Por qué Ómicron puede generar un nivel de inmunidad colectiva sólo por poco tiempo y a un costo muy alto

Por qué Ómicron puede generar un nivel de inmunidad colectiva sólo por poco tiempo y a un costo muy alto



 Ómicron aquí, allá y en todas partes. El mundo entero observa esta nueva variante de COVID-19 con preocupación aunque sin contar con toda la información de los daños que puede producir. Con Estados Unidos reportando un récord de más de 1 millón de nuevos casos de COVID-19 el último lunes, muchos se preguntan si el país finalmente podría alcanzar la inmunidad colectiva casi dos años después de esta pandemia.

La última variante de preocupación ya fue detectada en más de 100 países desde noviembre pasado. Ómicron se está extendiendo de manera tan explosiva por Estados Unidos y muchos hospitales esperan que iguale o supere los registros anteriores de admisión de pacientes con COVID-19. Los hospitales se preparan para un alza continua en la demanda de camas relacionada al para el próximo mes, según modelos de varias instalaciones en todo el país.

Anthony Fauci, el jefe epidemiólogo de la Casa Blanca, alertó que el aumento de casos de coronavirus por la variante Ómicron no tiene precedentes. Según explicó, el país está experimentando “un aumento casi vertical” de contagios. El principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos dijo también que sigue existiendo el peligro de que se produzca un aumento de las hospitalizaciones debido al gran número de casos de coronavirus

“Se ha hablado mucho de que esto es así, la gran ola que finalmente infectará a la mayoría de las personas. Es posible que con esta ola de Ómicron, alcancemos un nivel de inmunidad colectiva”, dijo el doctor Luis Ostrosky, jefe de enfermedades infecciosas con la Escuela de Medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

Lo que la comunidad de la salud denomina “inmunidad colectiva” generalmente ocurre cuando una gran parte de la población es inmune y el virus o la bacteria no pueden encontrar un huésped dentro del cual puedan reproducirse. La inmunidad colectiva se puede lograr haciendo que suficientes personas contraigan una infección y luego desarrollen una inmunidad natural, o con una sólida cobertura de vacunación. (Getty Images)
Lo que la comunidad de la salud denomina “inmunidad colectiva” generalmente ocurre cuando una gran parte de la población es inmune y el virus o la bacteria no pueden encontrar un huésped dentro del cual puedan reproducirse. La inmunidad colectiva se puede lograr haciendo que suficientes personas contraigan una infección y luego desarrollen una inmunidad natural, o con una sólida cobertura de vacunación. (Getty Images)

El principal asesor de salud de Israel, Nachman Ash, dijo recientemente que cree que su país podría alcanzar la inmunidad colectiva en función de los crecientes niveles de infecciones por Ómicron: “Las cifras de infección tendrán que ser muy altas para alcanzar la inmunidad colectiva.

Ahora bien, lo que la comunidad de la salud denomina “inmunidad colectiva” generalmente ocurre cuando una gran parte de la población es inmune y el virus o la bacteria no pueden encontrar un huésped dentro del cual puedan reproducirse. La inmunidad colectiva se puede lograr haciendo que suficientes personas contraigan una infección y luego desarrollen una inmunidad natural, o con una sólida cobertura de vacunación. Aproximadamente el 94% de las personas deben ser inmunes para detener con éxito la transmisión, según la Clínica Mayo .

Pero el problema con la inmunidad colectiva es que probablemente sea sensible al tiempo. “Siempre empezamos a ver una disminución de los anticuerpos a los pocos meses”, advirtió Ostrosky. La inmunidad conferida no solo tiene un tiempo limitado, sino que también puede no proteger contra otras mutaciones del coronavirus. “Una infección con esta variante en particular no garantiza la protección contra futuras variantes”, agregó Ostrosky.

El doctor Gregory Poland, jefe del Grupo de Investigación de Vacunas de la Clínica Mayo, sostuvo que siempre que el COVID-19 pueda mutar, es probable que la inmunidad duradera esté descartada. “Si surge otra mutación o variante de preocupación que evade más completamente los anticuerpos que las personas han acumulado, comenzamos de nuevo”.

“Una infección con esta variante en particular no garantiza la protección contra futuras variantes”, dijo uno de los expertos
(Getty Images)
“Una infección con esta variante en particular no garantiza la protección contra futuras variantes”, dijo uno de los expertos (Getty Images)

Por eso los especialistas coinciden en que esta cuestión de conseguir la inmunidad colectiva es una visión muy arriesgada. El “todo el mundo se infecta y habremos terminado”, no parece el mejor camino.

También hay una desventaja muy real de la inmunidad de grupo natural, que es que muchas personas se van a infectar y, simplemente por números, podrían terminar en el hospital y morir. “Es por eso que nunca hemos confiado en la inmunidad colectiva como estrategia para salir de la pandemia. Tiene un costo “, dijo Ostrosky.

Poland es contundente: “La gente piensa, ‘Ómicron no es gran cosa’. Es un gran problema. Si no está vacunado, Ómicron es muy importante para usted”.

Para aquellos con un sistema inmunológico saludable que están inmunizados y reforzados, es probable que una infección por Ómicron sea mucho más leve de lo que sería para una persona no vacunada. Ahora, eso no significa que no pueda transmitirse a otra persona que sea vulnerable. Y los efectos a largo plazo de COVID siguen siendo una preocupación. “Inmunizarnos es básicamente un arma contra este virus”, dijo Polonia.

Muchos expertos en salud dicen que la mejor manera de lograr cierto nivel de inmunidad es mediante las vacunas . Como ocurre con la inmunidad natural, es posible que la inmunidad vacunada no dure, pero el costo no será tan alto.

El camino de las vacunas sigue siendo el mejor según los expertos. “Una infección con esta variante en particular no garantiza la protección contra futuras variantes”, explican
EFE/Jorge Torres
El camino de las vacunas sigue siendo el mejor según los expertos. “Una infección con esta variante en particular no garantiza la protección contra futuras variantes”, explican EFE/Jorge Torres

Un ejemplo es el caso de de la influenza, comúnmente conocida como gripe. Es un gran virus respiratorio que todavía presenta brotes estacionales, pero hay vacunas contra la gripe desarrolladas estacionalmente para ayudar a mitigar los peores efectos. “Eso es lo que parece estar sucediendo lentamente con los coronavirus. Cambiará y se volverá endémico “, dijo Polond.

“Veo a Ómicron como una advertencia final”, dice Ostrosky. Si EE. UU. no hace algo, “drástico y permanente”, Ostrosky cree que el COVID-19 mutará y producirá una variante de gran consecuencia, lo que significa una que variante que sea totalmente resistente a las vacunas, la terapéutica e incluso la detección a través de las pruebas disponibles actualmente. El uso generalizado de vacunas y mascarillas, sigue siendo una buena forma de protegerse. EE. UU. necesita alcanzar un umbral mínimo de vacunar entre el 60% y el 70% de la población en todos los lugares, sin importar antecedentes socioeconómicos, etnias, géneros, edades y razas.

“A veces vemos datos de vacunas que dicen que el 90% de los adultos están vacunados, pero eso no funciona cuando solo el 20% de los niños lo están. Necesitamos una tasa de vacunación uniforme “, expresaron los especialistas.


fuente: Infobae

Publicar un comentario

0 Comentarios