Rusia bombardeó un parque ucraniano 56 veces y Kiev analiza impulsar una nueva denuncia por crímenes de guerra contra el Kremlin

Rusia bombardeó un parque ucraniano 56 veces y Kiev analiza impulsar una nueva denuncia por crímenes de guerra contra el Kremlin

 


Este parque fue alcanzado por alrededor de 50 proyectiles en tres meses de guerra (REUTERS/Thomas Peter)
Este parque fue alcanzado por alrededor de 50 proyectiles en tres meses de guerra (REUTERS/Thomas Peter)

El fiscal ucraniano Roman Petrenko inspecciona los restos de cohetes rusos que cayeron sobre el popular Parque Gorky en la segunda ciudad del país, Kharkiv.

Petrenko, un fiscal del distrito de Shevchenkivsky de la ciudad, viste un chaleco que dice “Crímenes de guerra - Kharkiv” escrito en grandes letras blancas.

El tranquilo Parque Gorky de Kharkiv está lleno de callejones sinuosos y tiene un pequeño parque de diversiones, con pabellones y una rueda de la fortuna. Tiene fama de ser uno de los mejores parques de Ucrania.

Este parque fue alcanzado por alrededor de 50 proyectiles en tres meses de guerra.

Los fiscales tomaron el caso para asegurar que el parque pudiera estar abierto sin riesgo para el público y, sobre todo, determinar si los ataques constituyen un crimen de guerra.

El tranquilo Parque Gorky de Kharkiv está lleno de callejones sinuosos y tiene un pequeño parque de diversiones, con pabellones y una rueda de la fortuna (REUTERS/Thomas Peter)
El tranquilo Parque Gorky de Kharkiv está lleno de callejones sinuosos y tiene un pequeño parque de diversiones, con pabellones y una rueda de la fortuna (REUTERS/Thomas Peter)

Incluso si no hubo víctimas, “golpear objetivos civiles, infraestructura civil, tratar de matar civiles y destruir el patrimonio cultural, se consideran crímenes de guerra”, dijo Petrenko.

“Un error puede ocurrir una o dos veces, pero hay 56 aciertos registrados”, dijo. “No es un accidente. Estaban apuntando al parque”.

Con un equipo de desminadores, ayudantes, ujieres y trabajadores, el fiscal anota cada cráter. Hace desenterrar la munición después de una inspección por parte de los desminadores, luego la fotografía, la anota y determina el ángulo de tiro y el origen del arma.

Los proyectiles también alcanzaron un pequeño teatro y un restaurante cerrado en el parque. La metralla alcanzó y dañó esculturas de bronce de niños esparcidas por el parque.

Un dúo de desminadores estadounidenses de Bombs Tech Without Borders asesora a sus homólogos ucranianos en el lugar.

Para John Culp, un soldado estadounidense retirado, no había duda de que los rusos estaban atacando el parque deliberadamente. “Se hizo a sabiendas para causar terror y miedo entre la población civil”, acusó.

“Un error puede ocurrir una o dos veces, pero hay 56 aciertos registrados” (REUTERS/Thomas Peter)
“Un error puede ocurrir una o dos veces, pero hay 56 aciertos registrados” (REUTERS/Thomas Peter)

Crímenes de guerra, un tema central en Davos

Este año los rusos ya no están en el Foro de Davos. Pero los ucranianos retomaron el que fue durante años su escaparate en el pequeño pueblo suizo para exponer allí sus crímenes de guerra, un intento de convencer a las élites occidentales de que aceleren su apoyo a Ucrania.

Las imágenes de cementerios, de cuerpos bajo lonas negras o la de un niño con respirador en el hospital aparecen junto a las de edificios en ruinas destruidos por las bombas.

Desde el lunes, esta exposición fotográfica domina una casa con persianas rojas situada en Promenade, la calle principal de Davos, la misma casa donde durante años los rusos concentraba su actividad en el foro, que cada año reúne a las élites políticas y económicas mundiales.

Pero los rusos han desparecido del Foro Económico Mundial (WEF) y los ucranianos convirtieron la Russian House en la Russia War Crimes House (“Casa de los Crímenes de Guerra de Rusia”), donde organizan varios actos esta semana para contar lo que está ocurriendo en su país, que lleva tres meses resistiendo la invasión lanzada por Vladimir Putin.

“Si contamos la historia de esta tragedia lo más ampliamente posible, tal vez se salven vidas”, dijo Victor Pinchuk, un empresario y mecenas ucraniano cuya fundación es una de las organizadoras.

Junto a las fotos, toda una pared la ocupa un gran mapa de Ucrania, todavía “incompleto”, que enumera los crímenes de guerra rusos en el país, explica Pinchuk.

En la parte superior del mapa hay un balance hasta el 6 de mayo: 4.177 civiles muertos, entre ellos 226 niños, y 4.378 heridos, incluyendo 417 niños.

(Con información de AFP)

Publicar un comentario

0 Comentarios