En fotos: la región de Kiev tras el brutal paso de las tropas rusas

En fotos: la región de Kiev tras el brutal paso de las tropas rusas

 Una muñeca yace al costado de un auto completamente baleado en el puente que cruza para ingresar a Irpin.

Una muñeca yace al costado de un auto completamente baleado en el puente que cruza para ingresar a Irpin.

Cinco almas atadas de manos y pies en un sótano de un campamento de verano y otras cientas repartidas por las calles del Oblast de Kyiv. Decir que eran o mejor dicho son “civiles” queda corto, podría ser cualquiera, gente común, con sueños, familia, amigos y con un futuro por de delante, que ahora yacen sin vida sobre el asfalto en los alrededores de la capital ucraniana.

Una cartera con la foto de quien se deduce es su hija, yace sobre el cuerpo sin vida luego de ser torturado por tropas rusas, en un sótano de Bucha.
Una cartera con la foto de quien se deduce es su hija, yace sobre el cuerpo sin vida luego de ser torturado por tropas rusas, en un sótano de Bucha.

Vivir, ver, oler, pisar, sentir todo eso es algo que no se le podría desear ni al mayor de los enemigos; pero al parecer de eso se trata la guerra, un panorama tan atroz que no entra en la cabeza de nadie, cosas que solo se ven en películas de terror, hechas por gente despiadada.

La familia de Serguei despide sus restos en el cementerio principal de Kyiv donde ya no entran mas muertos.
La familia de Serguei despide sus restos en el cementerio principal de Kyiv donde ya no entran mas muertos.

“Papá, papá”, llora desconsoladamente Daria, en el cementerio principal de la ciudad de Kyiv, donde ya no entran más muertos, mientras 3 jóvenes militares armados con un destornillador cierran el cajón donde yacen los restos de su padre que fue asesinado por manos de los rusos en la ciudad de Irpin. Serguei, había decidido aferrarse a su hogar, y termino aferrándose al final de su propio destino en este infierno. Un rostro desfigurado, delicadamente maquillado para tapar el horror ante sus familiares que lo velan a cajón abierto antes de ser cremado. Entre niebla, frio y una leve llovizna se llevan el cuerpo sin vida, lo suben a una camioneta y se dirigen a las chimeneas donde el humo negro no cesa. Acto seguido, sin darle tiempo al silencio que queda en esa sala donde se despiden las almas, entra otro cajón, otra familia y todo vuelve a empezar.

Mientras tanto, en Irpin, se “vive”, por decirlo de alguna forma, una tensa calma.

Una bandera ucraniana agujereada por las balas, un puente destrozado por un bombazo que pasa sobre un rio de agua verde y una fila de 300 metros de autos totalmente calcinados donde viajaban huyendo como podían de aquel calvario los habitantes de Irpin, ahora dan la bienvenida al noroeste de Kyiv.

Un hombre observa el panorama apocalíptico conformado por autos completamente calcinados que lo rodean.
Un hombre observa el panorama apocalíptico conformado por autos completamente calcinados que lo rodean.

Entre restos de artillería, tanques destrozados y una ciudad completamente devastada e inhabitada, los militares ucranianos buscan minas que aparentemente los rusos dejaron antes de retirarse, una especie de garantía para que su ausencia no sea un impedimento en seguir causando estragos. En una de las plazas, a metros donde hace unas semanas jugaban los más pequeños de la ciudad, ahora se encuentran bajo una rudimentaria cruz y un montículo de arena, los restos de Maria Sharapova. Al lado suyo, un cráter, lo que uno de deduce ser el impacto del misil que le provoco la muerte y sus pertenencias desparramadas debajo de un banco de aquel parque; un perfume, peine, elementos de cosmética, ropa interior, pastillas y no mucho mas.

Los restos de Maria Sharapova enterrados en un parque en Irpin.
Los restos de Maria Sharapova enterrados en un parque en Irpin.

Gente que “huye”, qué palabra difícil de usar para definir la decisión tan compleja que el pueblo ucraniano toma ante la llegada del ejercito de Putin. Gente que, en definitiva, escapa y esto da alusión a un acto de cobardía, que para nada es así y ha quedado claramente demostrado por la fortaleza y tenacidad con la que se ha resistido. Familias enteras que deben dejar todo atrás, literalmente todo, y salir en cuestión de horas con las bombas pisándole los talones. La vida se vuelve efímera en este contexto, no está garantizada pero aun asi se aferran a eso, con la esperanza, de algún día, capaz, poder regresar. Regresar a un panorama desolador, donde nada quedo en pie, ni donde nada volverá a ser como lo conocían.

Valeriy Belyachenko, de 84 años, residente de Bucha, mira a travez del hueco que dejo el misil que atravesó la fachada de su hogar.
Valeriy Belyachenko, de 84 años, residente de Bucha, mira a travez del hueco que dejo el misil que atravesó la fachada de su hogar.

Algunos se quedan, como Valeriy Belyachenko, un hombre mayor de 84 años, residente de la ciudad de Bucha, ubicada junto a Irpin. Dato irrelevante dado que en el infierno no hay direcciones ni fronteras, el panorama simplemente empeora a medida que uno se adentra mas y mas siguiendo las huellas de los tanques marcados con una “V” o una “Z”. Después de una recibida alegre y plagada de emociones, luego de que el ejército ucraniano retomara el poder de la región, Valeriy muestra su casa, que se ha reducido a restos de columnas, muebles y un hueco en la fachada que dejo el misil que cayó en su cama. Es el lugar que el habita, el lugar donde vio con sus propios ojos la avanzada de los tanques rusos y se convirtió en vecino del horror. En la esquina, cadáveres de sus compatriotas asesinados a sangre fría sin razón alguna por el enemigo.

A escasos minutos de ese panorama, cinco bolsas de plástico negras, ocho casquillos de bala, una foto de la hija de alguien en una cartera, comida de militares rusos y unas escaleras que llevan a lo mas crudo del inframundo, se encuentran cinco cuerpos maniatados y desfigurados con signos evidentes de tortura. Más “civiles” asesinados y el contador sigue girando.

En Kyiv la situación pareciera se más alentadora, hay un tímido regreso a la cotidianidad, donde sus habitantes hacen el intento de continuar sus vidas como pueden entre retenes y fachadas destruidas. En los comercios los empleados atienden con una sonrisa forzada que se difumina a los pocos minutos de uno cruzar la entrada, y todo recuerda constantemente a lo que este pedazo de tierra azul y oro esta atravesando. En caso de que alguien se le ocurra olvidarse por unos minutos, ahí están las sirenas que suenan a cada hora anunciando que lo peor esta por venir nuevamente.

Al llegar las 09:00am, las campanas de las iglesias suenan y los fieles ortodoxos ingresan a las pocas, pero imponentes catedrales alumbradas tenuemente por velas y repleto de imágenes de santos que se encuentran abiertas en la capital.

Una mujer mira al cielo mientras participa de la misa que se celebra todos los domingos en la Catedral de San Vladimir.
Una mujer mira al cielo mientras participa de la misa que se celebra todos los domingos en la Catedral de San Vladimir.

Con 29 centro religiosos bombardeados según se reportaron hasta los primeros días del mes de abril, entre tanto horror y desconsuelo, el pueblo ucraniano se atrinchera en la religión en búsqueda de paz. Mayormente mujeres de una edad avanzada se congregan para cantar alabanzas y mirar al cielo, en búsqueda de algún ser querido que perdieron en el frente, esperanza en que el contexto actual termine lo antes posible o alguna respuesta que explique lo inexplicable de lo vivido en las ultimas semanas. Horas más tarde, llegan militares fuertemente armados, prenden veladoras y regresan a sus tareas.

Chicos aferrados a sus peluches, los acarician y miman como si fuera su más preciado tesoro, es lo único que les queda, lo último a lo que aferrarse en este mundo de adultos. Acompañados mayoritariamente únicamente por sus madres, se dirigen a las fronteras mas cercanas dejando lo conocido que ya no es reconocible para nadie, y a sus padres que debieron quedarse para empuñar un arma en el frente de batalla. Llegan a polígonos industriales convertidos en centros de ayuda humanitaria, estaciones de tren y plazas en búsqueda de asilo después de horas y horas parados a la intemperie en los cruces fronterizos. Al llegar a destino, ya no hay metralla, sirenas, bombas, las únicas explosiones son las de burbujas de jabón lanzadas por voluntarios procedentes de todas partes de Europa dispuestos ayudar en esta crisis migratoria que hacen lo posible por robar sonrisas.

Una chica se aferra a su oso de peluche.
Una chica se aferra a su oso de peluche.

Esta historia pareciera no tener fin, cada día que pasa en este calvario una nueva página se escribe, con más muertos y más desplazados de sus hogares, edificios que estaban en pie son alcanzados por misiles dejando barrios, pueblos y ciudades completamente devastadas y escenas de terror salen a la luz a medida que el ejército ucraniano recupera sus territorios.

Es un no acabar, el sol cae sobre los escombros, otro día termina y las sirenas antiaéreas retumban por cada rincón de las ciudades habitadas por aquellos que deciden quedarse a luchar y defender su territorio, mientras tanto, la vida pasa a ser subterránea, para algunos en los bunkers mientras que para otros, con otra suerte, en las fosas de los cementerios.

Un vecino del distrito de Podilskyi regresa a su hogar luego de hacer las compras en el barrio que fue alcanzado por mislies rusos.
Un vecino del distrito de Podilskyi regresa a su hogar luego de hacer las compras en el barrio que fue alcanzado por mislies rusos.
El centro comercial "Retroville" que fue bombardeado el pasado 21 de marzo luce completamente destrozado al igual que las fachadas de los edificios que se encuentran 2km a la redonda, que se vieron afectados por la onda expansiva.
El centro comercial "Retroville" que fue bombardeado el pasado 21 de marzo luce completamente destrozado al igual que las fachadas de los edificios que se encuentran 2km a la redonda, que se vieron afectados por la onda expansiva.
Militares ucranianos posan frente a un tanque ruso completamente destrozado a las afueras de Kyiv.
Militares ucranianos posan frente a un tanque ruso completamente destrozado a las afueras de Kyiv.


Vecinos de Podilskyi en Kyiv, se detienen a observar un crater de un misil que cayo en su barrio.
Vecinos de Podilskyi en Kyiv, se detienen a observar un crater de un misil que cayo en su barrio.
(Foto: Franco Fafasuli)
(Foto: Franco Fafasuli)
La bandera Ucraniana se forma con bolsas de arena que protegen uno de los tantos monumentos emblemáticos de la ciudad de Kiev.
La bandera Ucraniana se forma con bolsas de arena que protegen uno de los tantos monumentos emblemáticos de la ciudad de Kiev.
Entre autos dado vueltas y un puente completamente destrozado, cruzan el rio Irpin para regresar a lo que queda de su hogar despues del paso de las tropas rusas por la ciudad.
Entre autos dado vueltas y un puente completamente destrozado, cruzan el rio Irpin para regresar a lo que queda de su hogar despues del paso de las tropas rusas por la ciudad.
Un hombre de las fuerzas territoriales realiza patrullajes por la ciudad de Kyiv.
Un hombre de las fuerzas territoriales realiza patrullajes por la ciudad de Kyiv.


Un hombre residente de Irpin regresa a su hogar fumando luego de que la ciudad quedara completamente destrozada por las tropas de Putin.
Un hombre residente de Irpin regresa a su hogar fumando luego de que la ciudad quedara completamente destrozada por las tropas de Putin.
Un auto destrozado en el medio al costado del puente bombardeado en el ingreso a Irpin.
Un auto destrozado en el medio al costado del puente bombardeado en el ingreso a Irpin.
(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)
Cuerpos maniatados y torturados en un sótano de la ciudad de Bucha.
Cuerpos maniatados y torturados en un sótano de la ciudad de Bucha.


Por mas que existe un clima de caos y devastación, existe el respeto por lo ajeno, no se registran robos ni saqueos a los comercios afectados por los bombardeos.
Por mas que existe un clima de caos y devastación, existe el respeto por lo ajeno, no se registran robos ni saqueos a los comercios afectados por los bombardeos.
En Kyiv la situación pareciera se mas alentadora, hay un tímido regreso a la cotidianidad, donde sus habitantes hacen el intento de continuar sus vidas como pueden entre retenes y fachadas destruidas.
En Kyiv la situación pareciera se mas alentadora, hay un tímido regreso a la cotidianidad, donde sus habitantes hacen el intento de continuar sus vidas como pueden entre retenes y fachadas destruidas.
Una bandera Ucraniana atravesada por las balas, flamea en la ciudad de Irpin.
Una bandera Ucraniana atravesada por las balas, flamea en la ciudad de Irpin.
Un hombre junto a su perro, recogen sus pertenencias entre destrozos en un complejo habitacional en Bucha.
Un hombre junto a su perro, recogen sus pertenencias entre destrozos en un complejo habitacional en Bucha.
Cuerpos sin vida torturados y apilados en un sotano de un centro de retiro de verano en la ciudad de Bucha.
Cuerpos sin vida torturados y apilados en un sotano de un centro de retiro de verano en la ciudad de Bucha.
Un militar ucraniano sostiene un dibujo de el con su hijo mientras recoge sus pertenencias luego de que militares rusos tomaran su departamento en la ciudad de Bucha.
Un militar ucraniano sostiene un dibujo de el con su hijo mientras recoge sus pertenencias luego de que militares rusos tomaran su departamento en la ciudad de Bucha.
La cocina de Valeriy Belyachenko entre escombros y los pocos alimentos que le quedan.
La cocina de Valeriy Belyachenko entre escombros y los pocos alimentos que le quedan.
Una mujer camina entre escombros en la plaza central de Bucha.
Una mujer camina entre escombros en la plaza central de Bucha.
Un militar regresa a su hogar en búsqueda de las pocas pertenencias que le quedan luego de que el ejercito ruso tomara su departamento en Bucha.
Un militar regresa a su hogar en búsqueda de las pocas pertenencias que le quedan luego de que el ejercito ruso tomara su departamento en Bucha.
Valery recorre su casa entre escombros y desalación.
Valery recorre su casa entre escombros y desalación.
Un hombre con su departamento completamente destrozado, despierta de una siesta en la ciudad de Bucha.
Un hombre con su departamento completamente destrozado, despierta de una siesta en la ciudad de Bucha.
Militares ucranianos ingresan a uno departamento mientras realizan tareas de vigilancia en Bucha.
Militares ucranianos ingresan a uno departamento mientras realizan tareas de vigilancia en Bucha.
Un militar ucraniano recorre uno de los complejos de departamentos donde las tropas de Putin hicieron base durante su paso por la ciudad de Bucha.
Un militar ucraniano recorre uno de los complejos de departamentos donde las tropas de Putin hicieron base durante su paso por la ciudad de Bucha.
(Foto: Franco Fafasuli)
(Foto: Franco Fafasuli)
Miliatres cierran el cajon donde descansan los restos de un hombre asesinado por los rusos en la ciudad de Irpin.
Miliatres cierran el cajon donde descansan los restos de un hombre asesinado por los rusos en la ciudad de Irpin.
El cementerio de Kyiv donde ya no entran mas muertos.
El cementerio de Kyiv donde ya no entran mas muertos.
Daria, llora desconsoladamente frente a los restos de su padre.
Daria, llora desconsoladamente frente a los restos de su padre.
El cuerpo de un hombre asesinado por las tropas rusas, yace en el piso junto a la central eléctrica de Bucha.
El cuerpo de un hombre asesinado por las tropas rusas, yace en el piso junto a la central eléctrica de Bucha.
Entre nieblas y barricadas, vecinos de Kyiv caminan por la emblematica plaza Maidan.
Entre nieblas y barricadas, vecinos de Kyiv caminan por la emblematica plaza Maidan.
Una mujer camina frente a un cartel pidiendo el fin de la guerra en la ciudad de Kyiv.
Una mujer camina frente a un cartel pidiendo el fin de la guerra en la ciudad de Kyiv.


Un niño llora desconsoladamente en la frontera que une Ucrania con Polonia.
Un niño llora desconsoladamente en la frontera que une Ucrania con Polonia.
Una mujer mayor, acompañada por sus familiares, cruzan la frontera rumbo a Polonia.
Una mujer mayor, acompañada por sus familiares, cruzan la frontera rumbo a Polonia.
Filas de mas de 7 horas para dejar el territorio Ucraniano.
Filas de mas de 7 horas para dejar el territorio Ucraniano.

Fotos: Franco Fafasuli

Publicar un comentario

0 Comentarios