Sólo 18 sentencias en seis meses de 2021 y miles de acusados sueltos: alcalde culpa a “vagancia” en los tribunales por crimen rampante en Nueva York

Sólo 18 sentencias en seis meses de 2021 y miles de acusados sueltos: alcalde culpa a “vagancia” en los tribunales por crimen rampante en Nueva York


 

Para el alcalde Bill de Blasio, la alta tasa de criminalidad que vive la ciudad se deriva de la poca acción en los tribunales de los cinco condados, afirmando que en total sólo emitieron 18 veredictos penales en la primera mitad de este año.

El número es asombrosamente bajo en comparación con 405 sentencias durante el mismo período previo a la pandemia, en 2019. “Ya sea que se trate de algo tan horrible como un asesinato o la violencia con armas de fuego, se necesita una cultura de consecuencias”, dijo De Blasio el lunes en su conferencia de prensa virtual desde el Ayuntamiento.

“El hecho de que el sistema judicial no funcione está teniendo un impacto mayor que casi cualquier otro factor en este momento. La ausencia de esas consecuencias para toda una variedad de delitos está socavando la seguridad pública”, afirmó.

Otro reporte alarmante de la División de Servicios de Justicia Criminal del estado, advierte que el año pasado, los fiscales de distrito de NYC se negaron a enjuiciar a los delincuentes acusados a casi el doble de la tasa de 2019, lo que dejó a 6,522 sospechosos fuera de juicio. En total, los acusadores de oficio retiraron todos los cargos en el 16.9% de los 38,635 casos de delitos graves que se cerraron en la ciudad de Nueva York durante 2020.

“El número total de casos cerrados en 2020 se redujo en 44.1% el año pasado en medio de cierres de tribunales debido a la pandemia de COVID-19”, resumió New York Post.

En el pasado reciente, varios factores que analistas, líderes sindicales, políticos y los propios ciudadanos han vinculado con el auge de la violencia son las controvertidas reformas de la fianza en el estado NY vigentes desde enero de 2020 con el apoyo del entonces gobernador Andrew Cuomo; la liberación masiva de presos para evitar contagios por el coronavirus; la crisis de salud mental con más indigencia en las calles y el Metro; y la reducción de fondos a la policía promovida por el propio De Blasio.

Al momento, el panorama del crimen de la ciudad es sombrío. Los tiroteos están 5.3% por encima en comparación con esta misma época del año pasado. Los homicidios casi al mismo nivel (299 en comparación con 303 en este momento en 2020) y esas cifras representan un aumento de casi 40% desde 2019. Los asaltos por delitos graves también han aumentado 5%, resumió New York Post.

De Blasio afirmó que se ofreció a ayudar a que el sistema judicial saliera del letargo de la pandemia proporcionando más espacio, vacunas y otras medidas, pero los funcionarios judiciales rechazaron la ayuda.

De inmediato, Lucian Chalfen, portavoz de la Oficina de Administración de Tribunales (OCA), rechazó la acusación del alcalde contra el poder judicial y culpó a otro elemento del sistema. “Su retórica (…) con respecto a las operaciones de la corte en un intento de cambiar la discusión sobre seguridad pública continúa (…) El sistema judicial ha vuelto con toda su fuerza, con todos los jueces y el personal en persona en los juzgados desde mayo. Se están llevando a cabo juicios, pero para que se juzguen los casos, es necesario que la fiscalía y la defensa preparen sus casos, lo que no ocurre en varios condados”.

Aún así, a pesar de culpar a los fiscales de distrito por una buena parte de la desaceleración, Chalfen admitió que OCA está limitando el número de juicios a tres en un momento dado en cada condado para permitir el distanciamiento social.

Antes de la pandemia, no había límite en la cantidad de juicios que podían ocurrir simultáneamente y la Corte Suprema de Brooklyn a menudo albergaba hasta 12 a la vez, dijo una fuente. Pero esos límites por sí solos no explican la caída masiva en los veredictos de 405 en la primera mitad de 2019 a sólo 18 durante la primera parte de este año.

Tina Luongo, abogada principal de defensa criminal de la Legal Aid Society, también cuestionó la teoría del alcalde. “Culpar a los tribunales por el aumento reportado de la delincuencia es absurdo y sin pruebas (…) Los defensores públicos han estado representando a los clientes durante todo este tiempo y trabajando día y noche para brindarles a nuestros clientes el debido proceso que merecen y las garantías constitucionales”.

El verano pasado, De Blasio y el entonces gobernador Cuomo se culparon mutuamente por el aumento de la delincuencia en la ciudad, y el alcalde señaló con el dedo al sistema judicial que está controlado por el estado. En tanto, Cuomo atribuía la ola de crímenes “devastadora” al sentimiento anti-policía y a la decisión de De Blasio de liberar a los presos de Rikers Island durante la pandemia.

Publicar un comentario

0 Comentarios