La inflación anual del Reino Unido llegó a 4,2%: es su nivel más alto en una década y duplica la expectativa del Banco de Inglaterra

La inflación anual del Reino Unido llegó a 4,2%: es su nivel más alto en una década y duplica la expectativa del Banco de Inglaterra


 

La inflación británica se disparó cerca de un máximo de diez años en octubre debido al aumento de las facturas de energía y el aumento de la demanda tras los confinamientos por el coronavirus, mostraron los datos el miércoles, lo que provocó que se hablara de un aumento de las tasas de interés antes de Navidad.

La tasa anual saltó al 4,2 por ciento, el nivel más alto desde noviembre de 2011, dijo la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Eso siguió al 3,1 por ciento en septiembre y fue más del doble del objetivo del 2,0 por ciento del Banco de Inglaterra.

En reacción, la libra subió frente al euro y al dólar debido a que los operadores valoraron una subida de tipos de interés en diciembre desde el Banco de Inglaterra.

El Banco de Inglaterra (BoE) ha manifestado en varias ocasiones su preocupación por este tema, pero en su última reunión en noviembre decidió no ajustar su política de tasas de interés, que se encuentran en un nivel históricamente bajo de 0,1%, para impulsar la economía.

El gobernador del Banco de Inglaterra Andrew Bailey (Justin Tallis/REUTERS/archivo)
El gobernador del Banco de Inglaterra Andrew Bailey (Justin Tallis/REUTERS/archivo)

Según los economistas, este aumento de la inflación más rápido de lo previsto podría terminar de convencer a la institución monetaria a intervenir a partir del mes próximo.

Más aún teniendo en cuenta que las cifras del mercado laboral publicadas la víspera, y que el BoE sigue de cerca, mostraron una nueva caída del desempleo, a 4,3%.

“Luego de las noticias positivas” en el sector del empleo, esta nueva alza de la inflación “vuelve aún más probable un aumento de las tasas de interés en diciembre”, estima Paul Dales, de Capital Economics.

Invierno difícil

La institución monetaria enfrenta el mismo dilema que tienen los otros bancos centrales: contener una inflación que se acelera sin ahogar un crecimiento dificultoso.

“Estoy muy incómodo con la situación de la inflación”, afirmó el lunes Andrew Bailey, gobernador del BoE, cuyas proyecciones estiman un aumento de los precios a 4,5% en noviembre, una estabilización a ese nivel a principios de 2022 y una nueva alza a 5% en abril.

Ante la llegada del invierno boreal, la inflación hace temer a las asociaciones de lucha contra la pobreza unos meses extremadamente difíciles para los hogares más humildes.

“Sabemos que la gente está enfrentada a presiones vinculadas por el costo de la vida”, reaccionó este miércoles en un comunicado el ministro británico de Economía, Rishi Sunak, en un comunicado.

El ministro británico de Economía, Rishi Sunak (REUTERS/Yves Herman)
El ministro británico de Economía, Rishi Sunak (REUTERS/Yves Herman)

El gobierno prevé medidas de apoyo por “más de 4.200 millones de libras” (unos 5.640 millones de dólares), de los cuales 500 millones de libras (unos 670 millones de dólares) para ayudar a los hogares más modestos a pagar sus facturas de electricidad o sus alimentos durante el invierno, recordó Sunak.

El techo de precios de la energía establecido por las autoridades británicas aumentó el 1º de octubre.

La inflación en el Reino Unido es inferior a la de Estados Unidos, donde los precios aumentaron 6,2% interanual en octubre, algo que no ocurría desde hacía treinta años, o Alemania (+4,5% en octubre).

(Con información de AFP)


Publicar un comentario

0 Comentarios