En un cambio de rumbo clave, Alemania podría respaldar la prohibición inmediata de la UE sobre el petróleo ruso

En un cambio de rumbo clave, Alemania podría respaldar la prohibición inmediata de la UE sobre el petróleo ruso

 


Las partes orientales de Alemania en particular dependen del combustible de una refinería propiedad de la compañía petrolera estatal rusa Rosneft, a la que llega el oleoducto “Amistad” de la era soviética (REUTERS/Hannibal Hanschke)
Las partes orientales de Alemania en particular dependen del combustible de una refinería propiedad de la compañía petrolera estatal rusa Rosneft, a la que llega el oleoducto “Amistad” de la era soviética (REUTERS/Hannibal Hanschke)

Alemania dijo el lunes que estaba preparada para respaldar un embargo inmediato de la Unión Europea sobre el petróleo ruso, un cambio importante del mayor cliente energético de Moscú que podría permitir que Europa imponga tal prohibición en cuestión de días.

Las exportaciones de energía de Rusia, con mucho su mayor fuente de ingresos, hasta ahora han estado exentas en gran medida de las sanciones internacionales por la guerra en Ucrania. Kiev dice que esa laguna significa que los países europeos están financiando el esfuerzo de guerra del Kremlin, enviando a Moscú cientos de millones de euros todos los días.

El canciller Olaf Scholz, quien ha sido más cauteloso que otros líderes occidentales a la hora de respaldar a Ucrania, ha estado bajo una creciente presión para adoptar una línea más firme, incluso desde dentro de la propia coalición gobernante socialdemócrata.

“Alemania no está en contra de una prohibición petrolera a Rusia. Por supuesto que es una carga pesada para soportar, pero estaríamos listos para hacerlo”, dijo a periodistas el ministro de Economía, Robert Habeck, del Partido Verde, antes de las conversaciones con sus colegas de la UE en Bruselas.

“Con el carbón y el petróleo, es posible renunciar a las importaciones rusas ahora”, dijo el ministro de Finanzas, Christian Lindner, del proempresarial FDP, al periódico Die Welt. “No se puede descartar que los precios de los combustibles puedan subir”.

Alemania ya había reducido la participación del petróleo ruso en sus importaciones al 12% desde el 35% antes de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero, aunque había dicho anteriormente que necesitaba meses para eliminar el crudo ruso para disminuir el impacto económico en el país.

Las partes orientales de Alemania en particular dependen del combustible de una refinería propiedad de la compañía petrolera estatal rusa Rosneft, a la que llega el oleoducto “Amistad” de la era soviética que recorre miles de kilómetros a los campos petroleros de Siberia.

Desacostumbrar a Europa del gas natural de Rusia probablemente resulte más difícil que encontrar otras fuentes de petróleo. Rusia ha exigido a los clientes europeos que paguen el gas en rublos, lo que la UE rechaza. La semana pasada, Moscú cortó la oferta a Polonia y Bulgaria.

Evacuación de Mariupol

Ucranianos escapan de la invasión rusa (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Ucranianos escapan de la invasión rusa (REUTERS/Ueslei Marcelino)

Los primeros civiles evacuados de una planta siderúrgica en Mariúpol llegarían más tarde el lunes a la ciudad de Zaporiyia, controlada por Ucrania, después de un viaje nocturno en autobús a través de la línea combate.

Ucrania dice que cientos de civiles han quedado atrapados dentro de la planta de Azovstal junto con los últimos defensores ucranianos de la ciudad. Decenas pudieron salir el domingo en una evacuación organizada por Naciones Unidas, los primeros en salir desde que el presidente Vladimir Putin ordenó bloquear la planta la semana pasada.

Los esfuerzos para organizar la evacuación de civiles de otras partes de la ciudad, ahora en manos de los rusos, sufrieron retrasos. Ucrania dice que 100.000 personas siguen viviendo entre las ruinas en condiciones desesperadas después de dos meses de asedio ruso.

“Nuestra casa está completamente destruida. Teníamos una construcción de dos pisos, ya no está allí”, dijo Natalya Tsyntomirska, una nativa de Mariúpol que llegó a Zaporiyia el lunes en una camioneta del servicio funerario.

Después de verse obligada a abandonar un asalto a Kiev a fines de marzo, Rusia lanzó una nueva ofensiva en el este de Ucrania. Por su parte, Kiev espera que una afluencia masiva de ayuda militar occidental le permita repeler ese ataque y luego cambiar el rumbo con un contraataque.

La ofensiva rusa se centra en las provincias orientales de Donetsk y Lugansk, partes de las cuales ya estaban en manos de separatistas respaldados por Rusia antes de la invasión. Los soldados rusos ahora están tratando de rodear una gran fuerza ucraniana allí, atacando desde tres direcciones con bombardeos masivos en el frente.

El ejército de Ucrania dijo el lunes que las fuerzas rusas estaban tratando de tomar el control de la ciudad de Rubizhne, en la provincia de Lugansk, y preparar un asalto en la cercana Sievierodonetsk.

Los enfrentamientos más fuertes se producían en los alrededores de Popasna, más al sur. Los bombardeos fueron tan intensos que no fue posible recoger los cuerpos, dijo el gobernador regional Serhi Gaidai.

“Ni siquiera quiero hablar sobre lo que está sucediendo con las personas que viven en Popasna, Rubizhne y Novotoshkivske en este momento. Estas ciudades simplemente ya no existen. Las han destruido por completo”, afirmó.

(Cón información de Reuters)

Publicar un comentario

0 Comentarios