Señales que identifican a niños y niñas manipuladores

Señales que identifican a niños y niñas manipuladores

 

  • Señales que identifican a niños y niñas manipuladores
Carmen Virginia Rodríguez
Santo Domingo

Hacer, pedir y solicitar que una persona haga algo con el objetivo de lograr lo que se quiere o desea para su propio beneficio sin tener en cuenta las necesidades o deseos de ese otro, es manipulación.

Pensamos en esta acción como algo que un adulto haría. Sin embargo, los niños y las niñas pueden tornarse muy manipuladores. Es importante que se entienda este concepto, “pueden tornarse”, pues no es que lo sean.

¿Por qué prestar atención a ese concepto? Porque en la crianza y el entorno recae la responsabilidad de ello, veamos:

Los niños y niñas siempre van a querer satisfacer esos deseos inmediatos, y tratarán de manipular a los adultos a su alrededor para conseguir lo que desean, o para salirse de problemas, culpando a otros cuando hacen algo mal.

Como adultos cuidadores, debemos estar atentos siempre a conductas de este tipo, ya que cuando se presentan y no se corrigen, se pueden normalizar, y al no ser vistas, se podrían justificar.

SEÑALES

Por ejemplo, hay niños y niñas que utilizan el llanto, y con esa manera de manipular se convierten en víctimas. Otros son “malcriados”, utilizando la agresividad para conseguir sus objetivos.

Pero ¿qué pasa con aquellos que son encantadores, y enamoran a todos a su alrededor? Que sean encantadores no es negativo, lo negativo es que utilicen ese encanto para siempre lograr lo que quieren, no importando lo que esté pasando alrededor de ellos o de su familia.

Cuando detectamos manipulación de parte de nuestros pequeños, les invito a no enfadarse, todo lo contrario, mantenga la calma, manténgase firme, y detecte qué es lo que el niño o la niña intenta hacer, analice si es correcto o incorrecto, y actúe en consecuencia.

Si es una negativa o una corrección, hágalo de manera firme, pero con amor.

Por otro lado, cuando hablamos del entorno, hablamos de la crianza. Un niño o una niña no nace manipulador, cuando comienza hacerlo es porque lo ha aprendido de alguien cercano, ya sea por imitación, o porque lo ha intentado y le ha funcionado, ha mentido, engañado y ha logrado su objetivo.

¿Qué debo hacer si me doy cuenta que mi hijo o hija me está tratando de manipular?

Lo primero es tener los límites bien claros con ellos y ellas. Tener una buena comunicación, que sea de dos vías. No es lo mismo dar sermones, que conversar. Conversar es cuando hay un emisor y un receptor y, se intercambian ideas con respeto, aunque sean contrarias. Cuando se dé cuenta de la manipulación, hágaselo saber, pero con amor, no con rencor o dolor 

______
La autora es psicóloga clínica y terapeuta familiar - Grupo Profesional Psicológicamente


Publicar un comentario

0 Comentarios