Opinión | Qué debería hacer Ucrania con Kherson: calma y sin apuro

Opinión | Qué debería hacer Ucrania con Kherson: calma y sin apuro

 Un miembro del Cuerpo de Voluntarios de Ucrania descansa junto a un obús, mientras continúa el ataque de Rusia a Ucrania. Kiev planea un ataque para recuperar Kherson, en el sur del país (Reuters)

Un miembro del Cuerpo de Voluntarios de Ucrania descansa junto a un obús, mientras continúa el ataque de Rusia a Ucrania. Kiev planea un ataque para recuperar Kherson, en el sur del país (Reuters)

En los próximos años, las fuerzas armadas de la OTAN harán cola a la puerta del Estado Mayor ucraniano para aprender de los comandantes que detuvieron la marcha del ejército ruso sobre Kiev Odesa e infligieron más de 60.000 bajas en seis meses de guerra. Sin embargo, aún queda una gran prueba por delante: Ucrania quiere recuperar su territorio.

Cada vez se habla más de que el ejército ucraniano está preparando una contraofensiva en la ciudad de Kherson y sus alrededores, en el sur. Ha dañado o cortado la mayoría de los puentes que conectan la ciudad con otros territorios controlados por los rusos, aislando a las fuerzas rusas en el lado occidental del río Dniéper. Está bombardeando con cohetes los depósitos de municiones y los puestos de mando rusos. Los generales ucranianos son optimistas; uno de ellos afirma que la ciudad podría ser liberada a finales de año.

Este discurso triunfalista oculta una realidad más complejaRusia ha estado enviando tropas a Kherson y se ha atrincherado. La guerra urbana es lenta y costosa para las tropas que la libran y para los civiles que se encuentran en el camino. Rusia ha capturado MariupolSeverodonetsk y otras ciudades ucranianas porque no tuvo reparos en destruirlas en el proceso. Ucrania preferiría que Kherson permaneciera intacta. Una contraofensiva ucraniana eficaz se asemeja más a una prolongada campaña de asedio y desgaste que a una guerra relámpago en la estepa.

Al sopesar un ataque, Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania, debe encontrar un equilibrio. Sus aliados occidentales, especialmente en Europa, tienen que hacer frente a la espiral de precios del gas y a la inminente escasez. Quiere mostrarles un claro progreso. Algunos de sus propios compatriotas también están inquietos. Y está dispuesto a interrumpir el falso referéndum que Rusia planea para justificar la anexión de Kherson. “Lo liberaremos todo”, prometió este mes. Pero la verdad es que Ucrania necesita más tiempo para entrenar a los soldados, adquirir armas y ablandar las defensas rusas.

Ahora mismo, la guerra parece un punto muerto. Los avances rusos en la región oriental de Donbás se han ralentizado. Las incursiones ucranianas al norte de Kherson también han sido infructuosas en las últimas semanas. Ambas partes siguen reconstruyendo sus fuerzas armadas, maltrechas tras seis meses de guerra. Rusia aprovechará los próximos meses para reforzar sus defensas, reabastecer sus maltrechos batallones y reponerlos con voluntarios bien pagados.

Sin embargo, según las tendencias actuales, es Ucrania la que estará en una posición más fuerte para romper el estancamiento a principios del próximo año. Tiene su propia escasez de personal, pero los reclutas ucranianos están recibiendo formación básica de infantería en Gran Bretaña. Los 10.000 soldados producidos por ese esfuerzo ayudarán a Ucrania a establecer las nuevas brigadas que necesita para una ofensiva, aunque necesitará que el programa continúe y crezca después. Además, cada semana llegan más armas. El 8 de agosto, Estados Unidos anunció su mayor envío hasta la fecha, incluyendo nueva munición para los lanzacohetes Himars que han atormentado a las fuerzas rusas.

Los socios de Ucrania deben ser pacientes; las guerras de desgaste no se convierten en un penique. Los gobiernos occidentales pueden estar nerviosos por mantener el apoyo público a Ucrania mientras las facturas de la calefacción se disparan en los meses de invierno. Vladimir Putin, el presidente de Rusia, asume sin duda que el cansancio se impondrá. Pero capturar Kherson no es la única manera de evitarlo.

Ataques espectaculares como los que Ucrania ha llevado a cabo en Crimea este mes, mucho más allá del alcance de sus armas conocidas, demuestran claramente que sigue superando a su adversario y manteniendo la iniciativa. El último ataque, el 16 de agosto, destruyó un depósito de municiones y una subestación eléctrica a 200 km de distancia de las líneas del frente. La destrucción metódica del poderío militar ruso acabará por allanar el camino hacia las ansiadas ganancias territoriales de Ucrania.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Publicar un comentario

0 Comentarios