“¡Miguel, no!”, últimas palabras de Orlando Jorge Mera

“¡Miguel, no!”, últimas palabras de Orlando Jorge Mera

 

“¡Miguel, no!”, últimas palabras de Orlando Jorge Mera
Orlando Jorge Mera murió asesinado a la edad de 55 años. (FOTO: ARCHIVO)

“Miguel, no”, fue lo que pudo escuchar la asistente Érika Herrera detrás de la puerta del despacho del ministro Orlando Jorge Mera, seguido de los seis disparos que le arrebataron la vida.

Aun con la actitud prepotente y agresiva con la que irrumpió Fausto Miguel de Jesús Cruz de la Mota, el asesino confeso, en las instalaciones del Ministerio de Medio Ambiente el pasado lunes 6 de junio, Orlando Jorge Mera permitió la interacción con él, sin seguridad de por medio.

Se trata de su amigo de infancia, que gozaba de su confianza. Según el expediente, el imputado visitaba constantemente el Ministerio sin cita y solicitaba ser atendido por el ministro. Llevaba una estela de atropellos al personal de Medio Ambiente, incluso Jorge Mera llegó a llamarle la atención en alguna ocasión, pero este, conforme al expediente, se creía con el derecho de mandar en esa institución bajo el argumento de que “había que resolverle y que no se le estaba dando la atención que merecía”.

Ese lunes llegó al ministerio con la prepotencia que le caracterizaba, vestido con una chaqueta de color azul oscuro donde llevaba su arma de fuego escondida. Dice el Ministerio Público, que acudió al lugar con toda la intención de matar a Jorge Mera, su amigo de hace más de 40 años.

Cruz de la Mota llegó hasta el antedespacho del director nacional de Medio Ambiente, y golpeó en la frente a Alfonzo Mendoza, siguió con la actitud agresiva hasta la oficina del ministro Jorge Mera, quien le pidió unos minutos para terminar la reunión que sostenía con varios colaboradores.

La seguridad se había presentado hasta el cuarto piso, pero el imputado cuestionó su presencia, cuando Jorge Mera concluyó su reunión, pidió quedarse a solas con su amigo.

“El Ministro se paró en la puerta de su despacho y le manifestó al seguridad Nicolás Montero y a las señoras Erika Herrera y Carmen Maribel Peralta: ‘Miguel es mi amigo, Miguel es mi hermano, es mi hermano, para qué seguridad”.

De esta manera, el ministro se queda solo con su verdugo, a puertas cerradas. Establece el expediente que “a pocos minutos de haber entrado a conversar con el ministro Orlando Jorge Mera, sin mediar discusión entre ellos, ejecutó su plan para asesinar al ministro de Medio Ambiente”.

El documento de solicitud de medida de coerción, indica que el imputado le propinó seis disparos, incluyendo heridas a distancia de contacto.

El Ministerio Público apuntó que realizó el asesinato porque el hoy occiso se negó a concederle permisos medioambientales. Citó como una de las inconformidades del imputado la denegación del permiso que se le realizó a la empresa bajo investigación Aurum Gavia, S.A.

Según las indagaciones del órgano persecutor, esta empresa había solicitado un permiso para exportar baterías usadas. Pese al rechazo del mismo, había reintroducido la solicitud de Aurum Gavia S.A.

“Las evidencias muestran que el imputado había estado tratando de que se le otorgaran permisos múltiples, pero se quejaba de forma airada de que no le resolvían nada e incluso esta situación provocó que hace menos de un mes amenazara al consultor jurídico del Ministerio, Edilio Segundo Florián Santana”.

“Hice campaña y no me resuelven”, fue la queja constante, del hoy imputado. Este jueves es su comparecencia ante un juez de la Oficina de Atención Permanente el Ministerio Público pedirá su reclusión preventiva en una penintenciaría. 

fuente: Diario Libre

Publicar un comentario

0 Comentarios