Por qué admiramos a Zelensky

Por qué admiramos a Zelensky

 

El presidente ucraniano Volodimir Zelensky llega a una reunión con el canciller austriaco Karl Nehammer en Kyiv, Ucrania el pasado 9 de abril. El líder ucraniano despierta admiración en el mundo civilizado por su resistencia a la invasión rusa (Reuters)
El presidente ucraniano Volodimir Zelensky llega a una reunión con el canciller austriaco Karl Nehammer en Kyiv, Ucrania el pasado 9 de abril. El líder ucraniano despierta admiración en el mundo civilizado por su resistencia a la invasión rusa (Reuters)

¿Por qué admiramos a Volodimir Zelensky? La pregunta casi se responde sola.

Lo admiramos porque, ante la desigualdad de condiciones, el presidente de Ucrania se mantiene firme. Porque demuestra la veracidad del adagio de que un hombre con valor hace la mayoría. Porque demuestra que el honor y el amor a la patria son virtudes a las que renunciamos por nuestra cuenta y riesgo. Porque comprende el poder del ejemplo personal y de la presencia física. Porque sabe cómo las palabras pueden inspirar los hechos -darles forma y propósito- para que los hechos puedan, a su vez, reivindicar el significado de las palabras.

Admiramos a Zelensky porque nos recuerda lo raro que se han vuelto estos rasgos entre nuestros propios políticos. Zelensky fue un actor que utilizó su fama para convertirse en un estadista. La política occidental está plagada de personas que actúan como estadistas para acabar convirtiéndose en celebridades. Zelensky se ha empeñado en decir a los ucranianos la cruda verdad de que la guerra puede empeorar, y en hacer ver a los supuestos benefactores que sus palabras son huecas y su apoyo insuficiente. Nuestros líderes se especializan principalmente en decir a la gente lo que quiere oír.

Admiramos a Zelensky por quién y a qué se enfrenta. Vladimir Putin no representa ni una nación ni una causa, sólo un ethos totalitario. El dictador ruso defiende la idea de que la verdad existe para servir al poder, y no al revés, y que la política se dedica a fabricar propaganda para los que se la tragan y a imponer el terror a los que no lo hacen. En última instancia, el objetivo de esta idea no es la mera adquisición de poder o territorio. Es la erradicación de la conciencia.

Admiramos a Zelensky porque ha devuelto la idea del mundo libre al lugar que le corresponde. El mundo libre no es una expresión cultural, como “Occidente”; o un concepto de seguridad, como la OTAN; o una descripción económica, como “el mundo desarrollado”. La pertenencia al mundo libre corresponde a cualquier país que suscriba la noción de que el poder del Estado existe ante todo para proteger los derechos del individuo. Y la responsabilidad del mundo libre es ayudar y defender a cualquiera de sus miembros amenazado por la invasión y la tiranía. Lo mismo que ocurre con Ucrania, ocurrirá con el resto de nosotros.

Admiramos a Zelensky porque encarna dos grandes arquetipos judíos: David frente a Goliat y Moisés frente al faraón. Es el astuto desvalido que, con habilidad e ingenio, compensa lo que le falta de temeridad y fuerza. Y es el profeta que se rebela contra la disminución y el aprisionamiento de su pueblo, y que decide conducirlo a través de las pruebas hacia una cultura política basada en la autodeterminación, la libertad y la ética.

Admiramos a Zelensky porque lucha. Se supone que la lucha no es una virtud en las sociedades civilizadas que valoran el diálogo, la diplomacia y el compromiso. Pero el mundo no siempre es civilizado: Hay cosas por las que las personas y las naciones civilizadas deben estar preparadas para luchar si no quieren perecer. Zelensky y el pueblo ucraniano han recordado al resto del mundo libre que una herencia liberal y democrática que sus ciudadanos dan por sentada corre el riesgo de ser tomada a su antojo por sus enemigos.

Admiramos a Zelensky porque despierta los mejores ángeles de nuestra naturaleza. Su liderazgo ha hecho de Joe Biden un mejor presidente, de Alemania un mejor país, de la OTAN una mejor alianza. Ha sacado a gran parte de Estados Unidos del estupor aislacionista en el que estaba cayendo poco a poco. Ha obligado a las clases políticas y mercantiles de Europa a dejar de mirar hacia otro lado ante el descenso de Rusia al fascismo. Recuerda a las sociedades libres que todavía puede haber un centro vital en la política, al menos cuando se trata de cosas importantes.

Admiramos a Zelensky porque mantiene un sentido de la proporción humana propio de un líder elegido democráticamente. Nótese el contraste entre sus encuentros públicos con periodistas, miembros del gabinete, líderes extranjeros y ciudadanos de a pie, y las payasadas estalinistas de la corte de Putin. En los ostentosos adornos del poder ruso vemos la pequeñez del hombre que lo ejerce: la paranoia y la inseguridad de un déspota que sabe que algún día tendrá que vender su reino por un caballo.

Admiramos a Zelensky porque es un modelo de lo que debe ser un hombre: impresionante sin ser imponente; seguro de sí mismo sin ser engreído; inteligente sin pretender ser infalible; sincero en lugar de cínico; valiente no porque no tenga miedo sino porque avanza con la conciencia tranquila. Los niños estadounidenses, en particular, criados con nociones absurdas de lo que implica la hombría, deberían seguir su ejemplo.

Admiramos a Zelensky porque mantiene la esperanza de que nuestras propias democracias con problemas puedan elegir líderes que puedan inspirar, ennoblecer e incluso salvarnos. Tal vez podamos hacerlo cuando la hora no sea tan tardía como lo es ahora para el pueblo de Ucrania y su indomable líder.

(C) The New York Times.-

Publicar un comentario

0 Comentarios