidesz en Hungría y la Liga Norte en Italia. Ha interferido en las elecciones estadounidenses, con la esperanza de ayudar a Donald Trump a derrotar a los demócratas.

Incluso si los combates se detienen en Ucrania, el devoto de Ilyin en el Kremlin no se conformará con un acuerdo con las democracias occidentales. El Sr. Putin y sus hombres harán todo lo posible para combatir el liberalismo y sembrar la discordia.

Durante siglos, Rusia ha sido en parte europea, pero Kirill Rogov, analista político, escribió recientemente que la guerra de Ucrania permitió a Putin cortar esa parte de su identidad. Mientras Putin esté en el poder, Rusia establecerá alianzas con ChinaIrán y otros países antiliberales. Estará, como siempre, en la vanguardia ideológica.

Las perspectivas para Ucrania son aún más sombrías. Unas semanas después del comienzo de la guerraRia Novosti, una agencia de noticias estatal, publicó un artículo que llamaba a la purga “del componente étnico de la autoidentificación entre las personas que pueblan los territorios de la Malorossia y Novorossia históricas [Ucrania y Bielorrusia] iniciada por las potencias soviéticas”.

Ucrania, dijo Putin, era la fuente de virus mortales, sede de laboratorios biológicos financiados por Estados Unidos que experimentaban con cepas de coronavirus y cólera. “Se estaban creando armas biológicas en la proximidad directa de Rusia”, advirtió.

En la televisión estatal rusa se llama a los ucranianos gusanos. En un reciente programa de entrevistas, Solovyov bromeó: “Cuando un médico desparasita a un gato, para el médico es una operación especial, para los gusanos es una guerra y para el gato es una limpieza”. Margarita Simonyan, jefa de RT, una cadena de televisión internacional controlada por el Estado, declaró que “Ucrania no puede seguir existiendo”.

El objetivo de la invasión no es sólo capturar territorio, sino limpiar a Ucrania de su identidad propia, que amenaza la identidad de Rusia como nación imperial. Junto con sus fuerzas de castigo, el Kremlin también ha enviado a cientos de maestros de escuela para reeducar a los niños ucranianos en los territorios ocupados. Equipara una Ucrania soberana e independiente con el nazismo. O bien Ucrania dejará de existir como Estado-nación o la propia Rusia se contagiará de la idea de emancipación que destruirá su identidad imperial.

Lo más sombrío de todo es el panorama para Rusia. El Sr. Putin no planeó una guerra de desgaste. Imaginó que un ataque a Kiev conduciría rápidamente a un nuevo régimen en Ucrania y a la sumisión de la sociedad ucraniana a su voluntad. Hasta ahora, Putin no ha conseguido derrotar a Ucrania. Pero ha conseguido derrotar a Rusia.

Las conversaciones sobre la contaminación y la limpieza del cuerpo no se limitan a UcraniaRusia también contiene elementos extraños -traidores que sorben ostras y comen foie-gras que viven mentalmente en Occidente y están infectados con ideas de fluidez de género. El pueblo ruso, declaró el Sr. Putin en un discurso televisivo, “simplemente los escupirá como un insecto en su boca”, lo que conducirá a “una natural y necesaria autodesintoxicación de la sociedad”.

Al igual que StalinPutin desconfía y teme al pueblo. Hay que controlarlos, manipularlos y, cuando es necesario, reprimirlos. Los excluye de la verdadera toma de decisiones. Como afirma Greg Yudin, sociólogo ruso, son necesarios para el ritual de las elecciones que demuestran la legitimidad del gobernante, pero el resto del tiempo deben ser invisibles. El Sr. Yudin llama a esta actitud “gente de guardia”.

La guerra lo cambió todo. Como le dijo Hitler Goebbels en la primavera de 1943, “la guerra... nos permitió resolver toda una serie de problemas que nunca se habrían podido resolver en tiempos normales”. Pronto Putin pudo imponer un gobierno militar de facto y la censura. Bloqueó FacebookTwitter Instagram y cualquier medio de comunicación independiente que quedara, aisló al país de la venenosa influencia occidental y expulsó del país a cualquiera que se opusiera a la guerra. Cualquier declaración pública que cuestione la versión del Kremlin sobre los acontecimientos en Ucrania está castigada con una pena de 15 años de prisión.

Gregory Asmolov, del King’s College de Londres, sostiene que esta nueva realidad política era inimaginable hace sólo unos meses y que es el logro más importante del Kremlin en el conflicto. La guerra ha permitido a Putin transformar a Rusia en lo que Asmolov llama una “sociedad desconectada”. Escribió que “estos esfuerzos están impulsados por la noción de que es imposible proteger la legitimidad interna de los actuales dirigentes y mantener la lealtad de los ciudadanos si Rusia sigue siendo relativamente abierta y conectada al sistema global en red”.

Hasta ahora, el objetivo de Putin ha sido paralizar a la sociedad rusa en lugar de reunir a las multitudes. El espectáculo de la unidad y la movilización se consigue gracias a que la televisión opera en el espacio informativo despejado de voces alternativas. Entre los telespectadores -la mayoría de ellos mayores de 60 años-, más del 80% apoya la guerra. Entre los jóvenes de 18 a 24 años, que se informan a través de Internet, es menos de la mitad. Quizá por eso los representantes simbólicos de la operación Z no son hombres y mujeres trabajadores, sino una babushka con una bandera roja y un “nieto” de ocho años (pintados en murales e impresos en envoltorios de chocolate, respectivamente). Son los espectadores ideales de la televisión y los extras de los reality shows.

La combinación de miedo y propaganda produce lo que el Sr. Rogov llama un “consenso impuesto”. El Estado publica encuestas de opinión que muestran que la mayoría de los rusos apoyan la “operación militar especial”. La razón principal por la que la gente apoya a Putin es que creen que todos los demás también lo hacen. La necesidad de pertenencia es poderosa. Incluso cuando la gente tiene acceso a la información, “simplemente la ignora o la racionaliza, para no destruir el concepto de sí mismo, de país y de poder... creado por la propaganda”, señala Elena Koneva, socióloga.

El motor del fascismo no tiene marcha atrás. El Sr. Putin no puede volver a un autoritarismo basado en la realidad. La expansión está en su naturaleza. Tratará de expandirse tanto geográficamente como en la vida privada de la gente. A medida que la guerra se prolonga y las bajas aumentan, la cuestión es si el Sr. Putin puede movilizar a la mayoría pasiva o si ésta empieza a inquietarse. Las élites del Kremlin, el ejército y los servicios de seguridad lo observarán de cerca.

Dos más dos son cuatro

Victor Klemperer, un judío alemán que luchó en la Primera Guerra Mundial y sobrevivió a la Segunda, escribió que “el nazismo impregnó la carne y la sangre del pueblo a través de palabras sueltas, modismos y estructuras de frases que se les impusieron en un millón de repeticiones”. Su libro, “El lenguaje del Tercer Reich”, describe cómo el prefijo disociador ent- (de-) ganó importancia en Alemania durante la guerra.

Cuando los tanques rusos irrumpieron en Ucrania en la madrugada del 24 de febrero, Putin comenzó su guerra contra Ucrania con ese mismo prefijo disociador. El objetivo, dijo, era la denatsifikatsia (desnazificación) y la desmilitarizatsia (desmilitarización). Ria Novosti, la agencia estatal de noticias, añadió más tarde que “la desnazificación será inevitablemente también la desucranización”.

Alemania estuvo a punto de ser destruida por el nazismo”, escribió Klemperer, “la tarea de curarla de esta enfermedad mortal se denomina hoy ‘desnazificación’. Espero, y de hecho creo, que esta espantosa palabra... se desvanecerá y no tendrá más que una existencia histórica tan pronto como haya cumplido con su deber actual... Pero eso no será hasta dentro de algún tiempo, porque no son sólo las acciones nazis las que tienen que desaparecer, sino también... la típica forma de pensar nazi y su caldo de cultivo: el lenguaje del nazismo”.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Publicar un comentario

0 Comentarios