Opinión | La guerra donde casi nada es lo que parece

Opinión | La guerra donde casi nada es lo que parece

 El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, durante un acto por el día de la bandera (Reuters)

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, durante un acto por el día de la bandera (Reuters)

Desde hace seis meses, Rusia Ucrania están librando una guerra de espejo. Gran parte de lo que se ha presentado como la verdad en Moscú ha resultado ser su imagen en el espejo.

Dentro de Rusia, a principios de febrero, las personas cercanas al Kremlin no creían que las tropas que se reunían en la frontera de Ucrania fueran a invadirla realmente. Cuando Vladimir Putin ordenó que los tanques cruzaran la frontera, antes del amanecer del 24 de febrero, sus oficiales llevaban uniformes de gala para el desfile de la victoria que esperaban celebrar en unos días. Sus enemigos eran considerados nazis ucranianos, que luchaban por un país que sólo había existido como una invención de los planificadores soviéticos. Durante los combates, los crímenes de guerra, como el bombardeo de un teatro lleno de niños en Mariupol y el asesinato de civiles en Bucha, a las afueras de la capital, Kiev, se presentaron como provocaciones ucranianas montadas para ganar la simpatía de Occidente.

Cada una de esas afirmaciones invierte la realidad. Los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos llegaron a la conclusión de que Putin iba a invadir el país meses antes de que diera la orden, y abrieron un nuevo camino al compartir su evaluación con los gobiernos y los medios de comunicación. Esos uniformes fueron destruidos, junto con miles de vehículos blindados, rechazados en las afueras de Kiev por las ingeniosas tropas ucranianas. Bajo el asalto ruso, Ucrania no ha hecho más que profundizar en su identidad de democracia de corte occidental. Mientras que está dirigida por un inspirador líder judío, el país que realmente está cayendo presa del fascismo es Rusia. La represión en ese país ha llevado al exilio a muchos de sus ciudadanos más talentosos e ilustrados. Rusia cometió crímenes de guerra tras el fracaso de su guerra relámpago, quizás para intimidar a los ucranianos, quizás también porque volvió a recurrir a las viejas tácticas de golpear al enemigo hasta someterlo mientras tomaba territorio en el sur y el este de Ucrania.

En Rusia, el Kremlin sigue insistiendo en que está llevando a cabo una operación militar especial que se desarrolla según el plan. En realidad, el Sr. Putin está empantanado en una guerra que se ha desviado de forma desastrosa.

En el resto del mundo, la guerra ha demostrado el vigor de la alianza de la OTAN. Los líderes de Estados Unidos Europa han llegado a ver a Putin como una amenaza para todo Occidente. Al principio con cautela, pero cada vez con más audacia, han recompensado a Ucrania por su firmeza con armas y dinero. El presidente Donald Trump había calificado a la OTAN de “obsoleta”. Bajo el mandato de Joe BidenEstados Unidos prometió 40.000 millones de dólares a Ucrania y aceptó trasladar tropas al frente oriental de la alianza. Alemania llegó a un punto de inflexión, o Zeitenwende, en el que reconoció la necesidad de un cambio radical en su seguridad y energía. Cuando Finlandia Suecia vieron una campaña destinada a detener la expansión de la OTAN, dieron un vuelco a décadas de diplomacia y solicitaron su adhesión. Los países europeos que se habían mostrado reticentes a los refugiados abrieron sus fronteras a más de 6 millones de ucranianos. Occidente impuso amplias sanciones a los poderosos rusos vinculados a Putin, al banco central y al sistema financiero, al petróleo y al carbón, y al suministro de productos de alta tecnología.

El jefe de estado ruso Vladimir Putin durante una reunión en el Kremlin, Moscú este 24 de agosto (Reuters)
El jefe de estado ruso Vladimir Putin durante una reunión en el Kremlin, Moscú este 24 de agosto (Reuters)

Pero la guerra también ha puesto de manifiesto la menguante influencia de Occidente. Las sanciones han tenido resultados dispares, en parte porque gran parte del mundo se ha negado a unirse a Occidente en la condena de RusiaChina ha respaldado al Kremlin diplomáticamente, aunque se ha cuidado de enviar armas. India, al igual que muchos países, ha optado por no imponer sanciones y, en cambio, ha pedido a todas las partes que hablen de paz. Ambos han comprado petróleo ruso adicional, atenuando el impacto de las sanciones occidentales. Algunos países simpatizan con el argumento de Rusia de que Estados Unidos Occidente se arrogan su peso; otros están enfadados por el sufrimiento causado por el petróleo y los alimentos caros, aunque los precios de ambos han empezado a bajar. (En el caso del grano, esto se debe en parte a que Rusia Ucrania llegaron a un acuerdo sobre los envíos desde Odesa). Pocos países parecen estar de acuerdo con el argumento occidental de que tienen interés en mantener el principio de que una gran potencia no debe invadir a sus vecinos.

La guerra del espejo es la más intensa en Europa desde 1945. Sus segundos seis meses serán probablemente duros. La escasez de energía pondrá a prueba la determinación de los partidarios europeos de Ucrania. En Estados Unidos, la sombra de Trump podría volver a caer sobre lo que, hasta ahora, ha sido una operación impresionantemente bipartidista. La unidad dentro de Ucrania podría resquebrajarse a medida que los estragos del invierno y el asalto ruso aumenten el sufrimiento de la población. Dentro de Rusia, la creciente sensación de inutilidad y ruina de la campaña ucraniana podría llevar a Putin a redoblar sus esfuerzos con la esperanza de ganar, o a las recriminaciones de la derecha nacionalista o de las facciones que desean un nuevo comienzo.

En el campo de batalla, los ejércitos ruso y ucraniano están cansados. Ucrania parece tener la sartén por el mango, ya que lanza ataques con misiles en lo más profundo del territorio controlado por Rusia y utiliza armas de gran precisión suministradas por Occidente para impedir que Rusia abastezca a sus tropas. Pero Ucrania aún no es capaz de obligar a Rusia a retroceder hasta un punto cercano a la línea de contacto del 24 de febrero. El Sr. Putin no tiene ninguna forma evidente de dar marcha atrás y ha insinuado oscuramente que recurrirá a las armas nucleares si se ve obligado a hacerlo. En esta sala de espejos, es difícil ver un camino que conduzca a la paz.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Publicar un comentario

0 Comentarios