Al-Zawahiri apareció en su balcón y alzó los ojos: la CIA lo estaba observando y terminó con su vida

Al-Zawahiri apareció en su balcón y alzó los ojos: la CIA lo estaba observando y terminó con su vida

Una imagen de satélite muestra una vista del barrio de Sherpur en Kabul, Afganistán, donde vivía el jefe terrorista de Al Qaeda, Ayman Al-Zawahiri (Reuters)

 

Una imagen de satélite muestra una vista del barrio de Sherpur en Kabul, Afganistán, donde vivía el jefe terrorista de Al Qaeda, Ayman Al-Zawahiri (Reuters)

Ayman al-Zawahiri, el líder de Al Qaeda de 71 años, salió al balcón del tercer piso de su casa en un exclusivo barrio de Kabul alrededor de las 6:15 de la mañana del domingo. Solía aparecer por la mañana, poco después del amanecer. A veces leía. Siempre estaba solo.

Y la CIA lo vigilaba.

Después de perseguir al coplanificador de los atentados del 11 de septiembre de 2001 durante más de dos décadas, el personal de inteligencia estadounidense había seguido la pista de Zawahiri unos meses antes hasta un piso franco en el barrio de Shirpur, en Kabuldonde los altos cargos afganos poseen mansiones. Los miembros de la facción de los talibanes Haqqani, que patrullaban la zona, sabían exactamente quién era su nuevo vecino, dijeron los funcionarios estadounidenses.

Los analistas de inteligencia vigilaron la casa, creando un “patrón de vida” basado en las idas y venidas de los ocupantes. Prestaron especial atención al hombre que, por lo que pudieron comprobar, nunca se marchó. Los demás -que ahora se cree que son la esposa de Zawahiri, su hija y los hijos de ésta- tomaban medidas para evitar que los siguieran a casa cada vez que se aventuraban a salir. Un alto funcionario de la administración lo calificó como una “vieja técnica terrorista”.

La casa parecía estar situada en una zona segura del barrio, detrás de un gran banco y de varios callejones vigilados con recintos gubernamentales. Estaba a poca distancia del antiguo cuartel general del ejército estadounidense y de la embajada de Estados Unidos en el centro de Kabul.

La casa en Kabul donde vivía Ayman Al-Zawahiri, el jefe terrorista de Al Qaeda, ultimado el pasado 31 de julio por Estados Unidos (@djavaiid)
La casa en Kabul donde vivía Ayman Al-Zawahiri, el jefe terrorista de Al Qaeda, ultimado el pasado 31 de julio por Estados Unidos (@djavaiid)

Este verano, después de que el presidente Joe Biden recibiera información sobre la posible ubicación de Zawahiri, ordenó a sus asesores que tomaran todas las medidas posibles para asegurarse de que, si lanzaban un ataque, sólo mataran a Zawahiri, según los funcionarios. Cuando llegó el momento, el balcón ofreció la mejor oportunidad.

Este relato de la caza de Zawahiri se ha elaborado a partir de entrevistas con múltiples funcionarios estadounidenses, la mayoría de los cuales hablaron bajo condición de anonimato para describir las operaciones y la toma de decisiones que precedieron a la orden de ataque de Biden.

La muerte de Zawahiri, que el presidente Biden anunció a la nación en un discurso en la Casa Blanca el lunes por la noche, puede tener sólo un valor operativo marginal. Después de tanto tiempo en fuga, era más una figura que un cerebro. Estaba nominalmente al mando de una organización terrorista que opera como una red de filiales en África Oriente Medio.

Pero para Biden, el golpe es una importante victoria política y estratégica. Estados Unidos no sólo ha eliminado a un destacado terrorista y ha contribuido a dar un cierre histórico a los atentados del 11-S, sino que la operación de Zawahiri también ha ofrecido una prueba de concepto para los ataques “en el horizonte” que, según Biden, permitirán a Estados Unidos frenar la amenaza del terrorismo en Afganistán sin tener que estacionar tropas allí.

El ataque con drones fue el primero en Afganistán desde que las fuerzas estadounidenses abandonaron el país hace un año.

El mero hecho de encontrar a Zawahiri supuso un avance extraordinario en una persecución que ha durado décadas. A finales de 2001, en medio de un intenso tiroteo con las fuerzas estadounidenses, se había escabullido en la montañosa región fronteriza del este de Afganistán junto con el fundador de Al QaedaOsama bin Laden. El paradero de Zawahiri se convirtió en materia de rumores y especulaciones.

Pero durante varios años, la comunidad de inteligencia de Estados Unidos había seguido la pista a una red de personas que apoyaban a Zawahiri, quien se hizo cargo de Al Qaeda tras la muerte de Bin Laden en 2011 durante una redada estadounidense en PakistánZawahiri pasó sus años de fugitivo evitando ser detectado y enviando misivas ideológicas, a menudo pedantes, en vídeo a sus seguidores.

Ayman al Zawahiri, jefe terrorista de Al Qaeda (Europa Press)
Ayman al Zawahiri, jefe terrorista de Al Qaeda (Europa Press)

Después de que las fuerzas estadounidenses abandonaran Kabul en agosto de 2021, Zawahiri vio aparentemente la oportunidad de reunirse con su familia.

A principios de este año, el personal de inteligencia identificó a los miembros de la familia de Zawahiri que vivían en la casa de Kabul. No está claro si Zawahiri se unió a ellos o ya estaba allí. Pero, utilizando lo que el alto funcionario de la administración describió como “múltiples corrientes de inteligencia”, los funcionarios empezaron a centrarse en un anciano de la casa en un esfuerzo por confirmar su identidad.

Para la CIA, encontrar y matar a Zawahiri era algo más que un imperativo operativo. Era una venganza. En 2009, siete miembros del personal de la CIA, junto con otras dos personas, murieron cuando un hombre que decía tener información sobre Zawahiri se coló en una base estadounidense en KhostAfganistán, y detonó una bomba suicida. Fue el ataque más mortífero contra la CIA en más de un cuarto de siglo.

A principios de abril, Jon Finer, viceconsejero de seguridad nacional, y Liz Sherwood-Randall, asesora de seguridad nacional de Biden, fueron informados de los últimos datos de inteligencia sobre el líder de Al Qaeda. Mientras se desarrollaba el panorama, Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional, también recibió una sesión informativa. Poco después, informó al presidente de que Estados Unidos podría haber localizado a Zawahiri.

Durante los meses de junio y julio, los equipos se reunieron para examinar la información, descartando cualquier explicación alternativa razonable sobre quién se escondía en la casa. Los abogados del gobierno confirmaron la base legal de la operación, que es el procedimiento habitual para los ataques con drones. Zawahiri tenía un “papel de liderazgo continuado en Al Qaeda” y había participado y apoyado atentados terroristas, dijo el alto funcionario. Se le consideró un objetivo legítimo.

Mientras los abogados y los analistas trabajaban, los altos funcionarios y sus adjuntos se reunieron varias veces en la Sala de Situación. “Necesitábamos asegurarnos de que nuestra información era sólida y de que desarrollábamos opciones claras para el presidente”, dijo el alto funcionario de la administración.

A principios de julio, el personal de inteligencia estaba casi seguro de haber identificado positivamente a Zawahiri y de haber ideado una forma de matarlo solamente a él.

El 1 de julio, Biden convocó una reunión en la Sala de Situación con asesores clave y miembros del Gabinete para repasar la información y el plan de ataque. El director de la CIAWilliam J. Burns, con una máscara protectora, se sentó a la derecha de BidenEn la mesa entre ellos había una pequeña caja de madera, con cierres metálicos en los laterales y un asa en la parte superior, que contenía una pequeña maqueta del piso franco de Zawahiri.

El presidente examinó la maqueta e hizo preguntas sobre el plan de ataque. También preguntó si los funcionarios estaban seguros de haber identificado a Zawahiri. Le explicaron su análisis.

Pidió explicaciones sobre la iluminación, el clima, los materiales de construcción y otros factores que podrían influir en el éxito de esta operación y reducir el riesgo de víctimas civiles”, dijo el alto funcionario de la administración. Biden también pidió un análisis sobre las ramificaciones, en la región y fuera de ella, del lanzamiento de un ataque con misiles en el centro de Kabul.

El presidente también tenía en mente a un estadounidense cautivo: Mark Frerichs, un ingeniero civil estadounidense de 60 años y veterano de la Marina que fue secuestrado en Afganistán en enero de 2020. Se cree que fue capturado por la red Haqqani y es el único rehén estadounidense conocido en el país. Los esfuerzos para traerlo a casa estaban en marcha, y Biden quería saber cómo el ataque podría poner en peligro su regreso, así como los esfuerzos para reubicar a los afganos que habían ayudado a las fuerzas estadounidenses cuando estaban desplegadas en el país.

El 25 de julio, Biden convocó una última reunión informativa.

Una vez más, el presidente presionó para obtener detalles sobre el daño que el ataque podría causar a la casa de seguridad, dijo el alto funcionario. Quería entender mejor la disposición de las habitaciones tras la puerta y las ventanas del tercer piso, donde se encontraba el balcón.

Biden pidió la opinión de cada uno de los asesores que participaron en la sesión informativa. ¿Debería aprobar el ataque? Todos dijeron que sí.

El 31 de julio -este pasado domingo- Zawahiri salió al balcón, solo. A las 6:18 de la mañana, un avión no tripulado de la CIA en el cielo disparó dos misiles Hellfire.

No se sabe si Zawahiri reaccionó. Pero ex funcionarios que han participado en ataques con drones dicen que no es raro que, en los últimos segundos antes del impacto, el objetivo mire hacia arriba al oír un proyectil que se dirige hacia él.

La clave para mantener viva a la familia de Zawahiri parece haber sido la elección del arma. En el pasado, Estados Unidos ha utilizado misiles para ataques de precisión cargados sólo con una pequeña cantidad de explosivos o incluso con ninguno, convirtiendo el Hellfire en una especie de enorme bala acelerada que destruye todo lo que alcanza.

Un funcionario estadounidense dijo que creía que se había utilizado un Hellfire de pequeña munición con la fuerza explosiva de una granada de mano. Las fotos del piso franco no muestran el tipo de marcas de quemaduras que normalmente se asocian a una gran explosión.

Los analistas de inteligencia examinaron varias corrientes de información, que probablemente incluían la vigilancia aérea, y determinaron que sólo Zawahiri fue asesinado. Su familia permaneció a salvo en el interior de la casa y ningún civil resultó herido en el exterior, dijo el alto funcionario de la administración.

A pocas manzanas del lugar, los residentes y los comerciantes hablaron el martes por la mañana de haber oído una fuerte explosión dos días antes. Algunos dijeron que se habían asustado por el estruendo y el temblor del suelo, mientras que otros dijeron que hacía tiempo que estaban acostumbrados a este tipo de ataques durante años de guerra.

Todos los niños huyeron del sonido. No habíamos oído nada parecido desde que el antiguo gobierno estaba al mando”, dijo Haq Asghar, un oficial retirado del ejército que charlaba a la salida de una ferretería. Dijo que el barrio de Shirpur estaba fuertemente controlado por los talibanes, y que cualquiera que ocupara una casa o una tienda tenía que proporcionar documentos e información detallada.

La seguridad es muy buena ahora. Definitivamente no dejan que los extraños se instalen aquí”, dijo.

Tras el ataque, los miembros de los talibanes Haqqani se abalanzaron sobre ellos y trataron de ocultar la presencia de Zawahiri en el piso franco, restringiendo el acceso al mismo y a sus alrededores durante varias horas, dijo el alto funcionario de la administración. Trasladaron a la esposa de Zawahri, a su hija y a sus hijos a otro lugar.

La casa que antes albergaba al jefe de Al Qaeda está ahora vacía.

(C) The Washington Post.-

Publicar un comentario

0 Comentarios