“Váyanse a casa ahora”: declararon el estado de emergencia en Ontario, Canadá, por la protesta ilegal de camioneros

“Váyanse a casa ahora”: declararon el estado de emergencia en Ontario, Canadá, por la protesta ilegal de camioneros


 

El primer ministro de Ontario, epicentro de la protesta contra las medidas sanitarias por el COVID-19 en Canadá, declaró este viernes el estado de emergencia en su provincia debido a las manifestaciones “ilegales” que se desarrollan desde hace dos semanas.

Tomaremos las medidas que sean necesarias para garantizar la reapertura de la frontera. Y a los asediados residentes de Ottawa les digo que nos aseguraremos de que puedan volver a la vida normal lo antes posible”, dijo Doug Ford en una conferencia de prensa.

El centro de la capital federal canadiense, Ottawa, ubicada en Ontario, lleva dos semanas paralizado por manifestantes que exigen el levantamiento de todas las medidas sanitarias antiCOVID y se niegan a levantar la protesta.

Asimismo, los manifestantes bloquean con camiones el puente Ambassador, un eje comercial esencial que conecta Ontario con la ciudad estadounidense de Detroit.

Más del 25% de las mercancías exportadas entre Estados Unidos y Canadá transitan por ese paso fronterizo.

“Haremos lo necesario para poner fin a estos bloqueos”, agregó Ford antes de dirigirse directamente a los manifestantes: “Váyanse a casa ahora”.

“Emitiremos urgentemente ordenanzas que dejarán en claro que es ilegal bloquear e impedir el movimiento de bienes, personas y servicios en infraestructuras clave”, dijo.

“Estás dañando a los residentes de Ottawa. Por favor, vete” (REUTERS/Patrick Doyle)
“Estás dañando a los residentes de Ottawa. Por favor, vete” (REUTERS/Patrick Doyle)

El primer ministro conservador de Ontario ha estado bajo fuego durante varios días por su inacción frente a los manifestantes, que muchos atribuyen a cálculos políticos, pues es candidato a la reelección en junio.

“Peor que el COVID”: la desesperación de los comerciantes

Los comerciantes del centro de Ottawa se disponían a reabrir sus negocios cuando la protesta contra las medidas sanitarias por el COVID se instaló frente a sus puertas. Dos semanas después, los manifestantes siguen allí y los clientes brillan por su ausencia.

“Esta protesta es peor que el COVID”, dice Inaas Kiryakos, propietario de la tienda de ropa Milk, en el centro de la capital federal canadiense, a unos pasos del Parlamento, donde se instaló un convoy de camiones.

Desde hace varias semanas, cientos de camiones ocupan las calles para protestar contra el requisito de vacunación para los camioneros que cruzan la frontera entre Canadá y Estados Unidos.

Pero el movimiento ahora se amplió a otras demandas y los manifestantes se niegan a abandonar las calles hasta que se levanten todas las medidas sanitarias.

A finales de enero, “estábamos muy contentos de ver la reapertura de los restaurantes” y por eso “la gente vuelve” al centro, después de un mes de cierre por el confinamiento en Ontario, agregó Kiryakos en su tienda repleta de bisutería.

Pero nada salió como estaba previsto. “La llegada de los camioneros solo alargó el confinamiento, pero de manera mucho más dura para nosotros”, explica.

Los manifestantes bloquean con camiones el puente Ambassador, un eje comercial esencial que conecta Ontario con la ciudad estadounidense de Detroit (REUTERS/Lars Hagberg)
Los manifestantes bloquean con camiones el puente Ambassador, un eje comercial esencial que conecta Ontario con la ciudad estadounidense de Detroit (REUTERS/Lars Hagberg)

Desde el 29 de enero, la policía recomienda evitar el centro de la ciudad, las calles son inaccesibles para el tráfico y los peatones son escasos.

Así que la mayoría de las tiendas cerraron temporalmente. Otros redujeron el horario. Una docena de tiendas entrevistadas por AFP estimaron sus pérdidas en varios miles de dólares diarios.

El centro comercial más grande de Ottawa permanece cerrado desde hace dos semanas luego de ser invadido por manifestantes, algunos de los cuales se negaron a usar mascarilla.

En un comunicado, el grupo propietario del centro comercial de la cadena Cadillac Fairview dijo que se vio obligado a cerrar “debido a preocupaciones de seguridad pública relacionadas con las protestas”, en tanto calificó la situación de “insostenible”.

Un poco más allá, la papelería Paper Papier optó por permanecer abierta. “Pero no viene nadie”, lamenta Tom Charleboix, un solitario empleado en medio de exhibidores de bolígrafos, postales y papel fantasía.

Los empleados federales de las oficinas cercanas teletrabajan desde hace semanas y ahora evitan el centro. “Todo esto es muy irónico: el día que todo puede reabrir, al final no es lo que realmente pasa”, señala descorazonado.

Algunas empresas pidieron que se destinen ayudas económicas a comercios y restaurantes afectados por este movimiento de protesta que no decae.

En las calles, algunos residentes de la ciudad también se muestran furiosos por la situación y preocupados por los negocios y la vida de la capital canadiense.

Bobby Ramsay es uno de ellos. Solitario en medio de los camiones estacionados frente al Parlamento, sostiene un cartel: “Estás dañando a los residentes de Ottawa. Por favor, vete”.

(Con información de AFP)

Publicar un comentario

0 Comentarios