Elecciones en Costa Rica: cerraron los comicios tras una jornada marcada por la gran cantidad de votantes

Elecciones en Costa Rica: cerraron los comicios tras una jornada marcada por la gran cantidad de votantes




 

Pasadas las 18, hora local (00 GMT), cerraron los comicios en Costa Rica, donde este domingo se vivieron unas elecciones generales caracterizadas por la normalidad y la gran cantidad de gente que se ha hecho presente en las mesas de votación durante toda la jornada.

Las 6.767 urnas electorales ubicadas en el país ya cerraron y el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ya comenzó a recibir los informes de todas estas mesas para ofrecer el primer corte de resultados a las 20.45 horas (02.45 GMT).

En las elecciones de este domingo, en las que participa la cifra récord de 25 candidatos, estuvieron llamadas a votar 3,5 millones de personas para elegir al presidente y los 57 diputados que integran la Asamblea Legislativa para el periodo 2022-2026.

El Tribunal Supremo de Elecciones informó que la jornada electoral transcurrió sin irregularidades y con una extraordinaria afluencia de personas que han ejercido su derecho al voto. Las autoridades electorales indicaron que inclusive antes de que abrieran las urnas a las 6:00 hora local (12:00 GMT) ya se reportaban filas para votar, tendencia que se mantuvo a largo del día.

Se ha dado una extraordinaria afluencia de personas, hemos recibido reportes de largas filas en mesas de votación y nos alegramos porque el mensaje de votar temprano y no dejar el voto para después ha sido escuchado por la ciudadanía. Estamos muy contentos y satisfechos esperemos que ese flujo signifique una mayor votación en comparación con el promedio de elecciones anteriores”, dijo la presidenta del TSE, Eugenia Zamora.

En las elecciones de 2018 el abstencionismo fue del 34%.

La jefa de la Misión de Observadores Electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA), la ex vicepresidenta y ex canciller panameña, Isabel de Saint Malorealizó visitas a centros de votación y subrayó la confianza de los votantes y el orden a pesar del reto que significa llevar a cabo el proceso en medio de la pandemia de la covid-19.

Una mujer se prepara para emitir su voto durante la primera ronda de las elecciones presidenciales de Costa Rica en un colegio electoral, en el pueblo de San Cristóbal, en San José (REUTERS/Mayela Lopez)
Una mujer se prepara para emitir su voto durante la primera ronda de las elecciones presidenciales de Costa Rica en un colegio electoral, en el pueblo de San Cristóbal, en San José (REUTERS/Mayela Lopez)

He visto ciertas cosas que no se ven en otros países. Hay una confianza en el sistema y eso es sumamente positivo. Costa Rica ofrece elementos de aprendizaje para otros países”, declaró.

La ex canciller panameña dijo que Costa Rica “es una democracia robusta reconocida en la región como uno de los países con los ejercicios electorales más sólidos”, lo que, dijo, “da gusto” y que “observarlo es interesante”.

Las elecciones han transcurrido con normalidad, bajo seguridad, tranquilidad y sin mayores irregularidades. La mayoría de candidatos a la presidencia votaron desde primeras horas del día.

De los cinco candidatos con opciones reales, el ex presidente centroizquierdista José María Figueres, quien lideró los sondeos con 17% de adhesiones, fue el primero en votar. “Tenemos un millón y medio de personas viviendo en pobreza y medio millón en pobreza extrema. Hay faltante de soluciones habitacionales de 160.000 viviendas. Esas cosas nunca las habíamos vivido en esa magnitud en este país”, manifestó.

Luego de sufragar visitó la tumba de su padre, el ex mandatario José Figueres Ferrer, quien abolió el Ejército en 1948.

El candidato presidencial José María Figueres, del Partido Liberación Nacional (PLN), emite su voto durante la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Costa Rica en el pueblo de San Cristóbal (REUTERS/Mayela Lopez)
El candidato presidencial José María Figueres, del Partido Liberación Nacional (PLN), emite su voto durante la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Costa Rica en el pueblo de San Cristóbal (REUTERS/Mayela Lopez)

Segunda en encuestas, la socialcristiana Lineth Saborío, con 13%, votó pasado el mediodía. “Sentimos que estamos logrando nuestros objetivos. Tenemos seguridad de los resultados, vamos a continuar avanzando”, dijo tras sufragar.

Tercero en los sondeos, con 10,3%, está el conservador evangélico Fabricio Alvarado, aspirante de Nueva República, quien estuvo en segunda ronda en 2018 pero perdió ante el presidente saliente, Carlos Alvarado.

“Ha sido una campaña cansada físicamente, pero estamos contentos y con la expectativa de lograr la meta y ganar estas elecciones”, expuso.

Los otros aspirantes con opciones son el economista de derecha Rodrigo Chaves (8,2%) y el izquierdista José María Villalta (7,6%).

Los cinco candidatos han sido acompañados este domingo por múltiples seguidores que animaron una elección que, hasta el sábado, era fría y caminaba de la mano de la incertidumbre, con 31,8% del electorado indeciso, según encuestas.

Para analistas, la gran oferta de candidatos también es el reflejo de un país que, a pesar de su estabilidad, sufre de enorme desconfianza política.

La candidata presidencial Lineth Saborío, segunda favorita en las encuestas (REUTERS/Mayela Lopez)
La candidata presidencial Lineth Saborío, segunda favorita en las encuestas (REUTERS/Mayela Lopez)

No hay nadie asegurado en segunda ronda. Hay gran porcentaje de electores que se decidirán en el último momento. Es difícil plantear escenarios, pero creo habrá dos propuestas antagónicas”, opinó la politóloga Gina Sibaja.

Uno de los escenarios en el balotaje puede enfrentar a los partidos tradicionales: Partido Liberación Nacional (PLN), de Figueres -presidente en 1994-1998-, y Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) de Saborío -vicepresidenta en 2002-2006-.

Esto traería de vuelta el bipartidismo del siglo XX, quebrado con el triunfo del Partido Acción Ciudadana (PAC), que gobernó los últimos ocho años pero hoy es impopular y no tiene posibilidades.

Luego de votar, el presidente Alvarado destacó la solidez democrática del país.

Estamos entre las democracias más fuertes del mundo y hoy reafirmamos eso con nuestro voto (...) Otros países no tienen esta opción libre. Nosotros tenemos elecciones de manera no interrumpida desde 1953″, dijo.

Francisco Zeledón, de 35 años y vecino de Moravia, en San José, expresó que “votar es el arma más importante que tenemos para solucionar los problemas, no nos podemos quejar después. Hay que resolver la pobreza y generar trabajo para la gente”.

Un hombre busca su nombre en una lista de registro de votantes en el barrio de Goicoechea, en San José (REUTERS/Monica Quesada)
Un hombre busca su nombre en una lista de registro de votantes en el barrio de Goicoechea, en San José (REUTERS/Monica Quesada)

Conocido por ser el primer país de Latinoamérica en el ránking global de felicidad 2018-2020 y su activismo medioambiental, Costa Rica ve opacada su alegría por una severa crisis financiera y social.

El desempleo (14,4% en 2021), la pobreza (23% en 2021) y una economía con deuda pública equivalente al 70% del PIB encendieron las alarmas de organismos multilaterales.

La situación se agravó con la pandemia de covid-19, que golpeó duramente al turismo, uno de sus principales motores.

Además, en los últimos 13 años, dos expresidentes enfrentaron juicios por corrupción (uno fue condenado) y en 2021 estallaron dos casos de irregularidades millonarias en el sector de obras públicas, con ministros involucrados.

El descontento ciudadano se ha traducido en el aumento progresivo del abstencionismo, que creció desde la votación presidencial de 2010, llegando hasta 34,3% en 2018.

(Con información de EFE y AFP)

Publicar un comentario

0 Comentarios