"Mandaron a los compañeritos a que hagan cocinas”, denuncian suplidores del alimento escolar excluidos

"Mandaron a los compañeritos a que hagan cocinas”, denuncian suplidores del alimento escolar excluidos

 

Mandaron a los compañeritos a que hagan cocinas”, denuncian suplidores del alimento escolar excluidos
Elizabethe Beriguete, suplidra de alimentos escolares que fue excluida (EDDY VITTINI)

La licitación que realizó el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie) en abril pasado para contratar a las empresas que suplirán el almuerzo y desayuno escolar dejó fuera a cientos de micro empresas que habían sido proveedoras en ciclos pasados. Las personas afectadas aseguran que la exclusión de cerca de un 70% de los antiguos proveedores se debe a la supuesta voluntad del Inabie por beneficiar a ciertos grupos. 

Los exsuplidores hacen afirmaciones que dan cuenta de supuestas irregularidades. José Ramón Cuevas asegura que “las nuevas autoridades hicieron un llamado a todos los compañeritos a que hagan cocina”, mientras que Elizabeth Beriguete dice que en el Inabie hay “grupos de poder que tienen cómo incidir en la institución, vulnerar la voluntad de quien sea y se salen con las suyas”. 

Beriguete cree que las evaluaciones fueron hechas con las manos y los resultados contaminados por peritos que, ni siquiera, salieron a camino con las operaciones aritméticas.


Expandir imagen
Infografía
Los exsuplidores se juntaron en la esquina de la Delgado con México, frente a la casa de Gobierno (EDDY VITTINI)

Como resultado, dicen que solamente lograron entrar entre el 30% y 35% de los que habían cocinado para las escuelas, quedando dentro mucha gente que presuntamente no calificaba

Un grupo de los inconformes microempresarios fue la mañana de este viernes a Palacio Nacional a pedir al presidente Luis Abinader y a la Dirección General de Compras y Contrataciones que anulen la referida licitación. 

Advierten que, como en la mayoría de los municipios los suplidores vendrán de otros lugares más lejanos, serán invasores que ellos van a recibir con pidras y palos. Señalan que en cada municipio van a tener empresas quebradas que perderán su capital de trabajo y que han tenido que despedir a sus empleados. 

Beriguete dice que los suplidores beneficiados tendrán que recorrer una distancia de hasta 72 kilómetros, por caminos vecinales en mal estado y montañas. 

fuente: Diario Libre

Publicar un comentario

0 Comentarios