El Tribunal Supremo votó a favor de que la ley restrictiva del aborto de Texas permanezca vigente

El Tribunal Supremo votó a favor de que la ley restrictiva del aborto de Texas permanezca vigente



 El Tribunal Supremo de Estados Unidos se negó a bloquear una ley de Texas que prohíbe la mayoría de los abortos después de seis semanas de embarazo, permitiendo que una medida que entró en vigencia el miércoles permanezca en vigor como la restricción del aborto más estricta en la nación, informó Bloomberg.com.

La votación fue de 5 a favor y 4 en contra, y el presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., se unió a los tres miembros liberales de la corte en desacuerdo.

Los jueces rechazaron las llamadas de los proveedores de servicios de aborto para suspender la ley mientras avanza la lucha legal contra una ley que ignora los derechos reproductivos de la mujer.

La medida del Supremo, una respuesta a una solicitud de emergencia de los proveedores de servicios de aborto en el estado de Texas, se produjo menos de un día después de que la ley entró en vigencia, restringiendo severamente el acceso al procedimiento.

Quienes impugnan la ley de aborto de Texas dijeron que la medida prohibirá el aborto en al menos el 85% de los pacientes en el estado y obligará a muchas clínicas a cerrar.

El rechazo del Tribunal Supremo a suspender la aplicación de esta ley marca un momento decisivo, permitiendo que una ley en desacuerdo con los precedentes de ese mismo tribunal que protegen el derecho al aborto hasta mucho más tarde en el embarazo.

La orden insinúa que los jueces conservadores de la corte pueden estar listos para anular esos precedentes, incluido el histórico fallo Roe v. Wade de 1973, cuando consideren un caso separado del estado de Mississippi durante el período de nueve meses que comienza en octubre.

La ley de Texas entró en vigencia el miércoles, lo que provocó que los servicios de aborto se cerraran en gran medida en el estado.

La ley prohíbe específicamente los abortos después de que se detecta un latido fetal, que puede ser tan temprano como a las seis semanas, antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.

Tampoco hace excepciones para los embarazos que son el resultado de una violación o un incesto, si se detecta un latido del corazón y ofrece al menos $10,000 dólares a los ciudadanos que demanden con éxito a cualquier persona que ayude a las personas embarazadas a hacerse abortos que violen estas prohibiciones.

Los funcionarios de las clínicas dijeron que tenían que decirles a la mayoría de las pacientes el miércoles que no eran elegibles para someterse a un aborto legal en una instalación de Texas.

El presidente Joe Biden dijo en un comunicado el miércoles que la nueva ley de Texas que prohíbe la mayoría de los abortos después de unas seis semanas de embarazo “viola abiertamente” el derecho constitucional establecido por la decisión de 1973 de la Corte Suprema sobre Roe v. Wade.

Fuente: eldiariony.com

Publicar un comentario

0 Comentarios