25 fotos de Yahidne, el pueblo ucraniano saqueado donde los rusos encerraron a más de 300 habitantes en un sótano: muchos no sobrevivieron

25 fotos de Yahidne, el pueblo ucraniano saqueado donde los rusos encerraron a más de 300 habitantes en un sótano: muchos no sobrevivieron

 Se ve a los residentes de Yahidne dentro del sótano de una escuela, un día después de que las tropas rusas se fueran, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania. 31 de marzo de 2022. Muchos continuaron durmiendo en el sótano de la escuela ya que sus casas habían sido saqueadas y destruidas

Se ve a los residentes de Yahidne dentro del sótano de una escuela, un día después de que las tropas rusas se fueran, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania. 31 de marzo de 2022. Muchos continuaron durmiendo en el sótano de la escuela ya que sus casas habían sido saqueadas y destruidas

Los habitantes de Yahidne, en el norte de Ucrania, cuentan que al inicio de la invasión los rusos se portaron bien, se ofrecieron a compartir su comida y expresaron sorpresa por la apariencia del pueblo. Pero duró muy poco. Comenzaron a robar casi de inmediato. “Empezaron a saquear, se llevaron todo lo que pudieron”, dijo Petro Hlystun, de 71 años, que presenció la escena. “Había una linterna, una tablet que mi hijo trajo de Polonia. Se lo llevaron todo”.

Se ve un dibujo en una pared dentro del sótano de la escuela de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Se ve un dibujo en una pared dentro del sótano de la escuela de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica

El 5 de marzo, los habitantes dijeron que se les ordenó ir al sótano de la escuela donde pasarían los siguientes 25 días, con breves descansos para hacer sus necesidades o estirar las piernas. Los soldados rusos les dijeron que el confinamiento era para su propia protección.

Describieron que compartían cubos como inodoro y se turnaban para dormir en las habitaciones pequeñas y abarrotadas, ya que no había suficiente espacio para que todos se acostaran.

Petro Hlystun, de 71 años, hace gestos frente a las casas destruidas de su pueblo, Yahidne REUTERS/Marko Djurica
Petro Hlystun, de 71 años, hace gestos frente a las casas destruidas de su pueblo, Yahidne REUTERS/Marko Djurica

“Era casi imposible respirar”, dijo Olha Meniaylo, una agrónoma que relató que estaba en el sótano con su hijo de 32 años, la esposa y sus nietos, un bebé de 4 meses y un niño de 11 años.

Contó que los soldados rusos exigieron una lista de las personas en el sótano para organizar la comida, y ella había contado 360. Otros dijeron que había más de 300 personas.

“Para los ancianos, era difícil permanecer allí en la oscuridad sin aire fresco, por lo que fueron sobre todo los ancianos los que murieron”.

La gente se para fuera de la entrada al sótano de una escuela, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
La gente se para fuera de la entrada al sótano de una escuela, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Uno de los estrechos lugares donde pasaron 25 días los residentes de Yahidne Olha Meniaylo/Handout via REUTERS
Uno de los estrechos lugares donde pasaron 25 días los residentes de Yahidne Olha Meniaylo/Handout via REUTERS
Ivan Balanovych fuma un cigarrillo con sus amigos frente a una escuela dañada, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Ivan Balanovych fuma un cigarrillo con sus amigos frente a una escuela dañada, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Se ven camas improvisadas dentro del sótano de la escuela (REUTERS/Marko Djurica)
Se ven camas improvisadas dentro del sótano de la escuela (REUTERS/Marko Djurica)

Ella dijo que el primer entierro, tuvo lugar tras el asesinato de un hombre y cuatro ancianos que murieron en el sótano ocurrió el 12 de marzo. Los soldados rusos permitieron que algunos jóvenes cavaran tumbas poco profundas.

“Tan pronto como comenzaron a excavar, hubo bombardeos”, dijo Meniaylo. “La gente que estaba excavando tuvo que acostarse sobre los cadáveres en las tumbas para protegerse de los bombardeos. Mi marido estaba allí”.

Oleksandra Potii llora mientras observa los restos del pueblo frente a la escuela donde estuvieron confinados en Yahidne REUTERS/Marko Djurica
Oleksandra Potii llora mientras observa los restos del pueblo frente a la escuela donde estuvieron confinados en Yahidne REUTERS/Marko Djurica
Vitalii Udod, un voluntario llegado desde Kiev, ayuda a recolectar cuerpos de las víctimas de la guerra en Yahidne. El número es aún indeterminado REUTERS/Marko Djurica
Vitalii Udod, un voluntario llegado desde Kiev, ayuda a recolectar cuerpos de las víctimas de la guerra en Yahidne. El número es aún indeterminado REUTERS/Marko Djurica
Ivan Balanovych, sentado en un rincón ahora liberado del sótano que albergó a más de 300 personas durante la invasión rusa REUTERS/Marko Djurica
Ivan Balanovych, sentado en un rincón ahora liberado del sótano que albergó a más de 300 personas durante la invasión rusa REUTERS/Marko Djurica

Una mañana, una mujer que tenía una vaca fue escoltada para traer leche para los niños. A otros se les permitió salir ocasionalmente según los caprichos de los soldados rusos. Cuando regresaron a sus hogares, los soldados rusos se habían llevado de todo, desde televisores hasta ropa interior de mujer.

Las palabras "marzo del 2022" están grabadas en una pared dentro del sótano de una escuela, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Las palabras "marzo del 2022" están grabadas en una pared dentro del sótano de una escuela, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Se ve un dibujo en una pared dentro del sótano de una escuela, con las palabras "Underground, bank and boom",(sótano, bunker, boom) mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS /Marko Djurica
Se ve un dibujo en una pared dentro del sótano de una escuela, con las palabras "Underground, bank and boom",(sótano, bunker, boom) mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, el 6 de abril de 2022. REUTERS /Marko Djurica
Se ven sillas y mesas dentro del sótano de una escuela, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Se ven sillas y mesas dentro del sótano de una escuela, mientras continúa la invasión rusa de Ucrania, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania, 6 de abril de 2022. REUTERS/Marko Djurica
Más camas improvisadas dentro del sótano de la escuela REUTERS/Marko Djurica
Más camas improvisadas dentro del sótano de la escuela REUTERS/Marko Djurica
La entrada al sótano de una escuela está inscrita con las palabras "Tengan cuidado, niños" REUTERS/Marko Djurica BUSCAR
La entrada al sótano de una escuela está inscrita con las palabras "Tengan cuidado, niños" REUTERS/Marko Djurica BUSCAR
Tamara Klymchuk, de 64 años, sentada en el sótano de la escuela
Tamara Klymchuk, de 64 años, sentada en el sótano de la escuela

La última víctima registrada en las paredes del sótano, Nadiya Budchenko, murió el 28 de marzo, dijo Tolochina, dos días antes de que las tropas rusas se retiraran de la aldea cuando se detuvo su avance hacia la capital ucraniana.

Además de aquellos, en su mayoría ancianos, que murieron de agotamiento en las condiciones sofocantes y hacinadas, Tolochina nombró a otros que dijo que fueron asesinados por soldados rusos, incluidos Viktor Shevchenko y su hermano Anatolii, conocido como Tolya.

Se ve a los residentes de Yahidne dentro del sótano de una escuela, un día después de que las tropas rusas se fueran, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania. 31 de marzo de 2022. Los residentes continuaron durmiendo en el sótano de la escuela ya que sus casas habían sido destruidas. Olha Meniaylo/Folleto
Se ve a los residentes de Yahidne dentro del sótano de una escuela, un día después de que las tropas rusas se fueran, en el pueblo de Yahidne, cerca de Chernihiv, Ucrania. 31 de marzo de 2022. Los residentes continuaron durmiendo en el sótano de la escuela ya que sus casas habían sido destruidas. Olha Meniaylo/Folleto
Como en una prisión, las marcas de los días que iban pasando fueron dejadas en esta pared del sótano REUTERS/Marko Djurica
Como en una prisión, las marcas de los días que iban pasando fueron dejadas en esta pared del sótano REUTERS/Marko Djurica
Halyna Tolochina está frente a una pared en la que se colocó un calendario y los nombres de las personas que fueron muriendo den tro del sótano en el que estaban confinadas. a la izquierda de la puerta, las personas asesinadas por las tropas rusas, a la derecha, las de las que murieron por causas "naturales" debido al encierro y sus patologías previas. El primero de ellos, Dmytro Muzyka, falleció el 9 de marzo REUTERS/Marko Djurica
Halyna Tolochina está frente a una pared en la que se colocó un calendario y los nombres de las personas que fueron muriendo den tro del sótano en el que estaban confinadas. a la izquierda de la puerta, las personas asesinadas por las tropas rusas, a la derecha, las de las que murieron por causas "naturales" debido al encierro y sus patologías previas. El primero de ellos, Dmytro Muzyka, falleció el 9 de marzo REUTERS/Marko Djurica
Tolochina muestra el sitio en el que pasó buena parte de su encierro
Tolochina muestra el sitio en el que pasó buena parte de su encierro
Uno de los edificios de Yahidne quedó destruido por un incendio durante la invasión
Uno de los edificios de Yahidne quedó destruido por un incendio durante la invasión
Otro sector del pueblo en el que se ven las ruinas y un vehículo destruido
Otro sector del pueblo en el que se ven las ruinas y un vehículo destruido
Tamara Klymchuk, de 64 años, acarrea las pertenencias que le han quedado tras la invasión rusa: "Teníamos una buena vida" dijo. Su sobrino de 50 años, Viktor Shevchenko, fue uno de los habitantes del pueblo asesinados por los rusos. "Nunca pensamos que tanto dolor podía caer sobre nosotros"
Tamara Klymchuk, de 64 años, acarrea las pertenencias que le han quedado tras la invasión rusa: "Teníamos una buena vida" dijo. Su sobrino de 50 años, Viktor Shevchenko, fue uno de los habitantes del pueblo asesinados por los rusos. "Nunca pensamos que tanto dolor podía caer sobre nosotros"

Todas las fotos de la agencia Reuters por Marko Djurica, salvo en las que está indicado

Publicar un comentario

0 Comentarios